Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

División de NM asesta duro golpe al Gobierno al rechazar veto para reponer el reajuste

logotipo de Pulso Pulso 09-11-2016 M. Leiva / G. Piérola

Inédito. Bochornoso. Vergonzoso. Eran los epítetos que se escuchaban tras el rechazo del veto al proyecto de reajuste del sector público en la Cámara de Diputados, luego que la Nueva Mayoría (NM) decidiera actuar dividida haciendo fracasar la estrategia del Gobierno.

Desde el retorno a la democracia que un proyecto de estas características no se había caído, y tampoco había ocurrido que fuera el conglomerado oficialista quien le propinara el balazo final.

No bastaron las últimas palabras del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, que recalcaba que con el IPC de octubre el reajuste real terminaba siendo de 0,4 punto real y 3,2% nominal, “lo cual no se compara con el 0,3 y 0,2 punto real de los dos años anteriores”. Es decir era más alto. 

Pero no hubo caso y la opción a favor sólo logró reunir 44 votos, de los cuales 3 pertenecían a la oposición. En cambio, 19 votos de la NM se sumaron al rechazo que finalmente terminó en 28 votos (con independientes y Amplitud) más las 37 abstenciones de la oposición que terminaron sellando la suerte del reajuste con un Valdés que se retiró sin hacer declaraciones.

Pese a que el lunes en la noche los representantes de las bancadas de la NM habían entregado su respaldo a la idea del veto que insistía en el 3,2%, que antes había sido rechazada por el Congreso, y aumentaba un poco la cobertura y el monto de los bonos, el de ayer no fue un día fácil para los representantes del Gobierno específicamente el ministro de Hacienda y de la Secretaría General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre.

Partió con un mal presagio cuando durante la mañana se reunió la Comisión de Hacienda a analizar el veto, ya que la bancada DC decidió reemplazar al histórico integrante Pablo Lorenzini por su camarada, Matías Walker, porque el primero había anticipado que votaría en contra. El veto se ratificó por 8 votos de la NM contra 5 abstenciones. 

El panorama se puso peor cuando antes de cerrar la sesión de sala (13:30 horas aproximadamente), la mesa pidiera unanimidad para abordar el veto y evitar la sesión de la tarde. El PC se opuso porque “estamos aún en tratativas, tenemos libertad de acción”, indicó el presidente del partido, Guillermo Tellier. Ello alertó a los otros partidos, que le hicieron ver al Gobierno que si no alineaba al PC tampoco darían un apoyo cerrado al proyecto porque no estaban disponibles a asumir los costos de un aumento de salarios que consideraban insuficiente.

Y esa ambigüedad dentro de las bancadas fue la tónica de los discursos en la sesión de sala de la tarde. “Si bien es cierto puede que no nos guste el proyecto pero tiene un mejoramiento. A mi bancada le gustaría mucho más pero queremos ser responsables y si lo rechazamos no habrá reajuste. Hay que asumir los costos y por eso llamo a los míos a apoyarlo. No tenemos más caminos, los dirigentes lo saben”, indicó Ramón Farías, jefe de bancada del PPD.

Esta era la segunda intervención, y las tribunas repletas de los funcionarios del sector público abucheaban con fuerza, tal como lo habían hecho en anteriores sesiones gritando “Dignidad” y pidiendo el rechazo del proyecto. Esta vez, el presidente de la Cámara. Osvaldo Andrade (PS) decidió desalojar, lo que provocó un duro enfrentamiento con las fuerzas policiales y terminó con la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa desalojada y vociferando duros vocablos contra el ministro Valdés y a Andrade. 

Oposición

A esas alturas los ministros buscaban todas las soluciones para evitar el rechazo al veto, incluso le solicitaron a la oposición que saliera de la sala para reducir el quórum, ya que para aprobar necesitaban mayoría simple (la mitad más uno de los presentes). Esperaban que las palabras del ex ministro Pablo Longueira hicieran mella y respaldaran la “responsabilidad” del Ejecutivo.

El bloque se negó a retirarse, y optó por votar si se abstenía o apoyaba la propuesta de reajuste. Ganó abstención y la gran mayoría se cuadró con esa alternativa.

Camino a seguir

Previo a la votación, el ministro Valdés se reunió con el jefe de bancada del PS, Juan Luis Castro y Andrade para analizar el escenario donde, según los testigos, les habría señalado que si se rechazaba el veto, no habría otro proyecto. Incluso, les habría dicho firmemente que si La Moneda optaba por enviar una nueva propuesta de reajuste, pondría su cargo a disposición. 

Porque ese es el camino que permite la Constitución si es que el Gobierno desea otorgar un reajuste al sector público durante este año, ya que el actual vence el 1° de diciembre.

Por lo pronto, anoche se realizó un comité político de emergencia que terminó pasadas las 22 horas. Al inicio de esta instancia, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, señaló que “esta es una situación grave (...) había un compromiso, porque todos teníamos la convicción de que este era un esfuerzo serio y responsable a la realidad del país, por lo que tenía todos los méritos para contar con la aprobación de la Cámara de Diputados”. Con respecto a los próximos pasos a seguir, el vocero de Gobierno precisó que “este es el esfuerzo que razonablemente el Gobierno estaba en condiciones de hacer”. 

Tras el comité, en el que también participó la presidenta Bachelet, Valdés fue consultado por la jornada en el Congreso. “Pregúntenle a los diputados que votaron en contra”, sentenció, mientras se retiraba junto a Eyzaguirre, ambos con caras largas y evitando agregar algo más de lo señalado previamente por el vocero.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon