Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

División en Consejo del BC aumenta posibilidad de más de dos recortes en la TPM

logotipo de Pulso Pulso 29-12-2016 Carlos Alonso

El 13 de diciembre se realizó la Reunión de Política Monetaria (RPM), y si bien los ojos estaban puestos en el accionar de Mario Marcel por ser su primera reunión como presidente del Banco Central, fue el consejero Pablo García quien ocupó el papel de protagonista, ya que fue el voto disidente y apoyó abiertamente la visión de bajar la Tasa de Política Monetaria (TPM), mientras que Mario Marcel, Sebastián Claro y Joaquín Vial se inclinaron por mantenerla en 3,5%. La última vez que la decisión de política monetaria no fue unánime fue en septiembre de 2015, cuando Joaquín Vial era partidario de subir la TPM. 

Si bien en la minuta no se individualiza los argumentos de los consejeros al analizarlas queda de manifiesto la opinión expresada por el economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT): “la necesidad de incrementar el estímulo monetario era bastante más evidente que en meses anteriores. La conjunción de una economía creciendo por debajo de su tendencia y un tipo de cambio real apreciado estaban induciendo presiones desinflacionarias que eran bastante inambiguas. Esto era coherente con que el escenario base de proyección del próximo IPoM contemplara, como supuesto de trabajo, un recorte de hasta 50pb de la TPM”. 

Sin embargo, añade en su exposición que “la pregunta, ahora era sobre la oportunidad de dicho ajuste. En su opinión, los cambios en las trayectorias previstas para el crecimiento y la inflación eran lo suficientemente significativos y persistentes para justificar una trayectoria de tasas menor a la considerada en el IPoM anterior. Por lo mismo, creía que el peso de la opción de bajar la TPM en esta Reunión era evidentemente mayor, y por razones de coherencia se debía actuar en esa dirección”, subraya la minuta. Es más, enfatizó que “las expectativas de mercado ya señalizaban con claridad que se producirían bajas de la TPM, por lo que reducirla en esta reunión (diciembre) no sería una sorpresa total y tampoco hacía necesario incluir, de forma previa a mover la TPM, un sesgo en la comunicación. Como los riesgos asociados a esta decisión estaban claramente sesgados en una dirección y no se avizoraba un quiebre en el proceso de desinflación y crecimiento lento no actuar en esta Reunión implicaba que aumentaría la probabilidad de tener que actuar con mayor agresividad en los meses venideros, por lo que se inclinó por bajar la tasa”.

De esta última frase se interpreta que dentro del BC comenzará la discusión si el escenario delineado en el Informe de Política Monetaria (IPoM) de dos recortes se mantiene o bien se abre espacio a una baja adicional. 

Para los economistas no es “novedad” que Pablo García haya sincerado su visión y votado a favor de recortar la tasa de interés. Guillermo Le Fort, Socio Le Fort Economía y Finanzas, acotó que “la opinión de García no es novedad, y ahora sólo se oficializó”. Nathan Pincheira, economista de Banchile acotó que “García haya votado a favor de bajar la tasa de interés era algo esperado. Desde hace varios meses se estaba instalando la visión de un recorte en al TPM”. Es más, el propio García se ha declarado abiertamente “un activista monetario”, es decir, que actúa en función de cómo evoluciona la inflación. Es más, en junio de 2014, cuando la TPM estaba en 4%, García se inclinaba por recortar la tasa de interés en 25 puntos base. 

¿Más de dos recortes?

Este escenario todavía no está incorporado en el consenso de las expectativas. De hecho, la Encuesta de Operadores Financieros del BC de la segunda quincena de diciembre ve dos ajustes de 25 puntos base: uno en enero y otro entre febrero y abril de 2017 para situarla en 3%. No obstante, para algunos economistas el debate sobre la necesidad de un mayor estímulo monetaria ya está instalado. En este punto Pincheira afirmó que “vemos factible que se realicen más de dos recortes, y ahora se debe ir calibrando cuándo se materializaría este tercer recorte en la TPM. Ahí se centrará el debate en los próximos meses”. Mientras que Felipe Alarcón, de Euroamerica, subrayó que se abre espacio para que existan más de dos recortes aunque todavía no lo incorporamos en nuestro escenario base. 

Alejandro Fernández, economista de Gemines, puntualizó que esto viene a sincerar que en las votaciones anteriores no había unanimidad, y ahora el hecho de que se haya transparentado este voto de minoría hace más probable un recorte en al TPM de enero, pero no permite pensar que habrá una tercera baja en el horizonte de proyección. Para Le Fort el escenario después del recorte en enero está abierto y se debe ir evaluando paso a paso de acuerdo a cómo evolucionen las condiciones macroeconómica”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon