Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dos vidas en un instante

logotipo de Pulso Pulso 12-08-2016

Este es el nombre de una extraordinaria película en donde una mujer experimenta lo que hubiese pasado con su vida si hubiera llegado a tiempo para subirse a un tren en comparación con lo que finalmente le ocurrió al llegar tarde y perderse ese tren. Una acción tan cotidiana tuvo efectos tan distintos para el resto de su vida. Por un instante, le pido a cada afiliado del actual sistema de pensiones que imagine en qué situación preferiría estar. En una en donde no se hubiera creado el sistema que tenemos hoy y en donde su jubilación dependiera del Estado o en el actual sistema, en donde los ahorros para su jubilación están en una cuenta individual a su nombre en una administradora de fondos de pensiones. La interrogante la dejo planteada y continuaré el desarrollo de esta columna. 

De todas las reformas planteadas, ésta es la única que tiene una defensa sin contrapeso ya que el problema no es semántico sino matemático. Invito al lector que se siente frente a su computador y en una planilla excell desarrolle el cálculo de su pensión y de paso haga ejemplos para sus pares. Rápidamente se dará cuenta que el problema no está en el actual sistema ni en quienes los diseñaron, sino en un problema más estructural ya que las personas no tienen un trabajo estable durante su vida laboral, produciéndose espacios en el tiempo en donde dejan de cotizar.

Si una persona cotiza $ 60.000 mensuales durante 40 años a una tasa de rentabilidad del 5%, recibiría una pensión superior a los $ 500 mil; pero si la misma persona sólo cotiza la mitad de ese tiempo, la pensión apenas sobrepasará los $ 200 mil. Siendo justo, ¿si usted se pensiona con $200 mil ya que sólo cotizó la mitad de su vida laboral, culparía a la AFP por la mala jubilación? 

El gran desafío país no es volver al sistema antiguo de reparto, sino de mejorar el mercado del trabajo, de manera que no existan tantas lagunas en la vida laboral de un cotizante. Pero si además quisiéramos ayudar a incrementar cada pensión, buscaría la forma en que las empresas, vía algún incentivo tributario, aportaran a cada persona un extra mensual al 10% ya obligatorio. Otros cambios menores también deben realizarse como modificar la forma en que se cobran las comisiones, pasando de un pago fijo por cada aporte a un pago sobre el monto administrado. Sin embargo, en su misma planilla excell podrá verificar que estas modificaciones, en absoluto cambiarán su pensión o la de su par.P 

*El autor es director para América Latina y España de Edmond de Rothschild Asset Management.


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon