Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Edmundo Pérez Yoma: "Si Lagos quiere ser candidato de la DC tiene que pedir el apoyo del partido"

logotipo de Pulso Pulso 12-08-2016 Renata Fernández

De  las  paredes de la sala de reuniones de Edmundo Pérez Yoma, cuelgan diferentes cuadros que recuerdan su paso por diferentes gabinetes concertacionistas. Su última experiencia: como ministro del Interior del anterior Gobierno de Michelle Bachelet. Desde esa perspectiva, el militante DC analiza el estado actual de la Nueva Mayoría, aborda el próximo escenario presidencial y evalúa la gestión de La Moneda.

Hace un año atrás usted puso en duda la proyección de la Nueva Mayoría, ¿sigue pensando eso?

-Toda la discusión sobre la proyección de la Nueva Mayoría es artificial, porque la Nueva Mayoría fue un acuerdo político programático para apoyar el Gobierno y el programa de la Presidenta Bachelet. Eso se está cumpliendo y se va a cumplir hasta el último día de mandato. Esta coalición no estuvo diseñada en sus inicios para proyectarse. Algunos pensaban que con el transcurso del tiempo esta coalición política podía funcionar, como pasó con la Concertación. La Concertación tampoco nació inicialmente como una coalición permanente, fue para apoyar al Presidente Aylwin. La diferencia es que durante ese tiempo se produjeron las complicidades necesarias que derivaron en que, naturalmente, se dio la proyección de la Concertación. 

A un año y medio de que expire el acuerdo político programático ¿ve viable que la Nueva Mayoría continúe como bloque?

-Para estas elecciones municipales, la Nueva Mayoría logró ponerse de acuerdo en los alcaldes, pero en la lista de concejales van al menos tres listas. Todo el mundo habla como si la Nueva Mayoría estuviera funcionando pero eso no es así. Ya no se produjeron los acuerdos electorales necesarios en la Nueva Mayoría. Lo más probable es que lo que pasó en concejales se repita para las listas parlamentarias. ¿Por qué, si a nivel de concejales no se pudo tener acuerdo, se vaya a tener a nivel parlamentario? Menos a nivel presidencial. 

¿Ve incómoda a la DC compartiendo coalición con los comunistas?

-Hay democratacristianos que están incomodos en la Nueva Mayoría. La DC siempre ha insistido que es un acuerdo político programático para apoyar el Gobierno y el programa de la Presidenta Bachelet. Ese es un acuerdo del partido y se cumplirá hasta el ultimo día de su mandato. Y si hay quienes quieren romper el acuerdo hay que llamar a una Junta Nacional. Lo lógico es tener acuerdos con partidos con los que se tiene sinergia. Para muchos votantes DC no hay sinergia posible con el PC. En ese sentido, no nos conviene este pacto a futuro.

¿Se debiera entonces apostar a crear un nuevo conglomerado para 2018?

-La Nueva Mayoría se formó porque la Presidenta Bachelet pidió que se formara. La Nueva Mayoría es una coalición política armada en torno a la Presidenta. El próximo candidato verá qué tipo de alianzas de partidos quiere tener y qué partidos va a conseguir que lo apoyen buscando tener una mayoría parlamentaria que le permita gobernar. En el régimen que yo me imagino, distintos partidos apoyarán al Presidente de la República y cuando alguno de ellos decida votar en contra de alguna iniciativa del Gobierno tendrá que entenderse directamente con el Presidente. El Presidente los llamará para decirles que si siguen votando en contra, bueno, que se vayan del Gobierno. Por consiguiente, la representatividad parlamentaria va a ser mucho más importante.

¿Comparte las declaraciones del ex ministro Burgos quien planteó el nivel de influencia de los comunistas le hace mal al país?

-No sé si le hace bien o mal país, pero lo que sí es claro es que tienen una influencia muy por encima de su representación parlamentaria. Eso no lo niegan ni los propios comunistas. 

¿Cómo ve a la DC?

-El rol de la Democracia Cristiana no ha sido lo relevante que su representación parlamentaria indicaría. La Nueva Mayoría ha sido una coalición de izquierda con el añadido de la DC.

El “arroz graneado” al que se refería el ministro del interior Mario Fernández…

-Imagínese. Lo dice el ministro del Interior DC. Eso refleja el estado de las cosas. La influencia política de la DC en este Gobierno ha sido acotada a esa realidad. 

¿Cómo ve el escenario presidencial de la DC?

-La DC va a llevar un candidato presidencial a primera vuelta, sea militante o no. 

¿Lagos debiera ser el candidato del partido?

-Si Lagos quiere ser candidato de la DC tiene que pedir el apoyo del partido y la Junta Nacional deberá decidir si lo apoya o decide ir con un candidato militante DC.

¿Debiera Lagos ser candidato presidencial?

-Ricardo Lagos es un gran estadista, probablemente uno de los más notables que ha tenido el país en los últimos 40 años. Es una persona extraordinariamente preparada, con una visión de mundo y de futuro muy clara. Intelectualmente está preparado. Pero ser o no candidato es una decisión enteramente de él. Él es el único que sabe si está en buen estado de salud, si se siente capacitado, si se siente de verdad que está en condiciones de responder al llamado que le está haciendo muchísima gente. 

¿Quienes quieran ser candidatos deben sincerarlo ahora?

-Antes de las municipales no tiene ningún sentido, pero terminadas las municipales, deben hacerlo  y tienen que empezar a pedir apoyo a los partidos que quiere que los apoyen. 

Usted fue parte del primer mandato de Bachelet, ¿cómo ve al Gobierno y la Presidenta?

- Tengo un gran aprecio y admiración por la Presidenta Bachelet, por sus cualidades personales, por su capacidad de liderazgo, por su carisma, austeridad, de verdad le tengo mucho cariño y respeto. Pero no hay duda alguna que la gestión de su Gobierno está muy por debajo de los mínimos deseables. Uno tiene que ser crítico respecto de la gestión del Gobierno. Pero yo separo la gestión del Gobierno de la gestión de la Presidenta, porque yo he visto a la Presidenta queriendo mantener los equilibrios macroeconómicos, siendo responsable con las finanzas públicas, tratando de conciliar los intereses entre el Estado y los empresarios. Pero la gestión de su gabinete dista mucho de ser aceptable. ¡Si tienen 17% de aceptación!

¿Es el momento de hacer un cambio de gabinete?

-No sé, porque lo que tendría que ser para que haya un cambio de gabinete razonable es que haya un deseo de cambio de rumbo y creo que en eso el carisma de este Gobierno ya está planteado, está muy definido. No me imagino qué podría venir a hacer otro grupo de gente ni en qué sentido podría cambiarse el rumbo.

Usted fue ministro del Interior de Bachelet y camarada del actual jefe de gabinete, ¿cómo evalúa la gestión de ministro Fernández?

-Es demasiado pronto para juzgar. Yo entré al gabinete también en un momento en que la Presidenta estaba en su nivel más bajo de su  periodo, no tan bajo como ahora, pero bajo.  Es demasiado temprano para juzgar la verdadera influencia de Mario Fernández en el Gobierno.

¿Qué le pareció el anuncio de reforma a pensiones hecho por la Presidenta?

-La Presidenta parece haber encontrado una fórmula satisfactoria para arreglar el problema de las pensiones. Lo que propuso me parece enteramente satisfactorio, sin embargo, hasta el momento son titulares, ahora hay que meterse en el detalle. Eso es clave, porque hemos tenido titulares importantes, como tener una reforma educacional, y después la gestión de esa reforma no ha sido la más adecuada. 

¿Qué le parece el llamado a construir un gran acuerdo nacional? 

-Una reforma de esta envergadura, si no es a través de un acuerdo nacional no hay ninguna manera de que pueda salir. Ahora acuerdo nacional no significa que todos van a estar de acuerdo. El PC ya ha dicho que a ellos les gusta el sistema de reparto, entonces no va a ser posible ponerse de acuerdo con ellos. Pero un gran acuerdo nacional no significa unanimidad. P 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon