Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU: Fed ve con recelo impulso fiscal de Trump. Tasas largas seguirán al alza

logotipo de Pulso Pulso 05-01-2017

Aunque las minutas de la última reunión de la Fed no mencionan ni una sola vez a Donald Trump, es claro que los planes del presidente electo de EEUU cruzaron el encuentro en el que aplicaron un alza de la tasa de interés y aumentaron las perspectivas de futuros incrementos. La política fiscal del magnate es la que más parece haber inquietado a los funcionarios del central, que previendo que medidas de esa naturaleza impulsen la inflación, consideran que el ajuste monetario debiese ser más rápido. 

En este escenario, analistas estiman que el repunte del rendimiento del bono a 10 años podría continuar, incluso hasta 5% en 2018. 

Las minutas, divulgadas ayer por la tarde, mostraron cómo las opiniones dentro del grupo de autoridades monetarias se han estado modificando en función de las promesas del sucesor de Obama, entre ellas recortes de impuestos, aumento del gasto en infraestructura y menor regulación.

“Casi todos indicaron que los riesgos al alza para sus pronósticos para el crecimiento de la economía se han incrementado como resultado de las perspectivas de políticas fiscales más expansivas en los próximos años”, se lee en las minutas de la reunión del 13 y 14 de diciembre.

De hecho, según los 17 miembros de la Fed el efecto Trump ya es visible. “La mayoría de los participantes atribuyeron los cambios sustanciales en las condiciones del mercado financiero durante el período intermedio - incluyendo el aumento de la tasa de interés a más largo plazo, el fortalecimiento del dólar, el aumento de los precios de las acciones y el estrechamiento de los diferenciales de crédito - las expectativas de políticas fiscales más expansivas en los próximos años o a posibles reducciones en las tasas del impuesto de sociedades”.

En este marco, los funcionarios de la Fed sostuvieron que “una política fiscal más expansionista podría elevar la demanda agregada por encima de los niveles sostenibles, lo que podría necesitar una política monetaria algo más estricta de lo que se prevé actualmente”. Pese a todo, ellos siguen apostando por alzas graduales a la tasa.

Repunte del bono

En medio de estas dos fuerzas operando en el mercado, la de un ajuste algo más ágil de la tasa y las políticas de Trump, el bono del Tesoro a 10 años de EEUU ganó impulso, pasando de un rendimiento de 1,826% previo a las elecciones del 8 de noviembre hasta 2,434% actual. Pero ¿cuáles son las probabilidades que se mantenga esta tendencia?

Joseph Gagnon, ex director asociado de la División de Asuntos Monetarios en la Junta de Fed, cree que el repunte continuará, aunque no está seguro de la magnitud. “En ausencia de un cambio de política importante, esperaría un modesto aumento. En un par de años podríamos tener una rentabilidad del Tesoro a 10 años en torno al 3,5% - 4%”, indicó el ahora economista senior del Peterson Institute. 

Sin embargo, su apuesta es más arriesgada si considera la política fiscal tras el recambio en la Casa Blanca. “Existe la posibilidad de que Trump y el Congreso promulguen grandes recortes de impuestos y posiblemente gastos adicionales. Eso elevaría más las tasas de interés y fortalecería el dólar. En ese caso pudríamos ver el rendimiento a 10 años en 5% o más”, precisó Gagnon. 

Por su parte, Christopher Rupkey, economista del MUGF, afirma que “los mercados son irracionalmente pesimistas” y que “tal vez leyeron y mal interpretaron el discurso de Yellen”, esto porque considera que la tasa del bono sigue demasiado bajas para una economía en pleno empleo y en relación a la inflación. Así, Rupkey apunta a “mayores rendimientos de los bonos nuevamente en los próximos años: 3% (en el bono) a 10 años a finales de 2017 y 3,7% a finales de 2018”.

Ken Goldstein, economista senior de The Conference Board, mostró una postura más moderada y espera cierta estabilidad. “Podríamos ver un aumento de la Fed dos o tres veces este año y tal vez lo mismo el próximo. Esto haría que la parte corta de la curva de rendimiento se acercara a la tasa final deseada de la Fed, el mercado podría mantener la tasa de 10 años cerca de 2,5% y que subirá más en valor el dólar”, detalló Goldstein.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon