Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU ha pagado más de US$500 millones a Apple para esconder ganancias en el extranjero

logotipo de Pulso Pulso 08-12-2016 Bloomberg

Con el pasar de los años, Apple se ha convertido en la cara visible de las compañías multinacionales acusadas de esconder sus ganancias fuera de Estados Unidos para evadir al Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, ha pasado desapercibido que el gobierno del país le ha pagado más de US$500 millones a la compañía para hacerlo.

Aprovechando una exención tributaria incluida en el código tributario estadounidense, Apple guardó gran parte de sus ganancias fuera del país –libres de impuestos– precisamente en Estados Unidos, en parte a través de la compra de bonos del gobierno, según fuentes cercanas al asunto.

A cambio, el Departamento del Tesoro del país pagó a la gigante tecnológica al menos US$600 millones –y posiblemente mucho más– en los últimos cinco años en intereses, según documentos presentados al regulador.

© PULSO

La historia de Apple y sus impuestos se abre camino desde Irlanda hasta Nueva York y Reno, Nevedada, pero expertos tributarios apuntan a que el fabricante del emblemático iPhone dista de ser un caso excepcional.

Muchas de las multinacionales estadounidenses más grandes usan el mismo vacío legal, que les permite evitar o postergar la repatriación de impuestos a través de la compra de títulos del Tesoro con el dinero adquirido en el extranjero. Sólo las diez principales tienen más de US$100.000 millones en bonos.

Efectivamente, eso permite a las compañías convertir miles de millones de dólares de potencial deuda tributaria en subsidios de contribuyentes, todo esto mientras reclaman por los altos impuestos que les hacen imposible repatriar el dinero.

Según comenta Reuven Avi-Yonah, académico especializado en impuestos corporativos e internacional de la Escuela de la Universidad de Michigan, desde el punto de vista del gobierno estadounidense esto es “como si le pagaras a alguien por usar una bicicleta que de hecho te pertenece”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon