Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU: nominados de Trump buscan visto bueno del Senado

logotipo de Pulso Pulso 11-01-2017 Agencias

Se vislumbraba una jornada dura en el Capitolio y así fue. Jeff Sessions compareció ante el Comité Judicial del Senado para convencer sobre su nominación como Fiscal General de Donald Trump, enfrentando acusaciones de machismo, racismo y homofobia, por los proyectos que votó en contra como congresista. 

“Yo entiendo profundamente la historia de los derechos civiles y el impacto horrendo que la discriminación incesante y sistemática y la negación del derecho de voto ha tenido en nuestros hermanos afroamericanos”, dijo el todavía senador de Alabama. “Lo he presenciado. Entiendo las demandas de justicia hechas por la comunidad LGBT. Entiendo las cicatrices de toda la vida nacidas de mujeres que son víctimas de agresiones y abusos”, subrayó a sus colegas. 

Por otra parte aseguró que se negaría a cualquier investigación sobre la ex secretaria de Estado Hillary Clinton. “Nunca podemos tener un conflicto político convertido en una disputa penal”, dijo Sessions, en respuesta a una pregunta sobre las investigaciones por el uso de Clinton de un servidor privado de correo electrónico y a la Fundación Clinton. “Este país no castiga a sus enemigos políticos, pero este país asegura que nadie está por encima de la ley”, enfatizó.

El fiscal general es uno de los principales asesores políticos del presidente. Como jefe del Departamento de Justicia, además controla el sistema de tribunales que deciden si los inmigrantes son deportados o si se les brinda asilo u otro tipo de protección. 

Sessions, que ha representa al profundamente conservador estado de Alabama por más de 20 años, tiene una larga trayectoria como opositor a la ley que le abre el camino a la ciudadanía a los inmigrantes. 

Hoy es el turno de Rex Tillerson, nominado como Secretario de Estado y el más polémico de la terna de Trump para su gabinete, dados los fuertes lazos que estableció con Rusia desde la presidencia ejecutiva de Exxon. 

Tras comparecer en los comités, los congresistas envían sus recomendaciones al plano del Senado, donde finalmente se determina su aprobación o rechazo. 

Considerando la mayoría republicana de la Cámara Alta y que son pocos los casos en la historia en que un nominado no consigue el visto bueno del Congreso, a los demócratas les queda apostar por la posibilidad de establecer compromisos políticos que se puedan cobrar durante la administración de Trump.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon