Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Eléctricas y consumo: las inversiones que Bancard mantiene en la región desde 2013

logotipo de Pulso Pulso 17-11-2016 Maximiliano Villena

Las inversiones de Bancard han vuelto a abrir el flanco sobre las inversiones de Sebastián Piñera.  El family office del ex mandatario maneja inversiones en el exterior por cerca de US$1.800 millones, de las cuales por información pública sólo se conoce una parte. Una de ellas, la pesquera peruana Exalmar, volvió a poner los focos sobre su patrimonio.

Según informó el lunes Radio Bio Bio, Bancard aparece como inversionista en la pesquera desde 2012 - hoy tiene cerca del 9,1%, a través de una sociedad domiciliada en Islas Vírgenes Británicas-  justo en medio del conflicto marítimo entre Chile y Perú. 

Ayer el gerente general de Bancard, Nicolás Noguera, reconoció a La Tercera que “habría sido más prudente no haber hecho esta inversión”, y que “la compra inicial de acciones de Exalmar -del orden del 25% de lo que finalmente adquirimos- fue realizada en noviembre de 2010 y en las semanas posteriores”.

Sin embargo, esta no es la única posición del ex mandatario. Desde 2013 aparece como accionista con el 11,8% de las acciones de inversión de la corporación Lindley en Perú a través del FIP Mediterráneo. La embotelladora peruana dueña de la marca Inkacola fue vendida a los mexicanos de Arca, transacción cuyos términos fueron fuertemente criticados por parte de otro family office chileno, Megeve, de la familia Solari Donaggio, quienes acusaron que los términos económicos eran perjudiciales para los minoritarios y llevaron el caso a los reguladores de Perú y México.  A fines de julio, el regulador de valores peruano sancionó a la empresa debido a que los hechos esenciales enviados en su momento no contenían detalle respecto al acuerdo de compra de terrenos pertenecientes a los controladores.

También en Perú, Bancard posee el 6,49% de Andino Investment Holding, matriz que a través de 14 empresas participa en infraestructura Portuaria y Aeroportuaria, Servicios Marítimos y Servicios Logísticos en el país vecino. La firma se adjudicó en 2014 la construcción del nuevo aeropuerto de Cuzco -mediante un consorcio con la argentina Corporación América- pero se ha visto retrasado por los problemas financieros de la firma. 

En Colombia.  Desligado de la administración de su family office desde que es candidato, constituyó un fideicomiso ciego en 2009 -varios meses antes de asumir como Presidente- para que se hiciera cargo de su cartera nacional de inversiones, la cual ascendía a cerca de US$400 millones, mientras los cerca de US$1.700 millones provenientes de la venta de Lan, Chilevisión y Colo Colo pasaron a Bancard.

En 2013 el FIP Mediterráneo -administrado por el family offices-, apareció según información pública de Colombia con el 0,33% de la propiedad de Avianca Holding, un 0,15% de Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, y un 4,51% de Tablemac.

Para junio del mismo año, el vehículo alcanzaba el 1,37% de la Bolsa de Valores de Colombia, entidad que conforma junto a México, Perú y Chile el Mercado Integrado Latinoamericano, más conocido como MILA. Para mayo de este 2016, a través de Bancard International Investment Inc, filial internacional de Bancard, el family office se mantiene como el mayor accionista de la bolsa colombiana con un 9,93%.

Si bien a marzo Bancard tenía el 0,23% (US$8 millones) de la generadora eléctrica colombiana Isagen, para mayo la posición se deshizo en medio de la OPA lanzada por los canadienses de Brookfield Asset Management, quienes adquirieron a principios de año el 57% de la compañía al Estado colombiano. 

A mediados de 2015 además, medios de dicho país informaban de la venta de Termocandelaria y Termobarranquilla a los inversionistas chilenos LarrainVial SCL, Moneda y Bancard International Investment Inc.

Sin embargo, no se informó el monto de la transacción ni las participaciones de cada uno. En abril de este año, dicha empresa dejó de ser intervenida por el Estado debido a que en 2015 se declaró indisponible argumentando pérdidas económicas, y que además debió recibir recursos del estado colombiano. 

Consultados al respecto, Bancard declinó hacer comentarios. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon