Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Big Data está recién comenzando a desarrollarse en Chile

logotipo de Pulso Pulso 29-09-2016 Daniel Fajardo Cabello

Una encuesta realizada por Gartner en 2015 sobre las prioridades de los CIOs en cuanto a tecnología, reveló que el 55% consideraban al big data y al analytics como las tendencias que más impactarán en los próximos años. Por otro lado, un estudio de IBM menciona que los altos ejecutivos pasan el 70% de su tiempo buscando datos y el restante 30%,  analizándolos.

Más que un concepto de moda, el big data se ha transformado en una tendencia que crece cada vez más en el mundo, tanto en el sector privado, como en el público, arena donde las empresas tecnológicas quieren estar. Pero independiente de que aparezca en conversaciones, seminarios y artículos, ¿qué tan avanzado está Chile al respecto? 

Según consultores, académicos y empresas de tecnología, si bien el término está muy presente, su aplicación aún está bastante sectorizada. “Hemos visto que esta tecnología todavía está en etapa de crecimiento, pero rápido. Es decir, recién está comenzando, ya que son pocos los casos o empresas que lo están utilizando y todavía no vemos que haya una masificación. Esperamos que esta tendencia crezca con los años, ya que se está descubriendo lo poderosa que es para las empresas, en diversos ámbitos”, comenta Matías Fuentes, analista senior de servicios de TI de IDC Chile.

El ejecutivo de esta consultora agrega que no serían más de 30 las empresas que realmente lo han implementado en nuestro país. 

La apuesta de la industria tecnológica ha sido fuerte. Quizá uno de los grandes ejemplos es IBM, que  hace más de una década dejó de vender computadores y a principios de 2014 se deshizo también de la fabricación de grandes servidores, vendiendo este negocio en US$2.400 millones a Lenovo. Hoy, es básicamente una empresa dedicada a la inteligencia de los datos con dos data centers en Chile (Providencia y San Bernardo), el último inaugurado el 2013.

Según Manfred Lowen, gerente de Analytics de IBM Chile, definitivamente ha habido una madurez con respecto al big data en los últimos años. “Antes era una término que generaba mucha expectativa y apetito. La gente quería entender y aprender más, pero con el tiempo se generó una desilusión”, comenta. Esto -según el ejecutivo- se dio porque las empresas ofrecían soluciones orientadas a grandes volúmenes de datos, siendo que lo que realmente importaba no era la cantidad, sino cómo se maneja de forma inteligente para el negocio.

“En esta curva de aprendizaje, ahora las empresas están siendo más realistas. Se ha avanzado mucho, por ejemplo, en los rubros detelecomunicaciones y retail, pero aún es algo que está comenzando en la mayoría del sector privado. Lo que está claro, es que se está generando una gran presión sobre las organizaciones por el big data, debido al volumen de datos generado por la conectividad e internet móvil”, apunta Lowen.

Para hacerse una idea, según datos de la Subsecretaría  de Telecomunicaciones (Subtel) a marzo de 2016, el 93,1% de las conectividad móvil 3G y 4G en Chile, se realizó por smartphones (navegación en móvil), el 4,8% por Banda Ancha Móvil (BAM) USB y el 2,1% mediante “Machine to Machine” (M2M).

En este medioambiente inicial de crecimiento del big data, la academia también tiene algo que decir. En las aulas, especialmente en las carreras relacionadas a la tecnología e ingeniería, el análisis y procesamiento de los datos es algo que flota hace décadas y se ha incorporado, con distintos matices en ciertas carreras. Pero el departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad Católica de Chile decidió que ya era hora de crear un diplomado en esta área.

Álvaro Soto, académico del departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ingeniería  de la PUC y director del Diplomado de Big Data, considera que el big data como tal, aún está en una etapa incipiente a nivel mundial, obviamente, incluyendo a Chile. “Hace por lo menos diez años  que ya existe la capacidad de capturar y almacenar los datos y en ese aspecto la industria está bien avanzada. Pero una cosa es tener los datos y otra, usarlos de forma eficaz”, dice el académico.

Banca

Según Soto, si realmente se habla de big data, salvo compañías como Google y Facebook, es algo aún muy incipiente en el sector privado. “Pero hay que reconocer que la mayoría de las empresas están poniendo mucho más atención. En Chile están muy abiertas a escuchar e incluso aplicar estas tecnologías. Lo bueno es que a nivel local estamos muy bien parados, principalmente las compañías de servicios, el retail y en parte, la banca”, comenta el profesor del Diplomado en Big Data.

Incluso, el ejecutivo de IBM complementa: “Hoy los bancos, son prácticamente una empresa de tecnología, más que de servicios financieros”.

A principios de 2016, Oracle publicó una lista con las diez principales tendencias en big data para este año. Una de ellas se refiere a cómo las compañías comenzarán a invertir en investigación y/o laboratorios sobre cómo aprovechar los datos, donde una de las más entusiastas eran las del sector financiero. 

El documento comenta que por ejemplo, los bancos, las aseguradoras y las empresas de calificación crediticia “se volverán a los algoritmos para fijar el precio del riesgo y evitar el fraude con mayor eficacia. Se espera una proliferación de experiencias de riesgo de falta de pago, suscripción de políticas y detección de fraudes, ya que las empresas tratan de identificar puntos de acceso para tener la ventaja algorítmica más rápido que la competencia”, reza el texto.

Retail

Otro sector bastante adelantado es el retail. De hecho, en general, las ventas es uno de los grandes alicientes para invertir en big data. “Las soluciones tecnológicas  te permiten hacer cruces de información respecto a intereses, los gustos y los comportamiento de compra del cliente de forma de llegar a él con una mejor oferta, es decir, más customizada o adecuada a las necesidades y requerimientos del cliente para aumentar las ventas totales”, explica Fuentes, de IDC.

Otros beneficios es que sirve para reducir los riesgos en temas como seguros generales y colectivos, optimización o eficiencia de activos, y análisis predictivos de procesos productivos. “Las principales empresas que lo usan en nuestro país son aquellas que tienen clientes que son consumidores, es decir, los sectores de finanzas, telecomunicaciones, comercio, retail y gobierno”, concluye el ejecutivo de IDC.

Por su parte,  Lisandro Sciutto, director de Producto de Infor Latam, en Chile, señala que el retail está por delante del resto de la región,  dados los nuevos patrones culturales y de consumo, así como el avance del comercio electrónico y la conectividad móvil. “Esto ha hecho que muchas empresas del retail reformulen sus estrategias dando cabida a un mayor desarrollo de la innovación. Por el lado de la tecnología en e-commerce el retail es el más avanzado siendo las multitiendas las mayores representantes”, dice Sciutto.

Por último, Cristián Figueroa, gerente de ventas de SAS Chile comenta que a pesar de la desaceleración de la industria del retail, luego de años de crecimiento, ésta muestra un nuevo paradigma de consumo gracias al uso intensivo de la tecnología. “Ya no es suficiente contar con productos de buena calidad o a un bajo precio para que el cliente se sienta bien, sino que es necesario reunir muchos aspectos que se obtienen a través de los datos que se tengan de su comportamiento. Utilizando éstas soluciones, un actor de mercado con campañas en tiempo real, podría aumentar en cinco veces las tasas de respuesta de sus clientes”, concluye Figueroa.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon