Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El curioso caso de Chile en mercado laboral global

logotipo de Pulso Pulso 28-10-2016

Como es tradicional y desde hace cinco años, Hays presentó mundialmente el estudio “Informe anual de habilidades globales”, que muestra en contexto los desafíos que las empresas enfrentan a medida que compiten para encontrar a los profesionales con las habilidades que demanda el mercado actual.

Dentro de los hallazgos a nivel global, se destaca que existe una virtual “guerra” por encontrar y cazar talento profesional, debido a que las empresas han preferido invertir en trabajadores calificados y con experiencia, quienes pueden entregar un mejor resultado frente a la obligación de crecer en una economía mundial deprimida.

Sumado a esto, la presión salarial, o el índice que mide el aumento de sueldos por desajustes de oferta y demanda, sigue al alza y se muestra fuera de rango con el crecimiento económico de los principales mercados, debido a la necesidad de algunas empresas y rubros de contar con profesionales altamente calificados.

Esta competencia por el talento ha generado, paradójicamente, que ciertos grupos de cesantes se mantengan sin trabajo por más tiempo, debido a la falta de capacitación, experiencia y porque muchas veces sus profesiones no se ajustan con la necesidad del cargo. Este escenario está gatillando lo que calificamos como un “desajuste de talento”, un indicador que muestra la diferencia que existe entre oferta y demanda laboral especializada, que está mostrando importantes diferencias, por lo que se espera que en el mediano plazo pueda convertirse en un problema importante para varios mercados mundiales, principalmente en economías muy dependientes de las exportaciones y de países como China y Estados Unidos.

Frente a este panorama, Chile muestra resultados algo particulares frente a la media mundial. En países como España y EEUU, las empresas están mostrando importantes dificultades para conseguir el talento especializado que requieren para crecer. Nuestro país, sin embargo, ha mostrado variaciones en el “Índice de desajuste de talento” en hasta 50% en los últimos cuatro años, lo que lo posiciona en el “Informe anual de habilidades globales” como la nación que tiene la mayor disponibilidad de talento entre 33 naciones que comprende el estudio. Por otro lado, existen sectores donde la escasez es continua, como es el caso de tecnología de la información.

¿Las razones? Múltiples y podemos destacar la violenta desaceleración de la industria del cobre, de la construcción -cuya micro burbuja comenzó a desinflarse a principios de 2016- y la llegada de profesionales extranjeros, quienes muestran mayores competencias y un menor costo, poniendo de esta forma una mayor competencia en el mercado laboral chileno.

Para las empresas, este panorama hoy es alentador, ya que con esto pueden conseguir el candidato indicado y proyectar su trabajo en un plazo más holgado, sin temor a que sea “levantado” por la competencia, como ocurría hace unos cuatro o cinco años. De todas maneras se pide más inversión extranjera para que la confianza de contratación aumente.

Frente a esta nueva realidad, nuestro país debe, de manera decidida, crear leyes y normas que faciliten la flexibilización del mercado laboral, pero sin dejar de cuidar los derechos de los trabajadores. Esto significa modernizar nuestro mercado del trabajo, dando herramientas para que, tanto empleados como empleadores, fijen sus acuerdos para que crezcan mutuamente. Imponer una rigidización del mercado a través de una reforma que privilegia el desarrollo de estamentos obsoletos, sólo traerá más desempleo estructural y desajustes que no ayudan al crecimiento de las economías globales y nacionales.

*El autor es CEO Hays Chile.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon