Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El ecologista Van der Bellen ganó la elección presidencial en Austria

logotipo de Pulso Pulso 05-12-2016 Miriam Leiva P.

El ecologista Alexander Van der Bellen (72) será el nuevo presidente de Austria por los próximos 6 años, generando un suspiro de alivio en el resto de Europa que miraba con nerviosismo esta elección.

Y no era para menos porque su contrincante era Norbert Hofer del FPÖ Partido Libertal, ultraderechista, que se opone a la inmigración y a la Unión Europea. "Estas elecciones no son sólo sobre dos personas, sino si Austria sigue siendo un miembro firme de la Unión Europea, algo que va en interés de toda Europa", declaró Van der Bellen cuando fue a votar en Viena.

Y unas horas más tarde los sondeos lo daban por ganador con un 53,3% de los votos versus el 46,7% de su contendor quien al admitir su derrota envió un mensaje a través de Facebook a sus seguidores donde señalaba estar triste por el resultado: "Me hubiera gustado cuidar de Austria", dijo al tiempo que felicitaba al ecologista.

Estas elecciones constituyeron la repetición de los comicios del 22 de mayo que le habían dado una estrecha victoria por sólo 31.000 votos al ex líder del Partido Los Verdes, que fueron impugnadas por el FPÖ. Si bien ésta fusta debió concretarse en octubre, un problema con el pegamento de los votos llevó a retrasarla en dos meses tiempo suficiente para saber de la victoria de Donald Trump en EEUU y de los problemas que el Brexit estaba acarreando a los ingleses.

Varios analistas anticipaban un reñido resultado y observaban tendencias similares a estos países, donde los trabajadores de clase media respaldaban a Hofer, cuyo lema era “Los austriacos primero”; y los más educados, a Van der Bellen un europeísta convencido, "No juguemos con fuego. No juguemos con el Oexit", afirmaba en el último debate.

Quién es el nuevo presidente

Van der Bellen no es un político tradicional, de hecho ingresó a este mundo cuando tenía más de 40 años de la mano de la social democracia para luego en 1984, cambiar por Los Verdes motivado por su oposición a la construcción de una central hidroeléctrica en la ribera del Danubio.

Diez años después obtuvo un escaño como diputado por los ecologistas, cuyo partido también encabezó y más tarde abandonó para dedicarse a su carrera académica llegando a ser decano de la Facultad de Ciencias Económicas.

Hoy es un profesor retirado,  que no representa el estereotipo de los ecologistas ya que no es deportista, no transita en bicicleta, es un fumador empedernido y amante de los automóviles. Tampoco es austriaco de nacimiento ya que sus padres, ella estonia y él ruso de origen holandés, llegaron a Austria huyendo de la revolución bolchevique, se instalaron en región de Tirol, donde Van der Bellen nació y vivió hasta los 33 años.

Se le reconoce por su forma poco convencional de debatir en público con un estilo más pausado y de escasa polémica, y por ello muchos analistas creen que representará eficazmente las funciones de la presidencia austríaca que es un cargo un tanto protocolar aunque la Constitución le otorga la potestad de decidir a quién encarga la formación del gobierno, sin obligación de optar por el líder del partido más votado. Y Van der Bellen ya ha anticipado que ejercerá esta potestad sin titubear al afirmar que haría hasta lo imposible por impedir que el ultraderechista FPÖ formara gobierno aunque triunfara en las urnas. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon