Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El estilo Narváez

logotipo de Pulso Pulso 16-12-2016 Gladys Piérola

Con el diario “La Reforma” en las manos, la vocera de Gobierno Paula Narváez (PS) comenzó ayer su intervención en el patio de Los Naranjos de La Moneda. El periódico que busca informar los beneficios de la reforma educacional fue la idea “positiva” que eligió la titular de la Segegob para cumplir con uno de los sellos que se planteó para su período: empezar sus vocerías con “buenas noticias para la ciudadanía”.

Esto muy en línea con lo que pidió la Presidenta Michelle Bachelet a su equipo más cercano, mostrar los logros del Gobierno, aunque la tarea no sea fácil.

Nárvaez, psicóloga de profesión y reconocida colaboradora de la mandataria, cumple este domingo un mes a la cabeza de la Secretaría General de Gobierno, tras la renuncia de Marcelo Díaz, quien competirá por un cupo parlamentario. Una instalación que según fuentes de Palacio “no ha sido traumática”, por el contrario destacan su estilo “asertivo y cercano” con los equipos de trabajo.

Llegó con carta blanca para hacer los cambios necesarios al interior de su cartera. Sin embargo, según sus cercanos, la vocera ha reconocido que a diferencia de sus antecesores, ella sí tiene “deadline” determinado, por lo que en los 15 meses que quedan de Gobierno, “racionalizará” sus acciones. En esa línea, no ha hecho grandes cambios el interior de la Segegob. Sólo ajustes menores entre otras cosas porque “no hay tiempo para que llegue gente a aprender”.

Su relación con los medios de comunicación, ha pasado por varias etapas. Primero como delegada presidencial para Chaitén en el primer mandato de Bachelet y después como vocera de la campaña presidencial del ex senador Eduardo Frei en 2009. Hoy 7 años después, retomó el trabajo con la prensa. De ahí, el interés de Narváez por las vocerías al mediodía, instancia en que los canales de noticias pueden transmitir en vivo y con ello, posicionar los temas que por la contingencia política  no siempre quedan en pauta.

En La Moneda aseguran que su relación con la jefa de prensa de la Presidencia, Haydeé Rojas es buena y “cordial”. Se comunican por mensaje varias veces al día, aunque aún es un poco menos directa que la que mantenía la periodista con su antecesor.

Según fuentes de Palacio, Marcelo Díaz “le dejó la casa muy ordenada” a Narváez, por lo que el traspaso de la cartera durante este mes ha sido fluida, especialmente en los temas parlamentarios que dependen de la Segegob. La nueva vocera quedó a cargo de liderar discusiones como matrimonio igualitario, la ley de Identidad de Género, la modernización y capitalización de TVN y el proceso constituyente, donde Díaz jugó un rol clave en la etapa de participación ciudadana.

Por eso, de las primeras acciones que realizó como secretaria de Estado fue comunicarse con los encargados de las comisiones parlamentarias, donde se tramitaban parte de estas materias. Así en estas cuatro semanas ya se ha reunido con la mayoría de los protagonistas. Por ejemplo, ayer almorzó con el directorio de TVN para analizar lo que viene en el proyecto de ley que la Presidenta Bachelet envío en mayo al Congreso.

Su nueva agenda laboral también ha traído algunos cambios en su vida privada. Se levanta más temprano y se acuesta más tarde que de costumbre. Sin embargo, continúa meditando todos los días y practicando sus ejercicios de respiración.

“Son fundamentales las redes políticas. Esto no se hace sin aliados” sería parte del diagnóstico inicial que realizó Narváez al aterrizar en vocería. Es que una de las aprensiones del mundo político era precisamente eso. Narváez si bien era muy cercana y leal a la Presidenta, sus relaciones con los partidos y los parlamentarios era más débil que las redes que mantenía Díaz. Situación que la ministra de la Segegob tiene claro por lo que instruyó a su equipo, coordinar almuerzos y reuniones con las distintas bancadas todas las semanas.

“Ella es una colaboradora directa. En consecuencia que su opinión representa muy genuinamente la opinión de la Presidenta. Desde ese punto de vista ha sido un aporte muy importante a un momento de cierto agotamiento general”, aseguró el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade.

En la actualidad, Narváez viaja a Valparaíso martes y miércoles. Según, sus cercanos fiel a su estilo “mateo” llega con libreta en mano. Escucha, anota y devuelve los llamados a diputados y senadores. También ha tendido puentes con la oposición. Ayer, cuando llegó al Congreso felicitó a la senadora Jacqueline van Rysselberghe por ser la nueva presidenta de la UDI. 

Sobre el comité político de La Moneda, muchos comentan su relación cercana con el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy. Posicionarse en este equipo es clave para la ministra. Aunque en privado, según fuentes de La Moneda, ella ha señalado que siente “cómoda” y mantiene una relación muy fluida con el resto de los ministros políticos. “Es un nuevo aire a la relación del comité político con los partidos”, señaló Andrade. 

Sin embargo, uno de los desafíos de Narváez es mejorar las relaciones con la NM, por ejemplo ante la polémica por las críticas del senador socialista Carlos Montes y la bancada PS. “Vienen tareas difíciles que deben ser colectivas. Ella tiene un gran talento y disposición, pero para que saquemos adelante las tareas, tiene que haber un trabajo colectivo en el equipo político”, aseguró en esta línea el senador (PS) Alfonso de Urresti. 

Punto que fue compartido con el jefe de bancada del PPD, Ramón Farías. “El problema del comité político tiene que ver con la cabeza del comité. Esa cabeza hoy no se está relacionado con cada una de las bancada. El cambio de ella, es que es una persona cercana, que ella pide la reunión con la bancada, cosa que no había hecho ningún ministro antes”, indicó el parlamentario.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon