Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El no del BCE a Monte dei Paschi provoca notables ca�das en la banca europea

logotipo de Pulso Pulso 09-12-2016 Cinco D�as

Las esperanzas de Monte dei Paschi quedaron sepultadas este viernes después de que el BCE denegara la prórroga solicitada por la entidad. El pasado 7 de diciembre, tres días después del triunfo del no en el referéndum para la reforma de la constitución, el banco pidió a la institución europea un aplazamiento hasta el 20 de enero para completar la ampliación de capital de 5.000 millones ante las dificultades de obtener fondos para completar la recapitalización antes de que concluya el año y todo ello en un entorno de fuerte inestabilidad política que obliga a la entidad a pedir ayuda pública.

© PULSO

Nada más conocerse la información el consejo de administración del banco se reunió con carácter de urgencia para abordar la situación.En declaraciones recogidas por Reuters, su presidente, Alessandro Falciaci, reconoció no estar preocupado. Y es que todo apunta a que en las próximas horas o días, el Gobierno italiano tendrá que rescatar con dinero público a la entidad.

Según informaciones recogidas por Bloomberg, el ejecutivo italiano, inmerso ahora en la búsqueda de un nuevo primer ministro tras la dimisión de MatteoRenzi, estaría preparando un decreto ley para rescatar a la entidad. Los últimos datos apuntan a que los bonistas asumirían las pérdidas, cumpliendo así con uno de los requisitos de la directiva europea sobre rescate bancario que entró en vigor en enero de este año. Al cierre de los mercados europeos, Bloomberg indicó que el Ejecutivo no tenía intención de reunirse a lo largo del fin de semana para abordar el estado del banco con problemas

Antes de conocer esto, la intención del ejecutivo pasaba por comprar deuda en manos de 40.000 inversores particulares al valor nominal.Es decir, según esto los bonistas se salvarían de las pérdidas. Pero para que la operación, consistente en la inyección de dinero público, se llevara a cabo era necesario contar con la aprobación de Bruselas.

La fórmula de rescate sobre la que trabajaba el Ejecutivo, con coste para el contribuyente, iría en contra de la directiva europea que establece que deberán ser los accionistas, dueños de híbridos y deuda subordinada y depositantes de más de 100.000 euros –por orden de prelación– los que deberán sufrir los costes del rescate.

La reacción del mercado a la negativa del BCE no se hizo esperar y al cierre del viernes Monte dei Paschi que llegó a subir un 1% antes de saltara la noticia, concluyó con una caída del 10,55%. El resto de entidades italianas se vieron arrastradas. Banca Popolare di Milano cedió un 4,3%; Banco Popolare, un 3,8%, Mediobanca retrocedió un 2,8% y Unicredit, un 2,34%.

Italia, que durante los años más duros de la crisis se ha mostrado reticente a pedir ayudas públicas para sanear su banca, tenía preparada una inyección de dinero público por 2.000 millones de euros y trabaja para convencer al fondo soberano de Catar de que destinara 1.400 millones a la entidad con problemas, aunque en los últimos días esta posibilidad comenzaba a ponerse en duda. La inyección de ayudas pública procedería de la compra de deuda subordinada emitida por el banco que, posteriormente se convertiría en acciones. Una vez ejecutada esta operación, el Estado pasaría a ser el accionista de referencia con el 40% del capital de la sociedad.A día de hoy su participación en el banco se limita al 4%.

En paralelo, Monte dei Paschi captó a comienzos de diciembre –antes de la consulta del pasado día 4– 1.000 millones de euros gracias a una operación que permitió a los acreedores de la entidad canjear sus título por acciones de la entidad toscana. Por último, la entidad tendría que obtener otros 2.000 millones de euros entre inversores privados.

La renta fija también se vio afectada por el no del BCE al banco italiano. El precio de la deuda subordinada con vencimiento en mayo de 2018 y emitida en 2008 por 2.160 millones de euros, cedió el viernes un 11,46% y cotiza ya un descuento del 50,6% sobre el nominal. Por su parte, la rentabilidad se disparó al 57%. Es decir, según esto un inversor que en 2008 compró esta deuda por importe de 1.000 euros, a día de hoy si siguiera conservando estos bonos en cartera y quisiera venderlos recibiría tan solo 494 euros.


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon