Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El panorama socioeconómico y las AFP

logotipo de Pulso Pulso 03-11-2016

La Presidenta Bachelet anunció un aumento del 10% en la Pensión Básica y el aporte previsional solidario, a partir del 1 de enero del próximo año, que en términos generales representaría unos $10 mil pesos adicionales para sus beneficiados. A pesar de que dicho monto no resuelve el problema para algunos jubilados, es un avance para algunas personas cuyas pensiones son mínimas. Por otro lado, la controversia de las pensiones bajas es transversal y es una preocupación para la mayoría de los chilenos, lo que es el resultado no sólo del sistema de AFP per se, sino también de una serie de factores relacionados, que afectan sus resultados y capacidad de responder a las necesidades de los chilenos.

Entre los factores que determinan las bajas pensiones, que durante 2015 en promedio alcanzaron apenas $260.834, se incluyen los pocos años que cotizan las personas, salarios bajos e inestabilidad del mercado laboral, bajas tasas de interés en los mercados internacionales, inestabilidad de los mercados, mayor expectativa de vida, y altas comisiones de algunas AFP.

Un estudio de la Asociación de AFP muestra que sobre 50% de los jubilados en 2015 ahorró por menos de quince años; sin lugar a dudas, la capitalización que dichas personas generan terminará siendo insuficiente para poder cubrir sus necesidades. Esto se puede explicar por dos razones. Por un lado, la rotación en el mercado laboral y la falta de empleo en ciertos períodos de la vida laboral, que lleva a que los individuos tengan lagunas en sus cotizaciones, haciendo imposible poder acumular los recursos suficientes para la  vejez. Por otro lado, la gran cantidad de trabajadores independientes, a honorarios e informales, quienes no cotizan, prefiriendo consumo presente a consumo futuro. En este sentido uno se pregunta ¿por qué los gobiernos han dilatado la obligatoriedad en las cotizaciones para los trabajadores independientes o a honorarios? La respuesta pareciera ser que nadie quiere asumir el costo de reducir los ingresos de las personas en el presente por el monto de la cotización, ya que ello significa reducir los ingresos actuales.

Además, las expectativas de vida en Chile ha ido aumentando, lo que vuelve necesario que para tener una pensión mínima decorosa las personas necesitan cotizar más y más tiempo. Esto en general no ocurre, salvo en los grupos más acomodados, que han tenido la posibilidad de realizar ahorro previsional voluntario (APV) adicional. Otro factor, ya más estructural, es que con el tiempo las tasas de interés a nivel mundial se han ido reduciendo, lo que hace que la rentabilidad de los fondos disminuya, haciendo aún más bajas las jubilaciones.

Algunos proponen un fondo común solidario, pero dicha propuesta, en su versión más extrema, conlleva embargar los fondos de quienes han realizado esfuerzos serios de ahorro para la vejez, lo que sin lugar a duda sería injusto. Una de las alternativas más viables es aumentar el monto de las cotizaciones individuales y obligar a cotizar a los trabajadores a honorarios o cuenta propia, con el consecuente costo político de reducir los ingresos de las personas en el corto plazo. Esta es la única manera de mejorar las jubilaciones. Independientemente de estas propuestas, las AFP deberían ser, al menos parcialmente, solidarias en las pérdidas que sufren las personas cuando las inversiones rentan poco o negativamente.

*El autor es decano Facultad de Economía y Negocios Universidad de Talca.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon