Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Elecciones en Estados Unidos: Radiografía a los 24 estados en los que gana Donald Trump

logotipo de Pulso Pulso 14-09-2016 Francisca Guerrero

A menos de ocho semanas de las elecciones presidenciales de EEUU, Donald Trump supera a Hillary Clinton en 24 de 51 estados del país. Y aunque la carrera a la Casa Blanca sigue abierta, en 21 de ellos el magnate simplemente arrasa, con un porcentaje a su favor superior al 80%, según las probabilidades de FiveThirtyEight. 

Con un discurso que cuestiona al establishment, la recuperación económica y las políticas de inmigración, Trump ha sabido sortear las aprensiones entre sus propios correligionarios, asegurando su triunfo en estados que típicamente apoyan al partido republicano. 

Alabama (con 99,4% de probabilidades de un triunfo de Trump), West Virginia (98,5%), Louisiana (98,2) y Idaho (97,8%), son parte de los 24 estados (ver tabla) donde se encuentra la base más dura de su apoyo, lugares que comparten ciertas características. 

“Donald Trump se desempeña bien en los estados tradicionalmente rojos (de tendencia republicana, en contraste al azul demócrata). Esos estados tienden a tener una economía agrícola y rural más grande, en lo étnico/racial son mucho más blancos y tienen niveles algo más bajos de educación universitaria y post universidad”, explica a PULSO el vicepresidente de Ipsos Public Affairs, Chris Jackson.

De hecho, según datos de 2014, en 18 de los 24 estados que lidera Trump los blancos (no hispanos) representan más de 62% de la población, cifra promedio nacional.

Por el contrario, mientras la media de la población afroamericana es de 12%, 16 de los 24 estados que apoyan al magnate están bajo esa cifra. En el caso de la población latina, 22 están debajo del 18% nacional. 

Mercado laboral más débil

Otra de las características de este grupo de estados es que presentan un mercado laboral más débil que en el resto de Estados Unidos. 

La mitad exhibe una tasa de desempleo superior a la de 4,8% a nivel país. Asimismo, son 12 los estados con una participación laboral por debajo de la media de 62,8%. 

Los sectores menos favorecidos por la recuperación económica se sienten más identificados con Donald Trump, quien ha cuestionado en repetidas ocasiones las cifra de desempleo que entrega el Departamento de Trabajo. Mientras que Clinton representa la continuidad de las políticas de la administración de Barack Obama. 

Trump ha dicho que el desempleo real está muy por encima de la que reconoce el Departamento del Trabajo, apuntando incluso a una tasa de 40%.  

Una nueva oportunidad

Pero a Trump no le basta con estos 24 estados para ganar las elecciones el 8 de noviembre. Y a pesar de que Hillary Clinton sigue a la cabeza de los sondeos nacionales, con 2,4 puntos porcentuales de ventaja según el promedio de encuestas de Real Clear Politics, al republicano se le está presentando una nueva oportunidad para avanzar en sus ambiciones presidenciales. 

“Tiene trabajo por hacer”, señala Rebecca Deen, académica de The University of Texas at Arlington, quien sostiene que la candidatura del nominado republicano “ha ganado tracción en la última semana con los pasos en falso de Clinton, que enfrenta una ‘canasta de problemas’, por sus comentarios y su manejo de la neumonía”. 

En este escenario, Jackson dice que la oportunidad de crecer del magnate está “en ampliar su apoyo en el medio oeste estadounidense, desde Pennsylvania hasta Wisconsin”. Explica que estos estados “han experimentado más estrés económico debido a la disminución de la industria”. 

“El llamado de Trump de ‘hacer de EEUU grande otra vez’ y su oposición al comercio es atractivo para la gente en esta región. Si él es capaz de ganar la mayoría de estos estados, que puede ganar la Presidencia”, agregó Jackson.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon