Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Emilio Ontiveros: "Chile necesita diferenciar su oferta para ser más competitivo en los mercados"

logotipo de Pulso Pulso 03-08-2016 Catalina Göpel

En el marco de su visita por la realización de la segunda versión del Foro IntChile para la Internacionalización de las Empresas, organizado por la Cámara Oficial Española de Comercio de Chile (Camacoes), que se llevara a cabo mañana en el Auditorio Telefónica, Emilio Ontiveros, presidente de la consultora española Analistas Financieros Internacionales (AFI) hace un análisis de las estrategias que las empresas de nuestro país debiesen adoptar en la búsqueda de una mayor competitividad en el exterior.

¿Cuál es su visión sobre las empresas y el mercado chileno?
El mercado tiene una dimensión mediana, pero sus empresas disponen de una capacidad competitiva creciente y de inversión directa en el resto del mundo.

¿Qué estrategia deberían tomar estas empresas frente al mundo?
Chile necesita diferenciar su oferta para ser más competitivo en los mercados. Asumir que la diferenciación de la oferta es cada día más difícil si no va acompañada de mejoras en las dotaciones de capital tecnológico y humano, fundamentalmente.

© PULSO

No se trata tanto, al menos en una primera fase, de crear, sino de asimilar las mejores prácticas, incluyendo la innovación en procesos, en la propia organización empresarial. Y, en todo caso, asumiendo que las principales ventajas competitivas serán las basadas no tanto en los costes básicos de producción, sino que en la disposición de ideas, de conocimiento, en su acepción más amplia.

En comparación con la región (Latinoamérica) ¿cuál es el posicionamiento de las empresas chilenas?
Es muy difícil generalizar en este aspecto. Entiendo que algo mejor, a juzgar por las posiciones competitivas que ocupa la economía chilena frente a las de referencia en la región. El entorno regulatorio, la inmersión digital, o el respeto genérico a las leyes es significativamente mejor en Chile que en sus vecinos.

¿De qué manera la salida de UK de la UE afectará a las economías latinoamericanas, y en especial a Chile?
Va a depender mucho del tipo de acuerdo que alcance UK con las instituciones europeas. Si se tramita de forma radical, por el artículo 50 del Tratado de Lisboa, es probable que Reino Unido tenga que reconstruir algunos de los lazos comerciales que tenía la UE e iniciar la tramitación de acuerdos bilaterales. Esto es un proceso costoso en tiempo y económicamente. En última instancia, siempre queda el marco ordenador que define la OMC. Pero entiendo que pude haber un impacto adverso en las relaciones bilaterales entre Chile y UK, al menos inicialmente.

Con el resto de la UE las relaciones seguirán siendo buenas. Recordemos que la Unión Europea y Chile mantienen un Acuerdo de Libre Comercio desde febrero de 2003, que ha impulsado los flujos comerciales bilaterales. La UE es su segundo mayor proveedor (sólo por detrás de EE.UU.) y tercer cliente extranjero más importante. La UE-28 es el principal inversor extranjero en Chile, representando más del 30% de los flujos de entrada de IED en el mercado chileno en el período 2009 – 2014, según InvestChile.

¿Cómo ve el flujo de salida y entrada de empresas a nuestro país?
Creo que las empresas chilenas pueden aprovechar oportunidades de inversión en aquellas economías que más han debilitado su crecimiento como consecuencia de la crisis. Estoy pensando desde luego en Europa, pero también en algunas economías emergentes.

El interés inversor en Chile creo que sigue vigente, especialmente en sectores donde las ventajas competitivas son más exclusivas. No solo en el sector primario sino también, por ejemplo, en servicios, incluidos los financieros, y turismo.

¿Cómo prevé el intercambio entre Chile y otros países (como España, por ejemplo)?
Creo que debe seguir siendo favorable, tanto en términos comerciales como de inversiones en ambas direcciones. Las empresas españolas están obligadas a seguir intensificando su penetración en mercados exteriores, y mantener el éxito exportador de los últimos años. Las empresas chilenas ya han dado muestras de hacerlo, e incluso de ser especialmente dinámicas en las inversiones directas en España, que seguirá siendo el principal socio comercial y financiero de las empresas chilenas.

¿Cuáles son sus proyecciones para el sector empresarial chileno?
Las proyecciones de crecimiento son algo mejores que para la media de la región, y algo inferiores al promedio de crecimiento de la economía mundial. En la economía global entramos en una fase de bajo crecimiento económico, bajas tasas de rentabilidad, inestabilidad financiera y elevada tasa de mortalidad empresarial. Esto va a ser más explícito en algunos países de la UE.

¿Falta apoyo político o de normativas al sector empresarial de Chile?
Creo que a diferencia de lo que ocurre en otros países, las empresas chilenas disponen de un marco regulatorio muy aceptable. La principal motivación para la actividad de las empresas, en todo caso, no ha de ser apoyos públicos, sino la capacidad de sus gestores para detectar oportunidades de crecimiento nacional e internacional. A los gobiernos hay que pedirles que no obstaculicen la actividad empresarial, y tampoco que la apadrinen o tutelen en exceso.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon