Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Emperador de Japón admite "dificultad" para ejercer su cargo

logotipo de Pulso Pulso 08-08-2016 AFP

El emperador de Japón Akihito expresó este  lunes su preocupación sobre su capacidad para continuar cumpliendo con sus  obligaciones, sugiriendo que esperaba una reforma de las leyes que le obligan a  ejercer hasta su muerte. 

"Estoy preocupado por la dificultad para cumplir con mis obligaciones como  símbolo del Estado", declaró el monarca de 82 años, en un poco habitual  discurso a la nación, y reconoció tener en ocasiones "algunas limitaciones",  como su condición física. 

Akihito no pronunció la palabra "abdicación" en su discurso solemne, ya que  la Constitución le obliga a ejercer hasta su muerte y usar este término estaría  considerado como un acto político, algo que tiene prohibido. 

© PULSO

"Legalmente, no puede pedir una revisión de la ley, pero su mensaje llama  claramente a reflexionar concretamente sobre su futuro como emperador", subraya  Tomitaro Hashimoto, especialista del sistema imperial en la universidad de  Reitaku. 

Entre las posibles opciones, Akihito, un perfeccionista, criticó de forma  velada el sistema de regencia, al considerar que el cargo de un emperador,  cuyas tareas se "aligeran continuamente", está vacío. 

La llamada ley sobre la Casa Imperial indica que una regencia está prevista  "si el emperador no alcanza la mayoría de edad" o puede ser decidida "cuando  esté aquejado de una enfermedad grave, mental o físicamente, o exista un  obstáculo serio que lo incapacite para ejercer".  

El gobierno japonés tomó nota y no tardó en responder a las palabras del  emperador, que asumen "con seriedad". 

"Teniendo en cuenta las obligaciones del emperador, así como su edad y la  carga (de su trabajo), tenemos que ver firmemente qué podemos hacer", aseguró  el primer ministro japonés Shinzo Abe. 

Akihito confesó que "de cuando en cuando" se pregunta si sería posible  evitar que Japón se enfrente a la muerte de su emperador en ejercicio, ya que  el duelo y todos los actos funerarios son muy pesados para quienes se quedan. 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon