Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Empresarios de la Región del Biobío ven menores utilidades durante este año

logotipo de Pulso Pulso 01-09-2016 Rodrigo Cárdenas

Peores perspectivas para sus negocios muestran los empresarios de la Región del Biobío, según  el Índice de Percepción Empresarial Regional (IPER) realizado por EY (ex Ernst & Young), en conjunto con la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción (CPCC) y la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello. 

El índice, que se realiza en forma semestral, mostró por tercera vez 50 puntos, el nivel que separa el pesimismo del optimismo. “Las condiciones de la actividad económica parecieran haber sido internalizadas previamente, por lo que no presentaron cambios significativos en la percepción de los ejecutivos encuestados”, señala el informe.

Sin embargo, cuando se les pregunta más en concreto sobre las expectativas para su empresa el escenario se torna más negativo. “En seis meses, los empresarios que estiman que sus ventas disminuirán, aumentaron 13 puntos, alcanzando un 27%. Además, esperan una disminución en sus utilidades: Casi la mitad de las empresas consultadas estima que éstas se reducirán durante este año, probablemente ante un aumento percibido en los costos”, sostiene el socio líder de EY Concepción, Horacio Bustos. De hecho, según el índice, el 45,7% de los encuestados anticipan una baja en sus ganancias, 16,6 puntos porcentuales más que en diciembre pasado.

El experto agregó que “una mayor eficiencia de sus sistemas y procesos, incluyendo la simplificación de sus estructuras empresariales, además de mejoras en productividad y un planteamiento más innovador en el mercado, son algunos de los aspectos que las empresas deben considerar para lograr mantenerse en la senda del crecimiento”.  

En tanto, el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, Roberto Darrigrandi, indicó que la percepción empresarial se estabilizó en un nivel poco auspicioso, que ya está generando efectos reales en el crecimiento y niveles de inversión.

El académico destaca que a pesar de que la región logró un crecimiento de 2,8% en los primeros tres meses del año (de acuerdo al Inacer que mide el INE), por encima del 2,0% de crecimiento de la economía nacional, “un mayor optimismo empresarial pasa en forma relevante por cambios de fondo en la forma de conducir la política económica del gobierno, lo cual no se avizora en el corto ni mediano plazo”.

Preocupaciones. Nuevamente el principal riesgo económico para las empresas de la zona son las reformas impulsadas por el Gobierno. De acuerdo al informe, la incertidumbre que han provocado estos cambios fue elegida por 3 de cada 4 encuestado como la preocupación mási mportante.

Le siguen los movimientos en el tipo de cambio (28,6%) y en tercer lugar las condiciones y acceso a créditos de la banca (22,9%).

La presidenta de la CPCC, Elizabeth Gómez,  indicó que “el sector privado está preocupado, retrotraído, expectante. El problema es que mientras tanto el mundo sigue girando y las inversiones detenidas aquí les dan ventaja a otras en tierras más fértiles. La región no puede seguir esperando, porque sin condiciones favorables para invertir no solo se pierden oportunidades de negocios, se reducen las opciones de empleo y las de seguir siendo una plaza atractiva para crecer”.  

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon