Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Empresas chilenas 2.0: frenan internacionalización y apuntan a consolidar operaciones

logotipo de Pulso Pulso 23-11-2016 M.J. Tapia / S. Errázuriz / M. Marusic

Una compra por US$747 millones anunció Copec hace sólo una semana. La firma del grupo Angelini informó la adquisición de la operación del negocio de lubricantes de ExxonMobil en Ecuador, Colombia y Perú. Meses antes había comunicado dos compras más, dando cuenta de un auge expansionista que ha marcado a las empresas chilenas en las últimas décadas. Según cifras de la Direcon, la firmas locales han destinado US$106.604 millones a compras afuera en 25 años, sólo en el último quinquenio -2011-2015- han invertido US$48.833 millones, un 46% de la cifra total. Sin embargo, si bien hoy existe la percepción de que las empresas están invirtiendo más afuera, las cifras dan cuenta de que aún existe alto interés de las compañías locales por seguir creciendo en Chile. Además, ya hay varias empresas cuyo proceso fuerte de expansión concluyó, por ejemplo, Cencosud invirtió más de US$6 mil millones entre el 2002 y el  2012, y ahora prima la cautela, orientándose básicamente a crecimiento orgánico.

Las cifras dan cuenta de este fenómeno. Según datos de PWC, la inversión de chilenos en el exterior (flujos activos) llegó a los US$4.683 millones a septiembre de este año, un 70% menos que los US$15.655 millones reportados en igual período del año anterior, y un 51% inferior a los US$9.685 millones de 2014. Según datos de Direcon, en tanto, la Inversión Extranjera Directa de chilenos fue de US$4.615 millones en 2015, dato inferior a los US$18.627 millones que se veían en 2013. “Hoy las inversiones (en el exterior) están un poco frenadas”, reconoce el analista de Bice Inversiones, Aldo Morales. Añade que, por ejemplo, los retailers durante los último tres años “han estado más enfocados en mejorar sus operaciones”. Explica que, por ejemplo, Ripley se salió de Colombia por no resultar ser tan atractivo; lo mismo sucede con Cencosud que está vendiendo activos prescindibles. “No vemos que vayan a haber planes fuertes de crecimiento afuera en el corto plazo”, enfatiza.

El senior manager de M&A de PWC, Domingo Correa, subraya, sin embargo, que si bien el dato es menor, debiera incrementarse durante el cierre de año. “Hay muchas operaciones que se suman al final. Se negocian, se aplazan y ya deben concluir en los meses finales, aunque la tendencia es más baja que el año anterior”.

De este fenómeno también da cuenta la Cámara de Comercio de Santiago. El gerente de estudio del gremio, George Lever, asegura que “las empresas chilenas invierten mucho más dentro que fuera de Chile”. Añade que al tercer trimestre, la formación de capital fijo alcanzó a casi US$14 mil millones, mientras que la inversión directa en el extranjero fue inferior a los US$2 mil millones. “Hay segmentos específicos donde se puede dar que las empresas son más agresivas en el extranjero, pero corresponde a corporaciones que, generalmente, ya tienen desarrollada una vocación internacional, las que conocemos como multinacionales”, dice.

Hoy las proyecciones apuntan a una internacionalización menos intensa, pero con mayores ingresos provenientes de afuera, gracias justamente a la consolidación de las operaciones. Actualmente existen firmas cuyas ventas se generan en gran medida fuera del país. En el caso de Cencosud, el 60% de sus ingresos viene de afuera; en 2005, ese porcentaje ascendía a 38%. Para Sonda el exterior aporta un 54%, preponderancia que, no obstante, ha marcado a la compañía desde hace años. “Es esperable que las multinacionales de un país pequeño, como Chile, reduzcan progresivamente la participación de sus ingresos locales sobre el total, forma parte de un proceso natural de internacionalización”, explica Lever.

Más allá de los datos, las percepciones en torno a una mayor internacionalización se mantienen en el mundo empresarial. La situación económica, regulatoria y política hace que incluso hayan algunos que crean que esto debiera agudizarse. Así al menos lo plantea el presidente de Empresas Sutil, Juan Sutil, quien si bien valora la internacionalización, precisa que “hay países que permiten en forma más rápida y eficiente que se realicen proyectos que acá son muy difíciles de hacer, por ejemplo, en Perú se han hecho dos proyectos muy importantes en materia de desarrollo agrícola y riego. En Chile eso es más difícil de hacer por toda la regulación ambiental que hoy día está vigente y con la presión de los grupos ecologistas o ambientalistas. Y eso obliga a las compañías a buscar otros orígenes donde poder producir, donde los molesten menos”. 

POCAS, PERO CARAS

Mientras las cifras muestran un estancamiento en materia de inversión extranjera, las fusiones y adquisiciones al interior del país están prácticamente en niveles récord. Según un reporte de Dealogic, el monto total de M&A en el año asciende a los US$ 18.084 millones, su segundo mayor nivel desde el 2000, siendo sólo superado por el año 2014 cuando las operaciones llegaron a los US$ 21.480 millones. Tal cifra no se condice con el número de operaciones. Estas sólo suman 89, la menor cantidad de ellas desde 2006. Es decir, son menos, pero más caras. De hecho, en 2015 hubo 119, cuya valoración fue de sólo US$ 7.679 millones. 

Según Domingo Correa de PWC la tendencia de Latinoamérica y de Chile puntualmente es contraria a lo ocurrido en el resto del mundo. Mientras a nivel global los M&A cayeron 20% influenciado, estima Correa, por EEUU dada la incertidumbre de las elecciones. En América Latina, el nivel de actividad en términos de volumen subió un 28% y en Chile el alza fue de 49%. “Este año, limpiando las transacciones de Endesa y Enersis, pasas desde los 19 mil millones a 12 mil millones y el año pasado se hicieron US$ 8.500 millones”, explica.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon