Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Entrada de queso extranjero a bajo precio complica a la industria local

logotipo de Pulso Pulso 24-08-2016 Sofía Errázuriz

La entrada de queso de origen extranjero, especialmente europeo, ha crecido fuertemente en lo que va del año. ¿La razón? Fundamentalmente el precio, pues está ingresando a $1.800 por kilo promedio versus $2.500 del producto nacional. 

Esta situación está llevando a un aumento en las importaciones desde Chile, lo que está complicando cada vez más a los queseros nacionales que arriesgan gran parte de su producción por no poder competir con precios tan bajos. Estos productos proceden principalmente de  Estados Unidos (27,4%), Argentina (22,5%), Nueva Zelanda (15,5%), Alemania (12,3%) y Holanda (7,6). 

Los queseros acusan al retail, principal sector importador, por comprar más barato y luego venderlo al mismo precio que el queso nacional, ganando así el doble. 

De acuerdo con datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), durante el primer semestre hubo una disminución en el valor de las importaciones en el sector lechero, que alcanzó los US$96,9 millones, de un 10,6% en relación a igual período de 2015. Esto contrasta con el aumento del 4,6%  en los volúmenes. 

Este panorama estalló debido al fin de las cuotas europeas lácteas el año 2015, que como consecuencia disparó la producción de leche en Europa, especialmente en países como Polonia, Irlanda, Alemania y Holanda. A esto se suma la prohibición de Rusia de importar productos lácteos a la Unión Europea y Estados Unidos; y el cese de las importaciones chinas debido a un sobrestock interno. 

Según Alfredo Albarrán, secretario ejecutivo de Aproqueso, esto llevó a que tanto la Unión Europea como EEUU empezaran a acumular cada vez más stock, obligando a los productores a bajar sus precios para poder vender sus productos.  

La situación se acentuaría en septiembre -mes en el que comienza la producción masiva de leche- ante la posibilidad de que también bajen los precios de la leche. “Las empresas que hacen los productos con materia prima nacional tienen que competir con otros que llegan más barato y bajar sus precios, lo que traerá un ajuste en la materia prima”, explica Carlos Arancibia, gerente de Fedeleche. 

No sólo el contexto internacional complica a los productores nacionales, sino que también la realidad local: “Desde el 2015 la economía chilena comenzó a empeorar, lo que llevó a una sobre oferta en el país. Cuando a las personas les va mejor económicamente, compran más quesos”, asegura Albarrán. 

Pero no todas son malas noticias. Según los pronósticos de Rabobank los precios comenzarán a recuperarse a fines de este año y comienzos del 2017. Tras el frenazo de las importaciones en China, durante el primer semestre de este año, el país asiático aumentó el volumen de sus importaciones, creciendo en el caso de los quesos un 27%, promovidas principalmente por los bajos precios. 

“Esto permitiría que los países lleguen nuevamente con sus productos a este país, agotando su stock. Paralelamente, la producción mundial de leche está disminuyendo, lo que permitiría que los precios se ajustaran”, recalca Albarrán según los pronósticos de Rabobank.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon