Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Equidad territorial: una de las principales deudas

logotipo de Pulso Pulso 06-01-2017 Efraín Moraga

La segregación social urbana es uno de los principales problemas de la ciudad, nace desde la postergación de los sectores vulnerables en el acceso a los bienes públicos y servicios, poniendo en duda la sustentabilidad de los núcleos urbanos. 

“Uno de los principales flagelos que enfrenta Chile es la desigualdad, que tiene múltiples expresiones: de ingresos, de género, territoriales, etc.; y, por cierto, ella se expresa también en la calidad de vida y las oportunidades que ofrecen las ciudades a las personas”, explica Marcos Barraza, Ministro de Desarrollo Social, cartera que está a cargo en nuestro país de la coordinación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS).

Este problema se constituye como un importante desafío que, a juicio de expertos, se debe abordar creando políticas públicas enfocadas en el derecho a la ciudad.

“Las ciudades deben ser lugares inclusivos donde todas las personas puedan disfrutar de los beneficios urbanos, es decir, acceso a espacios públicos, educación, salud, trabajo, movilidad y transporte, seguridad, un medioambiente no contaminado, áreas verdes, posibilidades de interacción social, cultura, deporte y esparcimiento”, asegura Barraza. 

Para enfrentar estos desafíos, el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) elaboró un documento oficial con un conjunto de recomendaciones para avanzar en una Política de Suelo para la Integración Social.

“Faltan instrumentos más poderosos de gestión del mercado del suelo que eviten que este sea el único factor que decida dónde las personas pueden vivir, también faltan estándares de calidad de vida urbana equitativos que garanticen el acceso igualitario a calidad de bienes públicos y en tercer lugar, un efectivo proceso de descentralización”, asevera Luis Eduardo Bresciani, presidente del CNDU. 

Desde la academia explican que en el pasado las políticas públicas estaban enfocadas a satisfacer las necesidades básicas de la población, transformando a Chile en el primer país en vías de desarrollo en garantizar el acceso universal a la propiedad de la vivienda, pero que ese éxito no vino acompañado del adecuado aprovisionamiento de bienes de uso público. “Es imperativo que el Estado cambie la mirada respecto a la deuda urbana que se tiene con nuestras comunidades”, manifiesta Pablo Allard, decano de la facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo. 

La Cámara Chilena de la Construcción asegura que para evitar la segregación social es clave que el sector público planifique a largo plazo considerando la demanda esperada por vivienda e infraestructura. “El no proyectar la demanda y no planificar a largo plazo sólo trae segregación a los sectores medios emergentes y vulnerables pues los precios de las viviendas tienden a subir y obligan a trasladarse a la periferia de la ciudad”, explica Pablo Álvarez, gerente de Vivienda y Urbanismo de la CChC. 

Desde el mundo inmobiliario plantean que la equidad urbana no es sólo un desafío para el sector público, sino que los que ejecutan las obras de desarrollo urbano también son llamados a crear proyectos que avancen hacia la integración social de las ciudades. 

“El resguardo de la ciudad no es sólo un problema de las autoridades, requiere la atención de todos. El sector puede y debe ser protagonista de primer orden”, manifiesta Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Development Group.

Otro factor a considerar, debiera ser el desarrollo de ciudades mixtas, dado que ellas permiten mejorar la calidad de vida de las personas por medio de la facilitación de una mayor accesibilidad, destaca el gerente de desarrollo de la Inmobiliaria Indesa, Enrique Joglar. “La segregación social en Chile se dio, principalmente, por los altos precios en los metros cuadrados de las comunas. Pero hoy la posibilidad de desarrollo social integrado se da gracias a la expansión del uso de suelo de la ciudad”, dice Joglar.

En ese sentido, una de las maneras de avanzar hacia la equidad urbana es considerar aspectos como la integración y sustentabilidad de las ciudades, destaca el gerente inmobiliario de Brotec-Icafal,  Eugenio López. “El desarrollo de viviendas conlleva un desafío respecto a los lugares donde se construye: la integración, el equilibrio y sustentabilidad de las ciudades”, plantea.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon