Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Expertos respaldan a Foxley y prevén un cambio al sistema 100% integrado

logotipo de Pulso Pulso 30-09-2016 Miriam Leiva P.

El inminente arribo de la Reforma Tributaria en pleno está causando más de un temblor entre los expertos y los mismos contribuyentes que se sintieron interpretados por el llamado del ex ministro de Hacienda, Alejandro Foxley, a simplificar la normativa.

Es que al 1 de enero de 2017 todas las empresas deberán ingresar a uno de los dos regímenes contemplados: renta atribuida con un impuesto de 25%, o semi integrado con un gravamen de 27% y 65% de crédito, lo que tiene de cabeza a los asesores, que han encontrado muchos espacios en la ley y en las posteriores circulares.

“La ley todavía tiene muchísimos puntos poco claros, muchos temas no resueltos que generan distorsiones no queridas, y eso hace que la ley o las instrucciones no sean suficientes para aplicar la Reforma Tributaria sin el riesgo de cometer errores”, indicó la abogada experta de Recabarren y Asociados, Soledad Recabarren.

Por este hecho está casi convencida que debe haber un cambio que simplifique la normativa y así lo retrata, dijo, el hecho de que los equipos de los precandidatos presidenciales cercanos a Ricardo Lagos y Sebastián Piñera ya están hablando de reformas tributarias. “Hay cosas que se van a mantener sí o sí, como la antielusión, pero vale la pena remirar la conveniencia o no de que exista un régimen parcialmente integrado, considerando los tratados con otros países y que en el exterior se tributa en sistemas totalmente desintegrados o integrados, pero estas aguas a medias son siempre confusas”, dijo.

En la misma línea, Claudio Bustos de Bustos y Cía, consideró que las palabras de Foxley fueron acertadas y que un futuro cambio debería retomar la integración total, “y mantener el 100% del crédito y subir el impuesto de Primera Categoría a un nivel entre 30% a 31%, creo que sería mejor tolerado que el sistema actual que es excesivamente complejo”.

En todo caso también apunta a un posible cambio en un próximo Gobierno:  “No creo que se logre un consenso de aquí a enero, pero al menos vale la pena la discusión para que el próximo Gobierno haga algo”, recalcó. 

Más gradualidad. Para Sebastián Guerrero la medida a adoptar hoy sería aumentar en un año la entrada en vigencia. El socio de la oficina Guerrero, Valle, Garcés, quien estuvo en “la cocina” de la Reforma Tributaria recalcó que: “soy partidario de postergar la entrada en vigencia al 2018, básicamente porque he percibido un gran desconocimiento de cómo operarán los nuevos sistemas tributarios entre los asesores contables”.

De hecho, cree que la demora por elegir régimen se debe aparte de la cuestión cultural -“de dejar todo para última hora”- y de que muchas caerán por defecto en un regimen, a que la norma es muy compleja.“El SII recién hace 2 meses, dictó las circulares correspondientes al funcionamiento de los sistemas, y recién se está terminado el período de análisis”, afirma.

Guerrero también se mostró partidario de volver a la integración total, pero con los mismos niveles de tasas de impuestos, en caso que se mantuviera el Atribuido. “La reforma requiere una simplificación, no obstante los avances de la reforma a la reforma sigue siendo un sistema altamente complejo. En algún momento va a haber que revisar otra vez la existencia de estos dos sistema, porque el parcialmente integrado enreda y creo que no es lo ideal una diferenciación tan importante entre los impuestos”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon