Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Felipe Kast presenta batería de propuestas para modernizar funcionamiento del Congreso

logotipo de Pulso Pulso 22-12-2016 Natalia Olivares

En el marco de la discusión que lleva adelante el Congreso para modificar el reglamento de la Cámara de Diputados y modernizar el funcionamiento de la Corporación, el diputado Evópoli y aspirante a carta presidencial de Chile Vamos, Felipe Kast, presentó una batería de propuestas a la instancia revisora, dependiente de la comisión de Constitución.

Teniendo como base las cifras del período legislativo 2010-2014, el parlamentario, junto a su equipo de asesores, redactó al menos ocho medidas para cambiar el funcionamiento del Congreso, teniendo en cuenta que en dicho período se ingresaron 1.632 proyectos de ley, de los cuales 270 vieron la luz y fueron publicados, mientras 1.298 se mantienen en trámite.

Respecto a los proyectos de acuerdo, en esos cuatro años se ingresaron 876, siendo 759 aprobados, aunque de todas formas son una manifestación de intención de parte de la Cámara y no algo vinculante.

A este último punto el diputado por Santiago se enfocó y una de las medidas contenidas en el dossier de Kast apunta derechamente a eliminar los proyectos de acuerdo. Según estiman en su equipo, en cada sesión se destinan al menos 40 minutos para discutir dichos proyectos que, en lo concreto, no obligan al Gobierno a tomar ninguna medida más que marcar un punto. 

“Estos 40 minutos deberían estar destinados a votación de proyectos de ley propiamente tal y así darle celeridad a la tramitación legislativa, que se caracteriza por la lentitud de muchos proyectos que duermen, ya sea en la Cámara de Diputados, como en el Senado”, explica el documento.

Y puntualmente sobre los proyectos de acuerdo que signifiquen intervención de recursos fiscales, se propone cambiar la modalidad por el envío de cartas patrocinadas por un mínimo de 10 firmantes.

Respecto al trabajo legislativo en sí, se plantea prohibir el ingreso de nuevas mociones sobre materias que ya estén en curso en el Congreso, cambiando la modalidad para permitir modificaciones e instalar así un sistema de “coautorías” de proyectos de ley.

A eso se suma dos cambios de funcionamiento, como instaurar un sistema de evaluación de impacto para cada proyecto de ley que involucre recursos públicos significativos.

Según se plantea, “debe existir un equipo autónomo y externo a la Cámara conformado por expertos de diversas áreas que estarán a cargo de realizar una evaluación de impacto” de los proyectos de ley de esta envergadura.

El dossier también propone cambios para modificar cómo funciona actualmente la sala de la Cámara Baja y las respectivas comisiones temáticas. Puntualmente sobre el trabajo de las comisiones, también se proponen cambios. Según estiman, y para hacer seguimiento a la tramitación de una iniciativa, se propone “formar una mesa técnica conformada por asesores parlamentarios y técnicos en la materia, que trabajen bajo un método de dupla con cada diputado”.

Y respecto al trabajo en sala se propone eliminar el tradicional timbre de citación a votación y reemplazar el mecanismo con un aviso mediante aplicación a los teléfonos de los mismos diputados, y acotar el tiempo de intervención en cada proyecto.

“Las intervenciones no deberán extenderse por más de 30-45 minutos, eligiendo cada bancada a su representante para intervenir, quien será al orador del día”, se lee, invitando a los otros diputados que quieran intervenir a hacerlo en un estrado distinto, fuera de la sesión de Sala y con colaboración del Canal de Televisión de la Cámara.

Asimismo, se plantea que cada diputado se haga cargo de sus invitados en tribuna y, en caso de disturbios, se aplique una multa correspondiente a $200 mil, que sean descontadas de su dieta parlamentaria.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon