Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fiscal�a allana oficinas de Aurus y empresa se querellar� contra ex gerente de inversiones

logotipo de Pulso Pulso 07-10-2016 B. Sif�n / M. Villena / G. Villalobos

Cuatro agentes de la Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones (Bridec), además de los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena y personal de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) estuvieron durante la tarde de ayer en las oficinas de la administradora de fondos Aurus, donde tomaron declaración a los ejecutivos y socios de la AGF, además de incautar documentación y computadores.

A primera hora de ayer la Fiscalía Oriente decidió iniciar una investigación de oficio contra Aurus, luego de que ésta informara la noche del miércoles a la SVS, a través de un hecho esencial, que había detectado irregularidades en la administración de dos de sus fondos de inversión: Aurus Global y Aurus Insignia. “Fiscalía decidió iniciar de oficio esta investigación y se están realizando las diligencias pertinentes”, aseguró el persecutor Carlos Gajardo.

El destape

Según señala el documento enviado a la autoridad, tras una serie de auditorías internas detectaron “incosistencias en la forma de valorización de algunas operaciones de derivados, asociados a determinados activos de los fondos y la valorización de algunas cuotas de fondo de inversión privado”. 

Aurus además informó al regulador que por estos hechos desvincularon a quien era el gerente de inversiones de estos fondos, Mauricio Peña quien “confesó una serie de irregularidades”. El ingeniero comercial, quien además es socio de Aurus, dejó de trabajar en la entidad la tarde del martes 4 de octubre por incumplimiento de contrato y se espera que pronto deje de participar en la propiedad. Pero eso no es todo, ya que están decidiendo quién será el abogado penalista que patrocinará la querella que presentarán como administradora contra Mauricio Peña.

Al día siguiente tras la desvinculación de Peña, al mediodía, el director ejecutivo, Antonio Cruz, junto al gerente general, Juan Carlos Délano -además del abogado de Aurus- se reunieron con el Intendente de Supervisión del Mercado de Valores, Hernán López, a quien le entregaron los detalles que habían obtenido de la confesión de Peña, además de las auditorías internas que les permitieron detectar las irregularidades en las que incurrió Peña. 

De forma externa, quienes estaban a cargo de las auditorías era E&Y, entidad que señaló en su informe de estados financieros a 2015 que “con fecha 24 de febrero de 2016, emitimos una opinión con salvedades en los estados financieros al 31 de diciembre de 2015 referido a que el fondo registraba y valorizaba las cuotas de su propia emisión como activos financieros a valor justo y no deducidas del patrimonio del fondo como lo requieren las normas internacionales de información financiera”. Sin embargo, aseguraron que la situación fue corregida por la administración del fondo.

Tras conocerse la situación, la firma empezó un proceso de revisión interna con un comité especial para determinar los alcances de su auditoría y procedimientos respecto del informe realizado sobre los EEFF a 2015.

Por esto mismo, ayer Aurus decidió contratar a Deloitte, que liderará una nueva auditoría externa. Ejecutivos de la auditora llegaron cerca del mediodía de ayer a las oficinas ubicadas en Avenida la Dehesa.

El fraude

Conocedores de los hechos aseguran que una falta de control interno y exceso de confianza en el ejecutivo permitieron a Peña modificar los informes mensuales de los fondos, en donde incluso cambiaba los gráficos y las rentabilidades de cada uno. Eso sí, agregan, no habían razones para desconfiar de él, ya que era muy cercano a los demás socios y había participado de la creación de ambos fondos (ver nota relacionada).

A través de un comunicado, Antonio Cruz, señaló que “es importante aclarar que su estructura de remuneraciones no consideraba incentivos variables agresivos, ni directamente relacionados a la rentabilidad de los fondos, sino a los ingresos recurrentes netos. Además, según la información que tenemos hoy día, habría actuado solo”.

Pese a que aún no tienen el detalle de durante cuánto tiempo Peña modificó la información, desde Aurus estimaron de forma preliminar en US$25 millones el daño patrimonial en los fondos, que tenían como principales aportantes inversionistas de alto patrimonio. 

Mientras el fondo Aurus Insignia administra $65 mil millones y se creó en 2008, el Aurus global tiene un patrimonio de US$13 millones y se creó a mediados de 2015.

Además de informar al regulador los antecedentes y desvincular a Peña, los ejecutivos de Aurus solicitaron a la SVS que congelara los rescates de sus fondos; sin embargo, a través de un oficio firmado por el superintendente, Carlos Pavez, respondieron que “no corresponde autorizar la suspensión de las operaciones de rescate de cuotas de los Fondos y distribuciones en efectivo, atendido que esa administradora cuenta con las herramientas pertinentes para adoptar las medidas apropiadas para enfrentar las circunstancias expuestas en los hechos esenciales de los Antecedentes. Lo anterior, sin perjuicio que esa administradora deba informar al aportante que solicite el rescate de sus cuotas la regulación antes expuesta sobre el plazo de su pago y oportunidad de determinación del valor de liquidación a pagar”. 

De todas formas, cercanos a la administradora reconocen que al menos durante el primer día, las solicitudes de rescate que recibieron fueron menores. 

Con todo, tras conocer los hechos, desde la Asociación de Administradoras de Fondos de Inversión informaron que han “tomado contacto con esta Administradora y solicitado nos informen con el mayor detalle posible sobre y sus principales consecuencias para los fondos en cuestión (...) como Asociación nos sentimos obligados a revisar en profundidad estos hechos y tomar medidas o promover cambios que busquen evitar cualquier tipo de irregularidades o situaciones que signifiquen perjuicios para los fondos de inversión y, al final, a sus aportantes”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon