Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fiscalización a los entes concursales

logotipo de Pulso Pulso 05-10-2016

Sin duda alguna, una legislación concursal moderna y flexible tiene consecuencias relevantes para toda economía competitiva, al resolver en forma eficiente la insolvencia que puede afectar a consumidores o empresas, disminuyendo los grados de incertidumbre asociados tanto para deudores como acreedores. Desde hace años que el derecho concursal comparado había incorporado el reemprendimiento, concibiendo la insolvencia como una oportunidad de aprendizaje y mejora para el emprendimiento fallido.

La Ley 20.720, que cumple dos años de vigencia, significó una importante innovación frente a la obsolescencia que afectaba a nuestra legislación anterior de quiebras, creando procedimientos más breves y específicos para cada tipo de deudor, tomando en consideración sus necesidades especiales, y dotando de las herramientas necesarias a los acreedores para que estos puedan hacer valer sus derechos en este tipo de procedimientos.

Asimismo, y en razón de la señalada importancia económica, la referida normativa dotó a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SIyR) de las adecuadas potestades fiscalizadoras, para que esta institución supervigile todas las actuaciones de los liquidadores, veedores y, en general, de todo aquel que por ley quede sujeto a su control, llamados usualmente entes concursales, en los procedimientos concursales en que participen y, de esta forma, resguarde la fe pública involucrada en dichos procesos. Una buena fiscalización genera confianza para los intervinientes del proceso, al existir un tercero imparcial que vela por la probidad administrativa de los entes sujetos a fiscalización.

En lo que va del segundo semestre, la SIyR, en cumplimiento de sus potestades legales, ha efectuado alrededor de 300 acciones de fiscalización, vigilando el proceder de los entes concursales en esta clase de procedimientos judiciales. Asimismo, ha rediseñado su política de fiscalización, definiendo los lineamientos principales para desarrollar las acciones relacionadas con sus funciones esenciales, e iniciado cerca de 30 procedimientos administrativos disciplinarios.

Como administración, estamos plenamente conscientes de nuestra misión, razón por la cual la supervigilancia de la labor que realizan los sujetos fiscalizados en los procedimientos concursales se ha fijado como uno de los principales ejes estratégicos de nuestra política institucional, resguardando de esta forma, como se ha señalado, los mejores intereses sociales y económicos del país.

*El autor es superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento (TP).

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon