Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

FMI: "Ambigüedades" de Reforma Laboral pueden retrasar recuperación de confianzas

logotipo de Pulso Pulso 03-11-2016 Rodrigo Cárdenas

“Los fundamentales y el marco de políticas de Chile se mantienen estables. Sin embargo, las expectativas económicas están siendo moldeadas por el menor dinamismo de socios comerciales clave, menor crecimiento de tendencia en Chile y crecientes demandas sociales por crecimiento inclusivo”.

Así parte la declaración de este año del Capítulo IV sobre Chile del Fondo Monetario Internacional (FMI), el que destaca aspectos macroeconómicos de Chile, pero a la vez advierte sobre elementos que están perjudicando el crecimiento.

Entre estos últimos, el informe destaca que “la recientemente aprobada ley laboral establece nuevos estándares en las relaciones entre trabajadores y empleadores. El nuevo marco necesita un cuidadoso balance con consideraciones de equidad y eficiencia. Ambigüedades legales in la nueva ley necesitan ser abordadas rápidamente para evitar extender los costos de implementación”.

Sobre lo mismo, el informe va más allá y advierte que “la recuperación de las confianzas puede retrasarse por una prolongada resolución de las incertezas incluidas en la nueva ley laboral”. Esto, en vista que desde el propio Gobierno han reconocido que ese reforma, tal como está, puede llevar a una mayor judicialización de las relaciones laborales.

Respecto de otra de las reformas clave del actual Gobierno, la tributaria, el organismo internacional sostiene que el alza en el impuesto a las empresas ayuda a financiar “una fundamental reforma educacional”, pero está “desacelerando la formación de capital”. 

Recomendaciones

Las conclusiones del organismo internacional destacan la administración de la política macro nacional. Entre estos aspectos, destaca el Presupuesto 2017 anunciado por el Gobierno (con un alza de 2,7%), el que “apropiadamente ha movido la aguja hacia la consolidación fiscal” a la vez que “apunta a mantener un gasto pro crecimiento en un entorno presupuestario más ajustado”.

Asimismo, sostiene que “mantener la credibilidad fiscal mientras se abordan las brechas en habilidades e infraestructura requieren un cuidadoso balance”. En ese contexto, indica que durante algún tiempo el Gobierno ha hecho uso del espacio fiscal disponible, sin embargo, los permanente bajos ingresos por cobre y la caída del crecimiento de tendencia ahora insta a un ajuste gradual”.

El FMI concluye que si bien la consolidación fiscal debe continuar, Chile puede actuar lento “por ahora”. Esto, ya que si bien la deuda bruta del Gobierno “se ha incrementado rápidamente y alcanzará el 25% del PIB el próximo año”, un ajuste gradual en 2017 y 2018 se justifica dado que los activos netos son aún positivos, los bajos costos de financiamiento mantienen los tipos de interés bajos, y los mayores gastos se están usando en construir capital humano e infraestructura.

De todas formas, cuando se retome un mayor crecimiento económico, y se aborden las necesidades de gasto, “debería adoptarse un camino de consolidación fiscal más ambicioso”. El Fondo también plantea que el Consejo Fiscal Asesor (CFA) debe tener independencia financiera y un mandato más amplio, para evaluar objetivos fiscales anuales y de mediano plazo”. Esto, mientras desde Hacienda han indicado que este tema “no es prioritario”. 

Sobre la política monetaria, el FMI reconoce que se ha vuelto “más acomodaticia” este año, a la vez que destaca que la inflación “se ha decelerado más rápido de lo esperado”. Si bien esta situación sería producto principalmente de la mayor apreciación del peso durante el presente ejercicio, “los riesgos de que la desinflación se extienda al sector no transable han aumentado con la desaceleración de la actividad económica”.

En este contexto, el FMI sugiere que “el Banco Central debiera recortar las tasas de interés si la desinflación se torna más amplia y persistente, y los riesgos de crecimiento se profundicen en los próximos meses”. De hecho, la entidad sostiene que la esperada ampliación de las brechas de capacidad y la desaceleración en el crecimiento de los salarios han aumentado los riesgos de que la inflación se ubique por debajo de la meta del instituto emisor (de 3%). El Fondo respaldó el proceder del BC en los últimos meses, incluyendo su decisión de no mover la tasa en 3,5% y mantenerse “data dependiente”.

Sistema financiero. El FMI destaca además que el sistema financiero chileno está “sano”, pero los riesgos sobre su estabilidad hacen que sea necesario un monitoreo de cerca. 

La entidad sostiene que las compañías de seguros de vida y los fondos de pensiones continúan siendo presionados por un ambiente de bajos rendimientos, lo que los ha hecho mover sus portafolios en busca de mayores rendimientos, pero potencialmente más riesgosos o activos menos líquidos.

“Un crecimiento menor del esperado puede tensionar las empresas altamente endeudadas y las pymes menos resilientes”, sostiene la entidad. 

Asimismo, llamó a no retrasar más la adopción de nuevas regulaciones en el sector, en particular la actualización de la Ley General de Bancos. Indica que hay riesgos de que esto ya no se haga durante la actual administración”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon