Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

FMI estima aumento del desempleo en Chile, pero estabiliza sus proyecciones de crecimiento

logotipo de Pulso Pulso 05-10-2016 F. Guerrero y C. Alonso

Se acabaron los recortes a las estimaciones del crecimiento de Chile por parte del Fondo Monetario Internacional, que en su Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés) determinó dejar intactas las apuestas por una expansión de 1,7% en 2016 y 2% en 2017. Sin embargo, no todas fueron buenas noticias, ya que en el informe publicado ayer por el organismo con sede en Washington proyectó un desempleo por sobre 7% hasta 2019. 

El mercado laboral no será inmune a un crecimiento que repunta, pero queda por debajo de su potencial de 3% los próximos dos años y detrás del alza de 3,1% del PIB mundial del presente ejercicio. Así, la tasa de desempleo, que cerró el año pasado en 6,2%, subirá a 7% en el presente ejercicio hasta alcanzar un peak de 7,6% en 2017. Recién conseguiría ceder a 6,6% en el año 2020.

“La persistente caída del precio del cobre y la incertidumbre en torno a las políticas están empañando las perspectivas en Chile”, señala el informe (revisar iPad), aunque matiza estas palabras asegurando que el crecimiento de la actividad nacional “aumentaría gradualmente hasta su potencial” de 3% a partir del próximo año.

Donde sí destaca Chile, de acuerdo a las estimaciones del Fondo, es en su manejo de la inflación, que después de anotar un alza de 4% en 2016, se mantendría en línea con la meta del Banco Central de 3%, hasta por lo menos 2021, año hasta el que llegan las proyecciones del informe. 

También destaca la confianza del organismo respecto al control del déficit estructural, que este año quedaría en -2,5%. Si bien el gobierno espera que se reduzca anualmente en 0,25 puntos porcentuales, el FMI llega a apostar por rebajas de medio punto, hasta llegar a un déficit de -0,2% en cinco años más. 

Por otra parte, la deuda neta pasaría consistentemente del terreno negativo al positivo a partir de 2017. Después de cerrar en 0% este año, comenzaría a subir desde 2,9% el próximo ejercicio hasta 7,6% en 2021.

Con todo, de un total de 190 países Chile será el país número 131 en el ranking de crecimiento del PIB de este año. El año pasado su desempeño en el listado fue bastante mejor, al conseguir ubicarse en el lugar 117.

Estimaciones frente a frente

Las proyecciones del Gobierno para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) son un poco más optimistas que las que entregó el FMI. Para este año Hacienda prevé un 1,75%, mientras que para el próximo año la expectativa apunta a una alza de 2,25%. De concretarse esta proyección, y considerando los crecimientos de 1,9% en 2014 y de 2,3% en 2015, la expansión promedio del Gobierno de Michelle Bachelet sería de 2%. 

Los economistas locales se alinearon más con la proyección que entregó el FMI. Alejandro Fernández, de Gemines señaló que “la proyección del FMI está más alineada con la visión que tienen los analistas locales reflejadas en la Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central, lo que es más realista que lo planteado por Hacienda. Y en particular mi proyección es de 1,5% para este año y de 1,8% para el próximo”. 

Para Fernández si bien “el escenario externo para el próximo año es numéricamente mejor, son sólo unas décimas más altas que este año, y eso no alcanza a alterar la trayectoria de crecimiento de Chile”.  

A su turno Nathan Pincheira, economista de Banchile aseveró que “nuestras proyecciones están más alineadas con el FMI, ya que las estimaciones de Hacienda se sustentan en un mejor ambiente externo, mejor precio del cobre y un mejoramiento de las confianzas, pero en ninguno de esos factores se percibe con claridad un repunte en el corto plazo”.  

Para Pincheira, “hace bastante tiempo que el crecimiento está asentado en torno a 2%, y eso  se debe a que hay una menor capacidad de crecimiento en términos estructurales lo que se suma a los efectos cíclicos negativos impulsado por el sector minero”. Por ello, agregó que  “si se quiere mejorar el crecimiento se debe pensar en otras cosas, pero todas ellas son de largo plazo, que apunten a mejorar la productividad”. 

Por su parte, Patricio Rojas, de Rojas y Asociados subrayó que el crecimiento de tendencia de la actividad está más cerca de 1,5% que de 2%, por lo que si la economía sigue como hasta ahora, crecer sobre el 2% en 2017 es poco probable. “En la medida que veamos un comportamiento de la inversión bajo o nulo, la posibilidad para que la economía repunte en el corto plazo es bajo, por ello recién hacia 2018, 2019, la economía podría tener un comportamiento más dinámico, con un nuevo gobierno que tendrá perspectivas más optimistas”. 

En cuanto a la proyección de desempleo que entregó el FMI, Rojas dijo que “por la manera en como se está midiendo donde cobra relevancia el empleo por cuenta propia, hace difícil que se cumpla una tasa de desempleo de 7,6% como proyecta el Fondo”. No obstante, precisó que pese a ello, “el mercado laboral muestra claros signos de deterioro”.  

Opinión distinta entregó Felipe Alarcón, de Euroamerica, quien espera que la tasa de desempleo registre un promedio de 7,5% para el próximo año. “El efecto de la desaceleración de la economía en el empleo se transmite con rezago hacia el mercado laboral, pero también hay otros indicadores que muestran el deterioro del mercado laboral como el hecho que las personas estén trabajando por menos horas y el aumento del empleo por cuenta propia”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon