Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

FNE acusa a laboratorios por colusión en licitaciones de Cenabast por más de 14 años

logotipo de Pulso Pulso 05-08-2016 K. Maraza y C. Cabello

Son 93 los productos involucrados en un nuevo cartel investigado por la Fiscalía Nacional Económica (FNE). Esta vez, en el mercado de los medicamentos genéricos, donde los laboratorios Fresenius, Sanderson y Biosano se habrían coludido entre 1999 y al menos el segundo semestre de 2013. 

Los acusados buscaban acordar el menor precio ofertado en las licitaciones de la Central Nacional de Abastecimiento del Sistema Nacional de Salud (Cenabast), para así determinar quién proveería estos insumos.  

Cenabast requirió este conjunto de medicamentos en 1.262 ocasiones, pero la FNE estima que “el total de licitaciones afectadas es probablemente mayor, pues solo desde el año 2006 existe información sistematizada sobre todos los procesos de licitación pública de ampollas convocados por Cenabast, en las bases de dato de Chilecompra. La información de los años anteriores fue recopilada de los registros históricos disponibles en Cenabast”.

La historia comienza en el año 1999, pero no es hasta 2010 donde se establece los nombres de los principales gestores de este cartel.  Claudio Reginato Vásquez, participó durante el periodo como gerente de operaciones y subgerente general de Biosano. Su hermano Mauricio lo hizo como asistente comercial y gerente comercial de la misma firma. En tanto Pedro Pablo Echeverría Bascuñan y Mariano Ojeda son señalados como los ejecutores por parte de Sanderson/Fresenius. “Todos participaron hasta que fue desbaratado el cartel en el año 2013”, dice la FNE en el expediente del caso.

El expediente de la investigación detalla que al principio el cartel se reunía en un restaurante cercano al Parque O´Higgins. Posteriormente, en 2001, las reuniones pasaron al Centro Vasco, en Santiago. Luego, en 2009, al domicilio particular de uno de los ejecutivos y esporádicamente en cafés de la capital.

Las reuniones eran convocadas por teléfono o presencialmente, al término de las sesiones de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos (Asilfa).

“Los ejecutivos de Biosano dejaron constancia de ellas en citaciones internas de Outlook, en las que se refieren subrepticiamente a los ejecutivos de Sanderson/Fresenius  como los “roedores” o las “ratas”, entre otros”, detalló la FNE.

En estas reuniones asistían con planillas Excel. “Se detallaban las licitaciones convocadas pro Cenabast, los medicamentos requeridos, la cantidad y presentación solicitada, información usada para definir quien se adjudicaría los medicamentos, en que eran competidores. En las planillas anotaban la oferta que debía hacer la ganadora, y algunas veces hasta el precio de referencia para el perdedor”, sigue el documento.

En el proceso hubo algunas dificultades. En 2003, las que fueron resueltas sin mayores complicaciones.

El 24 de abril de 2013, la FNE realizó la diligencia de entrada, registro e incautación en dependencia de Biosano y Sanderson/Fresenius. Según consigna la solicitud de beneficios, con posterioridad a ello, el encargado de licitaciones de Cenebast en Sanderson/Fresenius envió mensajes a un ejecutivo de Biosano, a través de Whatsapp, instándolo a “retomar los entrenamientos”, en referencias a las reuniones para implementar el acuerdo.

Las  requeridas, en conjunto, han concertado una participación de mercado que va entre 65,2% y 96,5%. Durante este período, el monto total adjudicado por Cenasbast superó, en términos nominales, $24 mil millones. Las requeridas se adjudicaron el 85% de ese monto. El porcentaje restante se dividió entre 20 laboratorios, de los cuales ninguno tuvo más de un 2% de participación de manera individual.

Barreras de entrada. Un laboratorio que produce una amplia gama de ampollas puede explotar economías de escala difíciles de alcanzar para uno que sólo produce una pequeña variedad. Un mercado pequeño, como el chileno, es poco atractivo para empresas transnacionales donde el costo de producir un lote es alto en relación a la demanda. “No hay en el mercado competidores que oferten una amplia gama de ampollas en las licitaciones del mercado relevante o que se hayan adjudicado licitaciones de manera consistente y, en desestabilicen al cartel”.

La FNE señaló que el acuerdo anticompetitivo confirió a los laboratorios “poder de mercado”, lo que queda demostrado “por la larga duración del cartel y por el alto. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon