Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

FNE detecta conductas abusivas de Chilectra y pide regular negocio paralelo de distribuidoras

logotipo de Pulso Pulso 30-12-2016 Constanza Valenzuela

Hace un poco más de un año, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) abrió una investigación sobre Chilectra (hoy Enel Distribución) por una denuncia por supuestas prácticas anticompetitivas. Si bien, el organismo decidió archivar el caso, sí detectó actuaciones de Enel que contravenían la debida competencia en el mercado de servicios secundarios. 

En concreto, la FNE evidenció la entrega por parte de Chilectra de beneficios a las empresas constructoras e inmobiliarias, a través de la cesión de equipos de calefacción y de agua caliente a modo de préstamo sin cobro, condicionada a que adquiera de la misma empresa otros servicios adicionales como obras eléctricas, empalmes, entre otros.

Dicho artefactos -entregados a costo cero- habrían sido subsidiados con los ingresos obtenidos por parte de la empresa en el mercado de la distribución eléctrica, dado el aumento del gasto en electricidad del cliente final. En otras palabras, Enel subsidiaba su actividad en un mercado competitivo con los ingresos obtenidos de un mercado regulado.

Frente a esta situación, la FNE declaró que “la estrategia comercial de ENEL (...) no puede ser igualada por sus competidores en el mercado de la instalación y comercialización de equipos eléctricos para nuevos proyectos inmobiliarios y afecta su normal funcionamiento”. “Adicionalmente, aquellos proveedores de equipos eléctricos que no son proveedores de Enel, pueden tener dificultades para entrar al segmento del mercado en donde la denuncia ofrece productos y servicios”, añade.

La FNE dijo que, sin perjuicio de lo anterior, las conductas realizadas no constituyen una política general de la empresa: entre 2013 y 2015, los proyectos en los que se entregó comodato llegaron a entre 10% a 12%.

En este contexto, la compañía comprometió una serie de medidas para revertir esta situación, partiendo con poner término a las prácticas antes mencionadas. A lo que añadió no otorgar descuentos mayores a sus clientes, por concepto de equipamiento eléctrico, que los que puede obtener de sus propios proveedores.

Adicionalmente, la empresa se comprometió a garantizar que inmobiliarias y constructoras que deseen adquirir equipamiento eléctrico para sus proyectos a través de Enel puedan elegir libremente a los proveedores de equipos eléctricos y productos que mejor satisfagan sus necesidades. 

Contactados en Enel señalaron que: “Este caso ha sido archivado, asumiendo la empresa el compromiso de adoptar algunas medidas, dentro de las cuales se encuentra la finalización del otorgamiento de comodatos a los nuevos proyectos inmobiliarios”. 

Al mismo tiempo la FNE pidió regular la forma en que la empresas distribuidora participan en segmentos no regulados del mercado de forma que estas no aprovechen las ventajas de ser monopolista dentro del área de concesión. 

La entidad aseguró que si bien existe un borrador del decreto supremo con modificaciones del Ministerio de Energía, este no acoge todas las propuestas realizadas por el TDLC. 

Dado ello, la Fiscalía insiste en que se deben determinar plazos máximos para prestar aquellas actividades que componen los servicios asociados y establecer un órgano fiscalizador y sanciones por el incumplimiento de la regulación propuesta. A ello se suma, la conveniencia de tener organismos certificadores de instalación eléctrica independientes de las empresas distribuidoras, autorizados y fiscalizados por la SEC, para evitar que tengan incentivos a prestar un mejor servicio de certificación cuando se contrata con ellos otros servicios distintos al suministro eléctrico. 

Asimismo, y dada la creciente diversidad de giro de las empresas de distribución, la entidad asegura que podría resultar necesario tomar medidas preventivas que eviten que se produzcan subsidios cruzados en otros mercados a futuro. Dado ello, la FNE afirma que sería recomendable que se analice la posibilidad de establecer la obligatoriedad de las empresas de llevar contabilidad separada respecto de todas aquellas unidades de negocios y/o actividades distintas a la provisión del suministro eléctrico.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon