Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno apostaría sellar esta semana acuerdo en el Congreso para viabilizar reajuste

logotipo de Pulso Pulso 25-10-2016 Juan Pablo Palacios

Importantes definiciones se adoptaron ayer en el tradicional almuerzo de coordinación entre las autoridades del Ministerio de Hacienda y los diputados y senadores de la Nueva Mayoría (NM) que integran las comisiones especializadas del área, de cara a la discusión del reajuste salarial del sector público.

En la cita a la que asistieron el senador Carlos Montes (PS), Marcelo Schilling (PS), Pablo Lorenzini (DC) y José Miguel Ortíz (DC), el ministro Rodrigo Valdés, según algunos de los presentes, habría sincerado que la idea del Gobierno es zanjar “lo antes posible”, es decir durante esta semana, la discusión sobre el guarismo que regirá a los empleados públicos con el envío de un proyecto de ley al Congreso.

“Esperamos cerrar luego este tema, ojalá esta semana. Luego viene el Presupuesto y nos quedan menos días de debate”, señaló el diputado Lorenzini.

En el encuentro Valdés además habría sincerado que el escenario para alcanzar un acuerdo con los gremios que componen la Mesa del Sector Público (MSP) es complejo, debido a que las posiciones de ambas partes estarían alejadas, dentro de lo cual se suman los contantes llamados a paro de los trabajadores, lo que ha dificultado más el diálogo.

Ante ello, Valdés habría optado por concentrar sus esfuerzos en buscar un acuerdo político en el Congreso que viabilice la aprobación del reajuste.

“Quedamos de reunirnos mañana en Valparaíso, por lo menos las comisiones de Hacienda de la Cámara de Diputados y del Senado de la Nueva Mayoría a ver si logramos un acuerdo y hacemos una tramitación más rápida con el acuerdo nuestro”, señaló Lorenzini, agregando que “más allá de lo que puedan hacer las organizaciones, donde ellos hacen su negociación, al final los que votamos somos nosotros (los parlamentarios)”.

Lorenzini indicó que plantearon ayer a Valdés que “más allá del porcentaje de reajuste, lo importante es tener un bono de término de conflicto (…). Hay que lograr un bono entre $80 mil y $100 mil”.

Por su parte, el jefe de la bancada de diputados DC Fuad Chahín confirmó que en la reunión de hoy en el Congreso, dependiendo del resultado de las últimas conversaciones con la MSP, “esperamos un esfuerzo mayor del Gobierno y que el reajuste se focalice bien. Pretendemos que se congelen las rentas mayores de dos millones de pesos y que todo el esfuerzo sea para los sueldos menores a ese monto”.

Trascendió que durante la discusión de ayer en Teatinos 120 el Ejecutivo habría revelado que sólo tendría espacio para elevar su propuesta de reajuste entre una y dos décimas, desde la última oferta de 3% de alza que se planteó a los gremios.

Asimismo, respecto de los tramos, Valdés se habría mostrado dispuesto a congelar las rentas que están sobre los $5 millones. En tanto, algunos parlamentarios plantearon acotar ese monto a $4 millones.

En cuanto al bono por término de negociación, el Gobierno propuso a los parlamentarios la opción de que éste beneficie a los empleados fiscales que ganan en torno a los $500 mil mensuales. En tanto, los legisladores pidieron elevar esa cifra a $800 mil.

El rol del PC y los gremios

Hasta el cierre de esta edición, las autoridades de Gobierno estaban reunidas negociando con los representantes de la Mesa del Sector Público. La idea era finiquitar ayer la fase de diálogo con los gremios para luego buscar apoyos en el Parlamento.

En esa sede es donde se podría repetir una dura discusión con la bancada de diputados del Partido Comunista (PC), facción que el año pasado se desmarcó del resto de sus aliados de la Nueva Mayoría (NM), votando en contra en el primer trámite del reajuste de 4,1% que planteó Hacienda.

En ese plano, el presidente de los comunistas Guillermo Teillier ya hizo una advertencia. “Si el Gobierno sigue planteando un aumento que esté por debajo del alza del costo de la vida, nosotros lo rechazaremos. La negociación tiene que partir de ahí para arriba. Creo que se tiene que poner atención porque los trabajadores no sólo piden aumento de sueldo, sino también cambios en temas administrativos, como adecuaciones y que tienen que escucharse por parte del Gobierno”, dijo Teillier.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon