Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno cierra la puerta a un reajuste mayor de pagos a Alsacia y eleva presión al operador

logotipo de Pulso Pulso 21-07-2016 Carla Cabello
© PULSO

Muy lejos están las negociaciones entre el Ministerio de Transportes y la operadora del Transantiago Alsacia, empresa que pide un reajuste cercano al 28% en los traspasos del Estado por sus servicios y que está en medio de una profunda crisis financiera. 

Si bien el Gobierno está llano a acceder a un reajuste, por ahora la cifra pedida por la operadora está muy lejos de lo que está dispuesto a ofrecer el Ejecutivo.

El ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Andrés Gomez-Lobo, salió a responder el emplazamiento de Alsacia, señalando enfático que su petición “no se justifica en base a las condiciones de contrato”.

“Nosotros nos estamos apegando al contrato y el reajuste está establecido de forma muy clara por el índice pasajero kilómetro (PPK) y en la revisión programada solo se ajustará el PPT por lo que justifica contrato”, dijo Gómez-Lobo.

Respecto a los tiempos, el secretario de Estado sostuvo que “esperamos resolver esto en las próximas semanas pero esto es un proceso de negociación, y por lo tanto se puede alargar un poco”,

Hace unas semanas el Gobierno optó por reasignar recorridos de la empresa Alsacia Express a otros operadores del Transantiago, debido al déficit de buses que reportó la concesionaria. 

Respecto a una revisión más en profundidad del contrato para ver otras mejoras, el ministro dijo que “a Alsacia Express ya le dijimos que vamos a chequear el plan operacional, porque ellos dicen que no tienen la flota para cumplirlo, el contrato permite achicarlo y esos cinco servicios ya los pasamos a otros operadores. Ahora hemos estado trabajando con ellos en todo lo que concierne la revisión programada”.

Adicionalmente, Gomez-Lobo resalta que tanto Alsacia como Subus “están en un proceso de negociación con sus acreedores para darle sustentabilidad financiera a la empresa pero siguen operando normalmente y nosotros nos vamos a preocupar de dos cosas principalmente, una es la continuidad operativa y dos, que se respeten todos los derechos de los trabajadores”.

No es el único operador en problemas. Recientemente se formalizó el cierre de negociación que llevó a cabo Subus y el Gobierno, cuyo addendum suscrito -ya aprobado por la Contraloría- significó un reajuste de $54,1 en su tarifa por pasajero transportado (PPT), llegando a $618,8, como “como compensación a la caída del Índice de Pasajeros por Kilómetro (IPK) que existió durante los 12 meses anteriores a marzo de 2016”.

Liciataciones futuras. La crisis financiera por la que atraviesan las dos principales operadores del Transantiago, Alsacia y Subus, ha puesto en dudas el sistema de transporte capitalino. Lo que más genera preocupación en la industria es lo que pueda suceder en las próximas licitaciones que se llevarán a cabo en 2017 y pueda afectar la llegada de nuevos operadores. Esto, considerando que una de las metas del Gobierno es aumentar el número de operadores del Transantiago.

El gerente general de Subus, Andrés Ocampo, durante su exposición en la Comisión de Obras Públicas, Transportes y Telecomunicaciones de la Cámara de Diputados la semana pasada se refirió a una “condena del transporte de Chile” en una licitación futura frente a este complejo escenario.

“Estoy en desacuerdo”, dijo al respecto al ministro de Transportes. “Con el quite de cinco servicios a Alsacia Express por la disminución de su plan operacional las empresas que tomaron esos servicios no han tenido ningún problema en conseguir financiamiento para la compra de buses nuevos”, explicó.

Y agregó: “Yo no veo ningún problema en la medida que los analistas y el sector financiero saben distinguir cuando son problemas de gestión de una empresa y cuales son los problemas estructurales, y en este caso hay problemas con dos empresas, pero el resto de las empresas no tiene problemas. En la medida que existan postulantes con buenos planes de gestión no veo cual sería el problema con el financiamiento”. 

Además, descartó que la crisis por la que atraviesan Subus y Alsacia se deba a problemas estructurales del sistema. “Es un problema de dos empresas que no solo tienen problemas de gestión sino de sobreendeudamiento. Es un problema que han tenido, particularmente una de ellas, que tiene una empresa que la endeudó demasiado y además tiene problemas de tamaño porque son empresas muy grandes, les cuesta controlar la operación, y por lo tanto, al tener una mala operación, nosotros hacemos todos los descuentos que nos obliga el contrato y eso también le deteriora la situación financiera. A futuro las empresas van a ser más chicas y vamos a garantizar que el sistema opere de forma óptima”, dijo.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon