Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno enviaría hoy proyecto con reajuste de 3,2% y contaría con apoyo de la oposición

logotipo de Pulso Pulso 16-11-2016 Miriam Leiva P.

Valparaíso.-Los parlamentarios le devolvieron la pelota al Gobierno para que asuma el protagonismo en cuanto al reajuste del sector público y defina entre todas las opciones. Lo más claro que se observó anoche, al filo del cierre de esta edición, es que los ministros se reunirán con la Presidenta Bachelet a primera hora y que probablemente ingresen hoy al Congreso un proyecto de ley con el alza de 3,2% y una leve mejoría en los bonos.

“No hay propuesta de parte de los ministros, van a conversar con la Presidenta cuando arribe y sobre esa base nos comunicarán si hay agua en la piscina política para lograr avanzar en un proyecto. Eso es incierto”, indicó el jefe de bancada del PS, diputado Juan Luis Castro.

Ayer fue un día extraño en el Congreso porque hubo muchas conversaciones entre los ministros de Hacienda y de la Secretaría General de la Presidencia, Rodrigo Valdés y Nicolás Eyzaguirre, respectivamente, con bancadas de todos los colores, pero nunca se configuró una nueva oferta. Y las posturas tampoco se movieron, excepto algunos en la oposición que han señalado estar cansados de la “pelotera” de la Nueva Mayoría y molestos por los efectos en la población que está dejando el paro del sector público. Esos pocos estarían dispuestos a votar favorablemente el proyecto.

Esa es la sensación que quedó entre los asistentes a la última reunión del día: que el ministro tenía los votos para insistir con la propuesta del 3,2% y una leve alza de los bonos, similar a lo que se conversó el domingo cuando se amplió la cobertura de los mismos. E incluso los jefes de bancadas les enrostraron con dureza a los ministros que debían adoptar una decisión como Ejecutivo y no responsabilizarlos a ellos del impacto del paro en la ciudadanía. Y varios de ellos desdramatizaron el hecho que el proyecto fuera ratificado con los votos de la derecha recordando que ya había ocurrido antes con, por ejemplo, la ley corta antidelincuencia. Es más, otros parlamentarios sostuvieron que no será la primera vez que los dirigentes de los funcionarios les arrojen monedas o los insulten desde la tribuna, y que no deben olvidar que son representantes de todo el país y no presidentes gremiales.

“Acá hay tres posibilidades: si envía el proyecto en los términos conversados no tendrá los votos suficientes de la NM: si quiere aprobarlo en esos términos debe construir un acuerdo con la oposición; o no hay reajuste”, acotó el jefe de bancada de la DC, Fuad Chahin tras la última cita.

Ronda de encuentros

En la mañana comenzaron las reuniones. Primero con las bancadas de la NM, donde el Gobierno les presentó la última idea puesta sobre la mesa por los subsecretarios; y los representantes de los diputados quedaron en conversar durante el almuerzo para conocer si contaban o no con los votos. 

Luego, Valdés y Eyzaguirre se juntaron con la oposición quienes le plantearon un protocolo para que a futuro este reajuste sea fijado con parámetros más técnicos, y le propusieron ajustar gastos en viáticos o en bienes y servicios para mejorar la cifra de reajuste. “Los ministros no están disponibles a cambiar su posición. Nosotros le pedimos que haya gobernabilidad y lo hagan bien en la NM”, indicó el presidente de la UDI, Hernán Larraín. 

No obstante, después de este diálogo, al Gobierno le quedó la sensación -media segura- de que podía contar con algunos votos de este sector. Y ello fue refrendado en una siguiente reunión que sostuvo con integrantes de la bancada DC, que votó dividida frente al veto que reponía el 3,2% de reajuste que se rechazó en la Cámara por 28 votos, 37 abstenciones y sólo 44 a favor.

“El ministro quería estar seguro de que contaba con los 44 votos del otro día. Ya tenía unos 10 votos de la oposición”, indicó uno de los asistentes a esta reunión. 

Después de las 18:00 horas se produjo el último diálogo donde los parlamentarios de la NM esperaban que el Gobierno llegara con una nueva contrapropuesta, lo que no ocurrió, lo que de alguna forma cerraba la puerta a un acuerdo dentro del oficialismo ya que el PC había decidido no apoyar el 3,2% y aquellos que votaron en contra del veto no estaban disponibles a cambiar su voto. 

“Nuestra disposición como bancada ha sido conversar con el gobierno queremos que los trabajadores tengan un reajuste. Lo que se ha planteado hasta ahora no es satisfactorio, la última palabra la tiene el Gobierno”, indicó Karol Cariola, jefa de bancada PC al término de esta reunión. 

“Probablemente si no llegó con una oferta innovadora es porque ya tiene los votos de la derecha”, subrayó una fuente parlamentaria.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon