Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno logra aprobar reajuste sin mover el guarismo de 3,2%, con apoyo del PC y la oposición

logotipo de Pulso Pulso 17-11-2016 Miriam Leiva P.

Con varios compromisos, el Gobierno logró ingresar y aprobar su propuesta de reajuste por tercera insistencia, aunque sin mover el guarismo de 3,2%, tal como había “escrito en piedra” el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. 

Después de varios días de conversaciones con las bancadas de la Nueva Mayoría y con la oposición, ayer en la mañana se decidió en el comité político con la presencia de la Presidenta Bachelet, enviar una última iniciativa que fue aprobada por la Cámara de Diputados por 85 votos, 13 en contra y 7 abstenciones. Se pidió votación separada del artículo 1° referido sólo al guarismo que resultó con 70 a favor, 22 en contra y 13 abstenciones. 

En la primera votación, toda la bancada comunista acompañó al Gobierno, pese a que en los dos anteriores proyectos se había pronunciado en contra. “Votamos a favor porque hay reajuste pero no nos gusta el guarismo, aunque se compensó con algunas cosas”, admitió el presidente del partido, Guillermo Tellier.

Los que mantuvieron su votación en contra del tercer reajuste fueron los diputados independientes, tres radicales (José Pérez, Marcos Espinosa y Alberto Robles), y un PPD (Tucapel Jiménez).

Al cierre de esta edición se empezaba a votar en el Senado, donde se daba por sentado que sería aprobado.

Fueron los votos de la oposición -tal como adelantó PULSO- los que le permitieron al Ejecutivo sacar el reajuste tras varios días de paro del sector público, que entre otras cosas provocaba una acumulación de basura en varias ciudades del país. 

“Nosotros podemos tener una confianza alta de que todas las conversaciones que hemos hecho, han fructificado”, indicó el ministro de Hacienda al presentar el reajuste. 

La última iniciativa aumentaba los montos de los bonos para los ingresos menores a $550 mil y ampliaba la cobertura de los mismos hasta 950 mil funcionarios. Esto implicaba un costo de $567.000 millones, $5.000 millones más que el veto de insistencia que fue rechazado por algunos parlamentarios de la Nueva Mayoría (NM). 

“Estamos haciendo un esfuerzo importante. El aumento de la Pensión Básica Solidaria (PBS) cuesta alrededor de $130 millones, entonces esto es mucha más plata que se gasta”, acotó Valdés. 

Estos recursos provendrán de distintas reasignaciones del erario: $3.000 millones se transferirán desde montos para publicidad considerados en varios ministerios para anuncios de fin de año. También, dijo Valdés, en diciembre se identificarán reasignaciones que en general se realizan a fin de año para ejecutar la totalidad del Presupuesto. 

Compromisos. Lograr el respaldo para este proyecto significó varias concesiones de parte del Ejecutivo. 

La primera, una especie de seguro de inflación que implica que si este mes el IPC es de 0,4% y la inflación en 12 meses supera o iguala al 3,2%, el Gobierno ingresará un proyecto de ley para pagar un bono de $15.000 a los funcionarios, lo cual implicaría un costo de $10.000 millones. Si bien algunos parlamentarios le solicitaron dejar por escrito esta intención, varios también pensaron que el riesgo era cero considerando que las expectativas del mercado no superan el 0,2% de IPC para este mes.

El segundo compromiso tiene relación con crear un comité técnico social que ayude a fijar los límites de un futuro reajuste bajo parámetros más objetivos como inflación esperada, productividad, mitigador inflacionario, entre otros. Cabe recordar que esta era una de las demandas de Chile Vamos para apoyar el proyecto.

“No creo ni un milímetro que se resuelvan los problemas o la necesidad de negociar o de tomar decisiones políticas con un comité especial. Están cayendo en la ingenuidad. No lo entiendo de parte del Gobierno, si es concesión para conseguir votos de oposición, pase, pero no me creo esa ilusión tecnocrática”, indicó el diputado Pepe Auth.

Ante ello, Valdés respondió que este comité no sustituirá las negociaciones.

El tercer compromiso es el envío de un proyecto de ley tras una consulta a un consejo asesor para que regule las remuneraciones de los más altos personeros del Estado.

“La oposición ha dado su voto porque el Gobierno se comprometió con un mecanismo y porque nuestro país no puede seguir funcionando a medias”, indicó el diputado Javier Macaya (UDI).

El nuevo proyecto, no obstante siguió disgustando a los funcionarios del sector público tanto así que el dirigente de la Confederación de los Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana indicó: “Este fue un espectáculo bochornoso. Se concretó una operación política de gran magnitud y el Gobierno logró su propósito con los votos de la derecha”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon