Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno no insistirá con proyecto aprobado en el Senado y enviaría veto

logotipo de Pulso Pulso 04-11-2016 Juan Pablo Palacios

A primera hora de ayer el Gobierno desechó la opción de recurrir a la insistencia del proyecto de ley de reajuste que fue aprobado por el Senado, pero que finalmente fue sepultado por la Cámara de Diputados y una Comisión Mixta.

En una inédita votación con cero votos a favor, en el tercer trámite se rechazó la idea de reponer el incremento de 3,2%, más algunas mejoras en los bonos por término de negociación. Dicho escenario, sumado al desacuerdo en la Mixta, obligó al Ejecutivo a plantear una nueva estrategia legislativa para intentar volver a salvar el guarismo.

A través de un oficio enviado a la Cámara de Diputados, la Presidenta Michelle Bachelet comunicó que renunciaba a la facultad de insistencia que contempla el artículo 71 de la Constitución.

En la sesión de Sala de ayer de la Cámara Baja, el Ministerio de Hacienda también confirmó a la mesa de la corporación que se ingresaría un veto presidencial para resolver la controversia por el reajuste. Incluso se pidió el acuerdo de la Sala para permitir que en el transcurso de la mañana de ayer se diera cuenta del veto. Sin embargo, ello no sucedió, pero la autoridad anunció a la Cámara que el ingreso de la iniciativa sería la próxima semana.

De acuerdo al inciso primero del artículo número 73 de la Constitución, el Presidente de la República tiene la potestad de enviar un veto dentro de treinta días desde que la cámara de origen le envía un oficio, notificando de la aprobación del proyecto. La misma norma precisa que si las dos Cámaras aprobaran las observaciones, el proyecto tendrá fuerza de ley y se devolverá al Presidente para su promulgación. No obstante, si las dos cámaras desecharen todas o algunas de las observaciones e insistieren por los dos tercios de sus miembros presentes en la totalidad o parte del proyecto aprobado por ellas, se promulgará el texto original despachado por los parlamentarios.

La opción de la presentación del veto fue deslizada el mismo miércoles por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, tras la caída del proyecto en Comisión Mixta. “Quedan muy pocas avenidas, por lo tanto, tenemos que esmerarnos en las próximas 24 horas para tratar de encontrar una”, dijo ese día el ministro.

La viabilidad de un veto fue analizada ayer en una reunión extraordinaria de los ministros del comité político en La Moneda. En el encuentro estuvieron el ministro Valdés, su par de la Secretaría General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, y el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz. Luego se sumó el jefe de gabinete, el titular de Interior Mario Fernández, tras reunirse con la directiva de la Democracia Cristiana (DC), facción que jugó un rol clave en el rechazo al reajuste propuesto por el Gobierno.

Trascendió que dentro de las opciones que se han explorado en el veto está la mantención de la cifra de incremento de 3,2% que planteó originalmente el Ejecutivo, con mejoras en los montos de los bonos por término de negociación para los trabajadores. Para ello se han realizado simulaciones de reasignaciones presupuestarias para allegar más recursos al mayor desembolso.

Dicha fórmula fue respaldada por el jefe de la bancada de diputados DC, Fuad Chahín. Por su parte, el representante de los diputados PS, Juan Luis Castro, dijo que lo ideal sería que el Ejecutivo insistiera con una oferta superior al 3,2%. “Si mantenemos los mismos números, las mismas cifras, la misma paralización de actividades y ya sabemos la respuesta que ha tenido la Cámara de Diputados en la Comisión Mixta”, advirtió Castro.

Los gremios del sector público volvieron a criticar al titular de Hacienda y mantuvieron el llamado a movilizaciones.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon