Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno no logra alinear a oficialismo ni a Chile Vamos tras elección de intendentes

logotipo de Pulso Pulso 14-09-2016 Natalia Olivares

Las gestiones de La Moneda están contra reloj. Hasta el cierre de esta edición, todavía no existía claridad respecto al protocolo de acuerdo entre el Gobierno y Chile Vamos por elección directa de intendentes, proyecto que debería revisarse y votarse desde las 12:30 horas de hoy en la comisión de Gobierno Interior del Senado, instancia presidida por Ena Von Baer (UDI).

Anticipando este encuentro los senadores de RN y la UDI almorzaron la tarde de ayer para analizar este tema, a la espera de una última redacción del protocolo por parte del Ejecutivo, que, tras petición de la oposición, plasmara en papel un traspaso a los respectivos servicios regionales de las competencias que ya habían sido desglosadas desde la Segegob para las nuevas autoridades.

“El Gobierno ha demorado la respuesta clara a las peticiones que nosotros le hemos hecho para que los gobernadores regionales tengan un ámbito de atribuciones específicas y autónomas y por lo tanto seguimos teniendo sobre la mesa un intendente de papel”, afirmó la senadora Von Baer. Ante este escenario, reconocen en el bloque opositor, salvo gestiones de último minuto es virtualmente imposible que la derecha se alínee como esperan en La Moneda.

La inquietud también se mantiene en el propio oficialismo. 

Ayer tras un almuerzo entre la subsecretaria General de la Presidencia, Patricia Silva, y parlamentarios de la Nueva Mayoría se reconoció que gran parte de ellos no darían su respaldo, especialmente los miembros del PPD quienes tras comisión de comité habrían resuelto insistir en sus reparos.

De hecho, ante este incierto escenario, el senador PPD Jaime Quintana salió al paso de los cuestionamientos de sus pares recordando que más allá de las negociaciones se ha avanzado en el desglose de competencias respecto al proyecto que salió de la Cámara de Diputados y que esta iniciativa es una de las promesas de la agenda de descentralización del Gobierno de Michelle Bachelet. “La Presidenta asumió un compromiso con la descentralización del país. Yo no le voy a fallar a las regiones”, afirmó la tarde de ayer.

Es que si bien con el voto favorable en comisión del independiente Carlos Bianchi el proyecto podría llegar a sala, es ahí donde La Moneda aún teme que se caiga. Ya el presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber (PPD) y el PS Carlos Montes habían mantenido sus cuestionamientos a haber bajado el umbral de votos a un 40% -según ambos senadores esto le quita legitimidad a la nueva autoridad- y la premura en sacar cuando antes este proyecto para que esté vigente en las elecciones parlamentarias y presidencial del próximo año.

Así las cosas, hasta la tarde de ayer el Gobierno no contaba ni con el apoyo transversal del oficialismo, ni con los apoyos por parte de la oposición. Es decir, no alineaba aún a los 21 votos necesarios para sacar el proyecto adelante en sala.La Moneda propone un umbral de 40% de los votos como fórmula electoral para elegir a los futuros “gobernadores regionales”, con segunda vuelta entre las dos primeras mayorías en caso que ningún candidato alcance ese porcentaje y un traspaso de competencias gradual, en el período 2018-2022, desde el Estado central a los gobiernos regionales.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon