Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno pone foco la productividad de la pyme

logotipo de Pulso Pulso 03-11-2016 Paula Núñez

Consideradas como un verdadero motor, las pymes dinamizan la economía con la creación de nuevos negocios, intensifican la competencia y aumentan los ingresos de las personas. Actualmente este tipo de compañías constituye el 98% del total de empresas formales y crean el 63% de los empleos en nuestro país. Las cifras más recientes muestran que durante el trimestre junio-agosto de 2016, aumentó el número de ocupados en este segmento, lo que estuvo marcado por las 113.673 microempresas y 37.849 en las pymes. En un contexto, donde el panorama económico está por debajo de los últimos años, parece esencial que desde el ecosistema emprendedor se refuercen las estrategias que van tras el aumento de productividad, para poder tener un desempeño que permita dar el gran salto que lleve a Chile a ser parte de los países desarrollados.

Las últimas proyecciones del Gobierno indican que el crecimiento para 2016 será de 1,75%. Además, se espera que el Producto Interno Bruto alcance 2,25% en 2017 y 3,25% en 2018. “Creemos que la Agenda de Productividad permitirá dinamizar la economía y apoyar a las pymes, que son las principales generadoras de empleo”, comenta el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes. 

Una visión diferente tiene Alejandra Mustakis, presidenta de la Asociación de Emprededores de Chile (Asech). “Tenemos que ver esto como una cadena, en la que obviamente un freno en la inversión de grandes empresas influirá directamente en las pymes. Lo positivo es que diferentes estudios muestran cómo más chilenos están eligiendo el emprendimiento como camino profesional”.

Productividad

Uno de los temas relevantes para el Gobierno es la baja productividad que presentan las mipymes respecto de las grandes empresas. Según datos de la Cepal, la productividad de las pequeñas empresas en Chile es de 26%, mientras que para las microempresas la cifra llega apenas al 3%. “Esto distan bastante de lo mostrado por países como Francia o Alemania, que alcanzan productividades en empresas pequeñas y microempresas sobre 65%. Por lo mismo, en el Año de la Productividad hemos impulsado una serie de iniciativas para contrarrestar este escenario”, enfatiza Céspedes.

El ministro de Economía señala que para aumentar la productividad de las empresas es necesario desarrollar una estrategia de crecimiento que lleve adelante un cambio estructural hacia sectores más productivos y vaya más allá de la acumulación de capital físico y la explotación de recursos naturales. “Asimismo, apuntar a encadenamientos productivos y surgimiento de sectores de mayor valor agregado, enfrentar las fallas de mercado o costos relevantes que impiden a muchas empresas escalar y dar saltos de productividad, promover la innovación y la colaboración público-privada y proveer de bienes públicos necesarios para potenciar la productividad: investigación, infraestructura, coordinación, regulación, capacitación, entre otros”, asevera Céspedes.

Durante los últimos gobiernos, se ha trabajado para consolidar al país como un hub de emprendimiento e innovación, que lo llevó a ser considerado como líder regional y número 16 en el ranking GEDI. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Para ello, los expertos señalan que es clave la democratización del emprendimiento, y el financiamiento. “Se ha logrado avanzar en la construcción de un ecosistema emprendedor más sólido, que ha permitido disminuir brechas importantes entre grandes empresas y pymes, más que nada en temas de mayor acceso a información y avances en la disminución de niveles de burocracia”, establece Mustakis. La dirigente agrega que “aún existen importantes desafíos pendientes para potenciar su desarrollo, como lo son lograr un mayor acercamiento entre la banca y los emprendedores, y la necesidad de potenciar los ecosistemas de emprendimiento en regiones, entre otros”. 

Transferencia tecnológica

A pesar del crecimiento que han experimentado en el último tiempo, una de las materias al debe es la transferencia tecnológica. Al menos así lo refleja el estudio “Chile 4.0: Cloud Computing y el futuro de la productividad”, realizado por Fundación Chile y Microsoft.

La investigación arrojó que una de las barreras para la introducción de estos sistemas es que los tomadores de decisiones de las empresas desconocen cómo operan estos servicios. “El desarrollo digital de los países se sustenta principalmente en cómo la tecnología ayuda a mejorar procesos productivos hasta cómo impacta en la vida de las personas. Dicha transformación está afectando positivamente a cuatro grandes áreas, al cliente más informado y más empoderado; a los colaboradores, con mejores respuestas y mayor productividad, la forma en que hacemos los negocios y, por último, a los productos. En ese escenario, nuestro país debe fortalecer su economía digital a través de la tecnología de la nube”, Oliver Flögel, gerente general de Microsoft Chile. 

Esto también se extiende al comercio electrónico, donde sólo 37% de las empresas pequeñas usan comercio electrónico versus 73% de las empresas grandes.

Emprendimiento y banco

La banca es una de las áreas que más beneficiada se ve con una mayor productividad de las pymes. “Este segmento representa una gran oportunidad para la banca a nivel mundial y Chile no está fuera de esta tendencia. La relación entre el segmento y la banca dejará de estar basada netamente en el financiamiento y servicios de pagos tradicionales, tanto a nivel global como en nuestro país”, establece Agustín Alcaide, director ejecutivo de Consultoría para la Industria Financiera de Accenture Chile.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon