Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno se declara "en reflexión" y Bachelet apunta a responsabilidad compartida

logotipo de Pulso Pulso 25-10-2016 Gladys Piérola

“Reflexión” fue la palabra que más se escuchó ayer en los patios de La Moneda, después de la derrota electoral que sufrió el oficialismo especialmente en las comunas emblemáticas. 

El lunes “negro” del Gobierno empezó antes de las 8 de la mañana cuando el comité político, compuesto por los ministros de Hacienda, Segpres, Segegob e Interior, se reunió primero con la Presidenta Bachelet y después con su jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte para examinar los malos resultados en las municipales y los efectos que estos tendrían para el Gobierno y para la Nueva Mayoría. Además de la evaluación de los encargados del Servel en todo el proceso.

“Hemos analizado cuidadosamente los resultados, ya tendrán más versiones de la reunión, pero ha sido una mañana de reflexiones”, señaló el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, a la salida de la reunión. 

Las alarmas a esa hora ya estaban encendidas ante los rumores de renuncia de los ministros más cercanos de la mandataria. Los que se acrecentaron al consultarle al jefe de la billetera fiscal, quien respondió con que “no descartaba ni confirmaba” la situación.

“Nosotros, como siempre, vamos a estar disponibles para lo que la Presidenta decida, hemos tenido una reflexión profunda, reflexión que tiene que continuar”, agregó Valdés.

En la cita, que duró un poco más de dos horas y media, los ministros del comité político habrían puesto su cargo a disposición de la Presidenta como un gesto hacia Bachelet, una “formalidad” comentaron en Palacio para asumir la responsabilidad  política. Sin embargo, en la tarde fue la propia Jefa de Estado que negó  la renuncia y aclaró que “siempre los cargos de los ministros están a mi disposición. No necesitan que lo pongan a mi disposición”. 

Y ante las críticas del bloque oficialista a sus ministros más cercanos, Bachelet respondió que “suponer que los resultados de ayer (domingo) son responsabilidad de tres o cuatro personas, me parece de verdad un análisis superficial. Aquí cada quien tiene que ver sus responsabilidades, nosotros como Gobierno vemos las nuestras, distintas organizaciones verán las propias”.

Es que los dardos hacia el comité político se conocieron desde muy temprano y los llamados a realizar una “cirugía mayor” se multiplicaron. A eso se sumó la molestia por la cancelación de la tradicional reunión de coordinación de los lunes, la que fue bajada a última hora y avisada por el ministro Mario Fernández a los timoneles oficialistas.

“Es lógico que el Gobierno se dé un tiempo para reflexionar, no tiene sentido juntarnos si no hay un mínimo proceso de análisis”, sentenció la presidenta del PS, Isabel Allende en radio T13.

Las relaciones entre el Gobierno y los partidos oficialistas no pasan por su mejor momento. La tensión subió la semana pasada tras el fracaso de la ley exprés para solucionar los errores en el padrón electoral y aumentó la noche del domingo cuando gran parte de los parlamentarios y presidentes de colectividades invitados no aparecieron en La Moneda y se quedaron en sus sedes. 

Bajo la lupa

Durante toda la jornada de ayer, el ministro Mario Fernández encabezó reuniones junto al vocero Marcelo Díaz y el titular de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, para monitorear el día después de la elección y los ánimos en el oficialismo.  

Por eso, una de las pautas que escucharon con atención fue la que realizó a las 11:00 horas el Presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber (PPD) y el Presidente de la Cámara de Diputados (PS), Osvaldo Andrade, en la sede en Santiago del Congreso Nacional, donde hicieron un llamado en trabajar en una agenda legislativa acotada que sirva, entre otras cosas, para mejorar la coordinación en ciertos proyectos claves.

Cerca de la hora de almuerzo, ambos parlamentarios recibieron un llamado desde La Moneda para juntarse a las 17:00 horas en la oficina del ministro del Interior. Ahí  Lagos Weber y Andrade se reunieron por más de dos horas con los miembros del comité político a los que les reiteraron la necesidad de generar una instancia de conversación más clara con la Nueva Mayoría, para establecer una hoja ruta en lo que queda de Gobierno y un acuerdo que respalde este trabajo.

La instancia aún no está definida, pero no se descarta la organización de un “conclave”. Ante las consultas, la propia mandataria aseguró que “llegará un momento en que hay que conversar con la Nuevo Mayoría”. 

En las últimas semanas el diagnóstico del Gobierno se agudizó. Fuentes de Palacio aseguraron que el hecho que los parlamentarios no se cuadren con las principales propuestas de Gobierno ha sido el problema desde el “día cero”. “El Gobierno no tiene mayoría parlamentaria, pese a los números”, comentan en La Moneda.

Reunión privada con los ganadores

Pero dentro de la tensión y el silencio de parte del comité político, la Presidenta hizo espacio en su agenda para reunirse con una decena de alcaldes oficialistas que ganaron el domingo en sus comunas.  Aunque se esperaba un acto más masivo en la noche del domingo, desde el Gobierno contactaron a los ediles para que en la tarde de ayer asistieran a una cita privada  con la mandataria.

La lista de invitados fue encabezada por el alcalde de Pudahuel Johnny Carrasco (PS) y por Carlos Cuadrado (PPD), edil reelecto en Huechuraba, los que estuvieron más de dos horas con Bachelet.

A la salida, el alcalde de Pudahuel matizó la derrota del bloque oficialista y llamó  a no quedarse “sólo con algunas comunas emblemáticas  como Santiago y creer que eso es una hecatombe. La hecatombe de verdad fue la abstención”, aseguró Carrasco. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon