Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

GoPro busca resolver sus problemas con Karma, su nuevo dron

logotipo de Pulso Pulso 05-11-2016 Bloomberg
© PULSO

GoPro no tenía más opción que ir hacia arriba, literalmente. Su primer dron, apodado Karma, llegó al mercado la semana pasada, un lanzamiento estratégico que apunta a llevar a la empresa en dificultades más allá del mercado de las cámaras cúbicas en un estuche plástico, el cual está cada vez más saturado.

A pesar de sus desganados esfuerzos por convertirse en un reproductor multimedia, GoPro sigue siendo una empresa de hardware. Su futuro depende completamente de la capacidad que tenga para crear un nuevo producto popular. La novedad que lanzó al mercado en 2015, la cámara Hero4 Session, fue un fracaso, y tanto las ventas como el precio de las acciones de GoPro han bajado desde entonces. La compañía dijo el jueves por la noche que las ventas cayeron 40 por ciento en el trimestre finalizado el 30 de septiembre, a US$241 millones. Ayer, las acciones bajaron un 7 por ciento en las horas previas al anuncio y luego sufrieron una declinación adicional del 20 por ciento horas después del cierre de la jornada bursátil.

El máximo responsable Nicholas Woodman prometió que, en el cuarto trimestre, tanto el dron como una reiteración de la distintiva cámara de GoPro llevarán a la firma de dispositivos de vuelta a la rentabilidad y generarán sus segundas mejores ventas hasta ahora. “Estos son los mejores productos que hemos fabricado”, dijo Woodman a los analistas.

Si bien el nuevo dron Karma de GoPro es hábil y emocionante, carece de algo importante. No se puede programar para seguir a alguien, no cuenta con un sistema para evitar obstáculos y no se puede controlar a través de un smartphone. Estos serían meros detalles si no fuera por el DJI Mavic Pro, un dron rival revelado días después de Karma. El Mavic, creado por la compañía que hoy domina el sector de los drones, tiene todas las cosas que le faltan a Karma. Además, es más ligero y pequeño y vuela mucho más alto y más lejos.

Otro acierto de Karma es la distintiva lente de ojo de pez de GoPro. El formato gran angular es excelente para capturar imágenes sin tener que preocuparse por mantener al sujeto enmarcado con precisión. Alguien que tome imágenes desde un par de esquíes, por ejemplo, lo encontrará adecuado, y lo más importante es que funciona muy bien con los perros.

No obstante, en altura, las más de 20 millones de cámaras GoPro vendidas hasta ahora tienden a hacer que el mundo se vea un poco curvo. El paracaidismo es uno de los ejemplos, pero la distorsión es un problema para alguien que busca tomar imágenes realistas de un área extensa o una boda elegante.

Puede que GoPro no necesite tener el mejor dron del mercado. Por una parte, la compañía venderá su pequeño helicóptero volador en un momento favorable. Se espera que el mercado de drones crezca rápidamente en los próximos años, ya que una amplia gama de áreas de trabajo, desde la fumigación a los envíos, incorporarán la tecnología.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon