Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

GPM desestima idea de De Gregorio de bajar tasa de interés y prevén mantención prolongada

logotipo de Pulso Pulso 15-09-2016 Carlos Alonso

Desde que el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio planteara que la tasa de interés (TPM) se debe recortar dos veces antes que termine este año para ayudar a que la economía se acelere, el debate se instaló entre los distintos economistas y agentes de mercado. 

Si bien la posición mayoritaria apunta a una mantención prolongada, tal como lo señaló el Banco Central (BC) en su Informe de Política Monetaria de septiembre, la posibilidad de que el próximo movimiento sea a la baja ha tomado fuerza en las últimas semanas. 

No obstante a ello, los economistas que integran el Grupo de Política Monetaria (GPM), Raphael Bergoeing, Gonzalo Sanhueza, Guillermo Le Fort, Carlos Budnevich y Tomás Izquierdo se distanciaron de esta idea de un recorte en la tasa de interés en el corto plazo. 

Los argumentos detrás de esta posición apuntan a que si bien la inflación ingresó significativamente dentro del rango meta del BC (2% y 4%), ya que se sitúa en 3,4%, existen dudas sobre el impacto que pueda generar en el dólar y por ende en la inflación, la inminente alza que realice la Reserva Federal (Fed) y por ello, recomienda esperar antes de actuar. Además afirman que el actual nivel de la política monetaria (de 3,5%) es expansivo. 

Sanhueza, socio y director de Econsult RS Capital señaló que “lo primero que se debe analizar es si hoy la política monetaria es expansiva o no, y lo que se percibe es que actualmente es la más expansiva desde que existe el Banco Central autónomo”. E incluso recordó que la expansividad de la política monetaria no sólo se debe medir en la TPM del BC, “sino que también en lo que está pasando con la tasa de interés a dos años, a cinco años y diez años que se mide en los BC1 (tasas largas)”. 

Mientras que Raphael Bergoeing, académico de la Universidad de Chile e investigador del Centro de Estudios Públicos, CEP, acotó que “una de las dudas que sigue presente es qué pasará con el dólar cuando finalmente la Reserva Federal decida comenzar a subir su tasa de interés, ya que eso puede impactar en la inflación. Si bien hoy la inflación en doce meses está en 3,4%, es la primera vez después de 2 años que la inflación está significativamente bajo 4%. Por ello, faltan antecedentes para que la prioridad en el debate monetario sea una reducción”. 

A su turno, Carlos Budnevich, académico de la Universidad de Los Andes subrayó que “hay indicadores como la inflación no transable que no ha convergido tan rápidamente dentro del rango meta y se mantiene más cerca de 4%. Por ello sería anticipado y aventurado mover la tasa en las condiciones actuales mientras no se consolide de manera plena la menor inflación”.

A su vez, Guillermo Le Fort, socio de Le Fort Economía y Finanzas, aseveró que “no hay evidencia suficiente para pensar se moverá hacia una u otra dirección. Ahora bien, el escenario hacia adelante es bastante volátil como para aventurarse a decir si el próximo movimiento será al alza o a la baja”.

Ayer además la Encuesta de Operadores Financieros (EOF) de la primera quincena de septiembre que publica el BC proyectó una mantención de la tasa de interés en el horizonte de 24 meses. Para la inflación, la EOF anticipó un IPC de 0,5%, lo que sitúa a la inflación en 3% dentro de los próximos 12 meses.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon