Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guillermo Aboumrad y peso mexicano: La tendencia es que se siga depreciando

logotipo de Pulso Pulso 17-11-2016 Mariana Marusic

Una combinación de factores internos, el efecto Trump que podría traer mayores alzas en las tasas de la Fed, y una nula acción por parte autoridades locales, serían los tres motivos principales que explicarían la depreciación que ha sufrido este año el peso mexicano, según Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Casa de Bolsa Finamex. Hasta ayer, esta divisa era la más golpeada tras el triunfo de Donald Trump: ha caído un 9,67% desde que se supo su triunfo.

Estos mismos motivos son los que explicarían un alza en la tasa de interés de México en la reunión que tendrá este jueves el Banco Central del país azteca (Banxico), que incluso podría subir su tasa de referencia en 100 puntos base, explica Aboumrad. 

“Hay tendencias internas de México que preocupan de todas maneras, independientemente de Trump. Uno es el déficit de la cuenta corriente que sigue creciendo en México, porque aunque está creciendo la economía, la combinación de crecimiento es muy preocupante, porque está creciendo el consumo primero por encima del crecimiento del PIB. Y la inversión desde el 2015 está creciendo casi 0%”.

¿Por qué la Comisión de Cambios de México no ha detenido la depreciación del peso?
Yo creo que sí están conscientes de que hay un problema en la cuenta corriente, y se necesita una moneda débil y con tasas de interés más altas, a ellos no les toca las tasas, les toca al Banco de México (...) Desafortunadamente la Comisión de Cambios (agencia gubernamental) no ha hecho nada para actuar, nosotros pensamos que el no hacer nada no es porque no sepan lo que está pasando, sino al revés, sino porque están conscientes de lo que está pasando y están viendo que el peso mexicano se tiene que depreciar para alcanzar un equilibrio, y con la victoria de Trump el equilibrio va a requerir una moneda más débil. 

¿Entonces la intervención podría venir por parte del Banco de México?
La Comisión de Cambios está más preocupada por el crecimiento económico, mientras que el Banco de México está preocupado por la inflación, entonces aquí lo que queda después de que lo dejaron solo (a Banxico), es que la reacción de las tasas va a tener que ser más importante que si hubiera habido una combinación de intervenciones. Nosotros pensamos que va a subir 100 puntos base, por lo menos, en esta reunión. Sin embargo, dado que en diciembre esperamos que la Reserva Federal suba 25 puntos base, a lo mejor el Banco de México decide dividir estos 100 puntos base entre las dos reuniones que le quedan de aquí a fin de año.

¿La salida de flujos que ya se nota en México empeoraría con un alza de la Fed?
Si la Fed empieza a subir las tasas eso podría agudizarse, la inversión extranjera directa que de por sí ya estaba cayendo, podría seguir cayendo, entonces nosotros sentimos que el tipo de cambio podría seguir depreciándose, buscando un equilibrio, mientras más se aprecia, se fortalece el dólar, más le va mal al sector de las manufacturas de EEUU, y más le va mal al nuestro, a pesar de que se deprecie el tipo de cambio. Creo que no hemos llegado el punto donde ya hay un tipo de cambio que va a equilibrar este desbalance, van a tener que subir las tasas de interés en el corto plazo (...) Esa va a ser la tendencia de 2017.

¿De qué forma beneficia esta debilidad del peso mexicano a la economía?
Va a beneficiar en general a la economía porque necesitamos corregir el déficit en cuenta corriente, necesitamos exportar más, los ingresos del sector público de alguna forma mejoran por las exportaciones de  petróleo, mejoran en pesos, eso les da un poco más de libertad  a los exportadores.

¿Hasta dónde puede llegar la depreciación del peso mexicano?
Nosotros esperamos un aumento de 100 puntos base, ya sea en noviembre, o dividido en noviembre y diciembre, posiblemente habrá una apreciación del tipo de cambio en el corto plazo, pero sentimos que la tendencia es que se siga depreciando.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon