Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Helia Molina : "No siento ninguna presión de la Nueva Mayoría, porque nunca he estado en la lucha política"

logotipo de Pulso Pulso 11-10-2016 Gladys Piérola

La ex ministra de Salud, Helia Molina (PPD), confiesa que está optimista del resultado que pueda tener el próximo 23 de octubre en Ñuñoa. Más que presión por recuperar esta comuna emblemática para la Nueva Mayoría, señala que su principal preocupación es que si gana no sea por un margen muy estrecho y con alta abstención. Ese escenario que marcó los comicios de 2012, según Molina, quita “validez” al ganador. 

Uno de los temas centrales de la campaña ha sido el futuro de la clínica municipal que inició el ex alcalde Pedro Sabat y en el que se invirtió más de $14 mil millones.

- El gasto final de esto fueron $20 mil millones: $15 mil millones en la construcción y $5 mil millones más en la mantención de un edificio vacío. Es harta plata que alcanza para construir cinco centros de salud y con toda la implementación adentro. Tenemos un proyecto y evidencia de que existen los recursos para hacerlo con financiamiento del Ministerio de Salud y ojalá con el apoyo de alguna universidad, para mí de preferencia estatal, para hacer un campo clínico en ese lugar. De manera que ellos también puedan invertir en equipamiento y así el municipio no gaste ni un peso más. Ahora a los municipios les corresponde la atención primaria y eso hay que dejarlo súper claro. A los municipios no les corresponde construir hospitales. Los hospitales los construye el Minsal y si algún privado quiere hacerlo, eso es cosa del privado. Estamos hablando de fondos públicos. Yo no estoy contra los privados para nada, pero no se pueden usar fondos públicos para lucrar. Entonces voy a transformar esa clínica en un centro de salud, donde confluyan servicios de alta calidad, pero que estén enfocados en la atención primaria y con especialidades básicas.

Según usted, ¿cuál fue el principal error para tener la clínica sin uso por más de 6 años? 

-Lo que le corresponde a una buena alianza entre el ministerio y la comuna para usar un edificio que fue hecho por un alcalde sin hacer un proyecto previo con el Estado. El ex alcalde Sabat fue hablar conmigo cuando era ministra, pero le dije, “si por último hubiese venido, cuando estaba escribiendo el programa de la Presidenta Bachelet, pero que ahora está calzado todo el presupuesto hasta el final. Si usted viene ahora y me dice aquí le traigo un edificio o una clínica, así no funciona el Estado” y le propuse poner un equipo técnico para que lo asesorara. Pero aquí ha habido un tema con las personas y me duele su frustración. Me duele que hayan sido burladas por tanto años, que ni siquiera el gobierno que le correspondía ideológicamente al ex alcalde Sabat, pudo hacer lo que él quería. Cortaron cinta, inauguraron no sé cuántas veces y nunca le hicieron ningún aporte, porque no correspondía. No es un tema de voluntad. El Estado tiene formas de funcionar y no había duda que todos los recursos para el sector oriente estaban en el Hospital Salvador.

Tomando en cuenta que el escenario 2012 se perdió por pocos votos, ¿cuánta presión siente de recuperar Ñuñoa para la Nueva Mayoría?

-Nunca pensé ser candidata de nada. Cuando se plantea la posibilidad de ser candidata en Ñuñoa, lo digo bien sinceramente, que mi primer interés fue porque he trabajado toda la vida en el ámbito de los municipios saludables. Siempre miro las cosas desde esa perspectiva, la salud es harto más y no sólo depende de los consultorios y medicamentos. La salud es el barrio y es la cultura. Mi primer entusiasmo tuvo que ver con que tengo muchas competencias para trabajar a nivel local. No siento ninguna presión de la Nueva Mayoría, porque nunca he estado en la lucha política. Claro que quiero ganar y voy a ganar. Me parece que después de tanto años de una misma corriente política, la gente también quiere un cambio. Si eso se ve como arrebatarle a la derecha un municipio, sí puede ser importante, pero a mí no es eso lo que motiva. Soy una persona que no se siente presionada por nada y además, no soy una militante tradicional. Estoy en un partido y estoy ahí porque es el partido que se organizó para luchar contra la Dictadura, pero toda mi trayectoria ha sido técnica. La salud pública es política también.

¿Tiene miedo de la abstención?

-Siempre está la incertidumbre y a mí me preocupa, incluso desde las primarias el foco está puesto en que la gente vaya a votar. Los estudios hechos en Ñuñoa dicen que van a votar sobre el 50%. Sí logramos eso, yo estaría súper contenta, pero menos del 50% me preocuparía, porque los resultados siempre entran a tener una validez diferente. Si tú ganas por 20 votos como fue la vez anterior y con una abstención del 60%, yo no me sentiría tan representante de Ñuñoa.

¿Cree que le afectó la polémica por el viaje a EEUU con la Presidenta y después sus dichos sobre que los vecinos no sabían lo que era la Asamblea de la ONU? 

-Si yo no hubiese sido tan relevada por prensa por mi viaje, nadie se hubiese enterado que ni la Presidenta andaba en Naciones Unidas, porque la verdad que nadie está preocupado de la Asamblea y de las miles asambleas que hay, pero yo no he notado ningún impacto. Incluso, en grupos grandes de vecinos, he preguntado qué les pareció a ellos la polémica. La mayoría no encontró mucho la razón, otros que ven más noticias, me dijeron que era un orgullo para la comuna que su candidata a alcaldesa fuera técnicamente importante y fuera una buena asesora, cuando se requería en los temas que yo trabajo. Sumando y restando, creo que gané, porque si alguien no sabía que yo era candidata, ahí se enteró. 

¿Pero pensó que acompañarla en este periodo era inconveniente?

-No, no lo pensé. Pero cuando me llamó la Presidenta muy cercano al viaje, dos días antes, no pensé para nada, en ningún cálculo ni para bien ni para mal. No se me pasó por la cabeza. Cero importancia, si uno va de goma a esto y eso es la verdad. Podría no haber ido por comodidad y quedarme haciendo mi campaña, pero si te llama un Presidente cualquiera y te dice quiero que vayas, quién le puede decir que no al Presidente aunque no sea de tu simpatía política. Yo respeto eso y si es Michelle Bachelet con mayor razón no le voy a decir que no, para que voy a mentir. 

Usted ha sido apoyada transversalmente por todas las cartas presidenciales de la NM, cree que puede ayudarla a consolidar su campaña

© PULSO

-La gente viene apoyar no porque necesite un apoyo o porque soy tan importante políticamente. Soy transversalmente, no voy a decir querida, porque es una exageración pero, muy bien valorada. No manifiesto mi preferencia con nadie, porque no es el momento. Creo que todavía no están todas las cartas echadas para una elección presidencial. Creo que todos los líderes que están, por lo menos de la NM, son excelentes personas. Pero en este momento, no tengo tomado ningún partido por nadie.P 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon