Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hermanas Calderón Kohon escalan al SII sus dudas sobre la OPA de Liverpool sobre Ripley

logotipo de Pulso Pulso 02-09-2016 Leonardo Cárdenas

Son una pieza clave para el éxito de la operación más importante del último tiempo en la industria del retail.

Las hermanas Esther Débora y Patricia Calderón Kohon, ambas accionistas minoritarias de Ripley, están analizando en detalle las implicancias que tendrá su decisión sobre la Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) que lanzará la mexicana El Puerto de Liverpool, que alista su ingreso a la propiedad del retailer nacional.

Aunque sus movimientos suelen ser bajo absoluta reserva, la última acción de la familia quedó descubierta. A mediados del mes de agosto, la plana mayor del estudio de abogados Grupo Vial Serrano concurrió a una reunión con el director de grandes contribuyentes del Servicio de Impuestos Internos (SII), Bernardo Wilfredo Seaman. ¿El motivo? Abordar antiguas divergencias tributarias en tribunales y otras de carácter administrativas de Marcelo Calderón Crispín, el fallecido padre de las hermanas Calderón Kohon y fundador de Ripley junto con su hermano Alberto.

En conjunto, la familia Calderón Kohon ostentan el 12% de la compañía a través de Comunidad Inversiones CK. 

En la conversación, los abogados que asistieron en representación de Bow Inversiones Ltda. -sociedad ligada a las hermanas- también abordaron el tema de la OPA de El Puerto de  Liverpool.

Según trascendió las consultas apuntaron directamente sobre los gravámenes que significaría la operación. El tema lo maneja directamente el abogado socio del estudio, Manuel José Vial, el cual tiene relación con la negociación del valor de la OPA que considera $420 por acción.

El plan de los mexicanos es quedarse con el 25,5% de la propiedad de Ripley, y para ello están dispuestos a desembolsar US$312 millones. Sin embargo, el premio de 25% por los papeles no termina por convencer a las hermanas Calderón Kohon. Situación que cobra relevancia si se considera que un eventual rechazo podrá dar un anticipo de cómo actuarán los otros accionistas minoritarios con la operación.

“Una vez cumplidas satisfactoriamente las condiciones mínimas solicitadas, se realizará una OPA ofreciendo comprar hasta el 100% de las acciones”, explicó Liverpool en su última entrega de resultados.

Las AFP tienen un 11% de participación en la propiedad de Ripley, inversionistas foráneos otro 7% y fondos mutuos 2%.

Sin embargo, altas fuentes ligadas a la familia señalan que todavía no deciden si concurrir o no a la OPA. Si bien los impuestos a pagar no son el único motivo de preocupación, cercanos a la familia admiten que esto será muy relevante a la hora de  tomar una decisión.

Tributos. Entre los escenarios analizados por las hermanas Calderón Kohon está la venta directa de sus acciones y su alejamiento definitivo de la multitienda. En caso de que lo hagan, la recaudación -considerando el valor ofrecido por los mexicanos-  llegará a los US$142 millones.

“Si se llegan a vender las acciones, estas tienen un costo tributario. Por ende tendrían un precio de venta y la diferencia entre ambos es una utilidad, que en este caso estaría afecta a impuestos y se pagarían los impuestos correspondientes”, insiste un cercano a las hermanas que opta por la reserva de su identidad.

Sin embargo, el monto que tendrían que cancelar sólo por conceptos de impuestos aún no está claro. 

En nuestro país la venta de acciones en bolsa, si se cumplen ciertos requisitos, al haberlas comprado dichos títulos, constituiría ingreso y no renta. O una renta no afecta que está tratado en el Código Tributario. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon