Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hermann González: "Lo que se espera de los bancos centrales es que sean líderes y no seguidores de lo que dice el mercado"

logotipo de Pulso Pulso 27-12-2016 Carlos Alonso

Crítica. Esa ha sido la mirada que BBVA ha tenido sobre el accionar del Banco Central (BC) en el último año. “En este Informe de Política Monetaria de diciembre, el BC se alineó con las proyecciones que el mercado tenía hace cinco meses”, señala el economista principal de BBVA, Hermann González. Para el experto, el hecho de que el ente rector haya sido optimista en sus proyecciones de crecimiento “afecta la política monetaria, porque termina siendo menos expansiva de lo que debería haber sido”. 

El Banco Central proyectó un rango de crecimiento entre 1,5%-2,5%, ¿es probable que el próximo año la economía termine creciendo más cerca del 1,5% que del 2%?
Hay posibilidades de eso, en particular, si se toman los riesgos expresados en el IPoM. No vemos que hayan impulsos significativos por el lado de la inversión. El sector externo está lleno de dudas de cómo se implementará el programa de Donald Trump; que va a pasar con el Brexit; la situación de China sigue siendo riesgosa; por lo tanto, hay una serie de incertidumbres que no permiten descartar que la actividad el próximo año tenga el mismo comportamiento que este año. Hay riesgos internos también asociados a las elecciones presidenciales.

A diferencia de los informes anteriores, esta vez, las proyecciones de crecimiento fueron consideradas como realistas, ¿se está poniendo al día el BC?
En agosto pasado la Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central proyectaba que el crecimiento del próximo año iba a estar en 2%. Sin embargo, el BC lleva su proyección recién ahora en diciembre a un punto medio de 2%. El BC tiene un staff técnico sumamente capacitado, un consejo de altísimo nivel, por lo tanto, cuando hacen esas proyecciones deben haber tenido algún fundamento, pero lo que ha ido pasando en el último tiempo es que las perspectivas de crecimiento se han corregido a la baja. En este IPoM, el BC se alineó con las expectativas que el mercado tenía hace cinco meses. Se le debe exigir algo más al BC que seguir al mercado. Lo que se espera de los bancos centrales es que sean líderes y no seguidores de lo que dice el mercado. 

¿Qué consecuencia tiene que el BC haya calibrado mal las perspectivas para la actividad?
El hecho de que el BC haya sido optimista en sus proyecciones de crecimiento genera que las perspectivas de inflación fueran más altas de las que terminan siendo y eso afecta la política monetaria, porque es menos expansiva de la que debería haber sido. Este es el riesgo de ser demasiado optimista en materia de crecimiento económico. 

En el IPoM, el BC menciona que el ajuste de la inversión en la minería llegó a su fin, pero que ahora el frenazo se trasladó hacia la construcción, ¿comparte ese juicio?
Tenemos antecedentes que apuntan a que el ajuste de la inversión minera ya se hizo. Pero ahora estamos previendo que habrá un ajuste por el lado de la construcción y que ya lo estamos también viendo. Creemos que es un elemento de riesgo para el próximo año, pero aun falta saber la profundidad de ese ajuste.

¿La inversión podría ser negativa nuevamente en 2017?
Proyectamos un crecimiento acotado de la inversión. No vemos grandes proyectos y, por lo tanto, no tenemos mayores diferencias con la proyección de 0,7% que hizo el Banco Central. 

¿Cómo se recupera el crecimiento?
Lo que se necesita para crecer es más inversión, y la mayor inversión se obtiene con reglas del juego claras, y con un ambiente más propicio para el crecimiento y los negocios. Sin embargo, en los últimos años hemos cambiado el foco de las prioridades y nos hemos preocupado menos del crecimiento, del emprendimiento y de la creación de empleo y eso es algo que se debe recuperar. Se necesita que haya un convencimiento de que el crecimiento efectivamente importa, que sin crecimiento las políticas sociales no se pueden desarrollar.

En cuanto a la política monetaria ¿está todo preparado para un recorte de 25 puntos base en enero?
Hemos sido partidarios de un mayor activismo de la política monetaria. Nosotros esperamos que sean al menos dos recortes en la tasa de interés en el primer trimestre de 2017.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon