Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Industria alerta situación crítica ante nuevo paro y adelanta fuerte impacto económico

logotipo de Pulso Pulso 18-11-2016
Dudas por reformas frenan la economía © Proporcionado por CNN Expansión Dudas por reformas frenan la economía

Cuando recién se dio por finalizado el paro del sector público que buscaba un reajuste salarial, la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile (Anfach) anunció nuevas movilizaciones a partir del miércoles 23 de noviembre, lo que fue un balde de agua fría para el sector empresarial.

Esta vez demandan mejoras en la modernización del servicio, las cuales, advierten, habrían quedado acordadas durante el año pasado, pero aún no son cumplidas. 

“Este anuncio de paro requiere que se tomen medidas rápidas por parte del Gobierno para que negocien con los gremios y se trate de corregir la situación antes del próximo miércoles”, asegura Roberto Fantuzzi, presidente de Asexma.

Importadores y exportadores aún no podrán retomar sus actividades con la regularidad y normalidad que se requiere. “Esto es de un nivel de irresponsabilidad que no tiene nombre”, indica Juan Pablo Matte, secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

Tras tres semanas de movilización por parte del sector público, y luego de que llegaran a un acuerdo con el Gobierno, “nosotros pensábamos que esto se iba a acabar ahora”, advierte Luis Schmidt, presidente de Fedefruta.

Asimismo, Matte agrega “recién veníamos saliendo de este paro de tres semanas y nos empezamos a mirar las caras con un poquito más de tranquilidad y felicidad, y nos anuncian otro paro para el día 23”.

Mientras el paro no concluya, las pérdidas económicas seguirán aumentando. Según Vinos de Chile, para la industria vitivinícola cada día adicional de paralización significa dejar de exportar del orden de US$6 millones en vino.

Según sus estimaciones, al día 15 de noviembre habría un retraso de envíos avaluado en aproximadamente US$100 millones, equivalentes a alrededor de 3.600 containers.

“El retraso en las exportaciones de vino hacia los países de América que estaban programadas para principios de noviembre, podría terminar comprometiendo las ventas de fin de año”, advierten desde Vinos de Chile.

El paro en Aduanas afecta tanto a los exportadores como importadores. Según explica Schmidt, “la Aduana no sólo fiscaliza los productos que entran, sino que en nuestro caso, con el nuevo paro no podremos visar los documentos que requieren los mercados internacionales para pagarnos”.

Desde la otra vereda, la Asociación Logística de Chile, ALOG, estima que hasta el viernes de la semana pasada, en materia de importaciones aéreas, hubo aproximadamente 4 millones de kilos sin poder ser liberadas de aduana para su retiro, lo que significa alrededor de US$315 millones en valor estimativo de mercancías.

Respecto al paro anunciado para el 23 de noviembre, Cynthia Perisic, gerente general de ALOG Chile, advierte que “no tenemos una estimación propiamente tal respecto de este tema, pero sí podemos advertir que si esta paralización se concreta y se da en términos similares a la que se produjo a comienzos de 2015, tendría un gran impacto tanto sobre las importaciones como las exportaciones”.

En el mundo de las carnes y según cifras preliminares de la SNA, hay más de 350 camiones detenidos en la frontera sin poder entrar.

Pero lo que más preocupa a las industrias es la imagen país. “Esta situación puede llegar a afectar la imagen país y a reducir la competitividad del vino chileno en relación a otros países que no enfrentan este tipo de contrariedades”, advierte Mario Pablo Silva.

“En casi ningún país del mundo se paran los puertos, porque son la puerta de entrada del país”, agrega Fantuzzi. 

Lo que más preocupa a Luis Schmidt es que este tipo de paralizaciones podría significar un retroceso para el país. “Esto considerando que el sector va a crecer entre un 6% y 6,5%, lo que es cuatro veces más de lo que crecerá en promedio el resto del país”, añade Schmidt. “El sector necesita de políticas públicas adecuadas para seguir creciendo, pero estas paralizaciones son todo lo contrario”, concluye.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon