Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

IPoM: BC recorta proyección de crecimiento 2017 al rango 1,75%-2,75% y cierra la puerta a un alza en la TPM

logotipo de Pulso Pulso 07-09-2016 Mariana Marusic

Terminaron los recortes para el crecimiento de este año, pero ahora comenzaron los ajustes para el 2017. Dando cuenta de un mercado laboral que se ha ido deteriorando gradualmente respecto a comienzos de año, hoy el Banco Central (BC) por primera vez ajustó a la baja su proyección del Producto Interno Bruto (PIB) para 2017 a un rango de entre 1,75% y 2,75% en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre. El techo del rango es menor de lo previsto en su informe de junio, cuando había apostado por una expansión de la actividad de entre 2% y 3%.

Según detalló el BC en su informe presentado hoy ante la Comisión de Hacienda del Senado, esta reducción va en línea con un mercado laboral más deteriorado, mientras “las expectativas, tanto de empresas como de consumidores, siguen en niveles pesimistas“.

Pese a esta baja en la proyección para la expansión de la actividad del próximo año, el ente emisor hizo una pausa en los recortes para el PIB de 2016: ajustó el piso al alza y ahora estima que el rango de crecimiento estará entre el 1,5% y 2%, versus el 1,25% y 2% que veía hace tres meses. “Esto, considerando que la información revisada del primer semestre no muestra mayores novedades respecto de la marcha de la economía“, señala el informe del Central.

Si bien la inversión había arrastrado el pronóstico de crecimiento en el IPoM de junio, ahora el ente rector corrigió al alza su estimación para la formación bruta de capital fijo: espera que retroceda un 1,5%, versus la baja de 2,4% que pronosticaba hace tres meses.

© PULSO

La nueva proyección se explica porque “la inversión mostró una expansión positiva, ayudada por factores puntuales asociados a la internación de maquinaria y equipos“, señala el BC en su informe, no obstante, detalla que durante el segundo trimestre “la inversión en construcción y otras obras tuvo un deterioro más marcado que lo previsto, al tiempo que el sector inmobiliario continuó mostrando debilidad“.

Con todo, el Central dice que como supuesto de trabajo “se considera que la trayectoria del gasto público será coherente con la regla fiscal y con los anuncios del Gobierno de seguir una senda de consolidación presupuestaria“.

Bajo este escenario de bajas cifras de inversión efectiva y esperada, el Banco Central redujo su estimación para el crecimiento tendencial y potencial de la economía. Por una parte, bajó el tendencial en tres décimas respecto a lo que estimaba hace un año: ahora lo ubica en 3,2%. Por otra parte, el potencial para los años 2016 y 2017 cayó al rango de entre 2,5% y 3%, desde el 3% y 3,5% que veía hace doce meses. Además, “los datos sugieren que la convergencia al crecimiento tendencial tardará más que lo previsto“, detalla el BC en su informe.

Inflación y TPM
Junto con subir el piso para su proyección de crecimiento 2016, el Central bajó levemente su pronóstico para la inflación desde el 3,6% que veía hace tres meses, a 3,5%.

Con todo, el BC dice que el comportamiento del tipo de cambio ha sido un factor clave en el retorno de la inflación al rango de tolerancia, y agrega que el escenario de convergencia de la inflación a la meta está sujeto a los grados de incertidumbre, tal como lo muestran las fluctuaciones que ha tenido la paridad cambiaria a lo largo de los últimos meses, indica. En tanto, para 2017 subió su apuesta para el IPC desde 3,0% a 3,1%.

El panorama para la Tasa de Política Monetaria (TPM) ahora también es distinto: el Banco Central cerró la puerta a un nuevo aumento para la TPM y no advierte la necesidad de nuevas alzas en el horizonte de política. En esa línea, explica que “se mantendrá en su nivel actual durante el horizonte de proyección. Como siempre, la implementación de la política monetaria y eventuales ajustes en la TPM serán contingentes a los efectos de la nueva información sobre la dinámica proyectada para la inflación“.

Cobre, petróleo y demanda interna
La proyección de demanda interna se mantuvo intacta para este año en 1,0% y para el próximo año en 2,4%. Lo mismo ocurrió con la estimación para el cobre, que sigue en US$2,15 la libra para 2016 y US$2,25 la libra para 2017.

La estimación para el petróleo Brent, en tanto, se mantiene en US$45 para este año, pero sube desde US$52 a US$53 para el próximo año. Por otro lado, el pronóstico para el petróleo WTI bajó a US$43 en 2016, desde el US$45 en que se encontraba, y subió en 2017 a US$52, desde el US$51 que estimó el Central en junio.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon