Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Irrelevancia del 15% o 19%

logotipo de Pulso Pulso 07-09-2016

Ya no interesa ninguna medición ni presente ni predictiva, es absolutamente inoficioso. Nuestra guía vectorial es el insensible mandato programático elevado a la categoría divina, que está dejando la cancha-país tan chata que costará de cuatro a seis años levantar cabeza.

Para tomar lo último trascendente, a los chilenos no les resultan creíbles estas “espontáneas marchas” por No+AFP. Estuvo desde siempre en el “programa de gobierno no revelado”. Definitivamente era la quinta reforma refundacional. Es incoherente pensar que si la calle es parte del Gobierno, este grito no fuera parte de su programa. Sin embargo, constituye la demostración irrefutable de que el desarrollo económico nunca estuvo en sus planes. Además, existen dos evidencias de escasísima difusión respecto a prácticas discriminatorias. La primera data de 2008, que crea el Fondo de Reserva de Pensiones; hoy acumula US$9.400 millones. Beneficia exclusivamente a los pensionados del sistema de reparto y excluye a los del sistema de capitalización individual.

Hace pocos días la Superintendencia de Pensiones “solicitó abstenerse” a las AFP de informar a sus afiliados respecto del proyecto que incrementa en 5% las cotizaciones. Una seudo “ley mordaza”.

No vale la pena citar tantos otros hechos negativos. Veamos ilustrativamente algunas ideas que en conjunto constituyan una guía de referencia.

Dos señales globales relevantes: llamar incansablemente al país a votar en octubre próximo y noviembre 2017. Así se verá fielmente reflejado el sentir chileno. De lo contrario, el 15% será la “mayoría” que elegirá la continuidad del desastre. Será indispensable un esfuerzo gigantesco, porque quienes mantienen la actual posición política dominante saben perfectamente que mientras peor sean las encuestas crecerá la apatía de los votantes, ya que se genera una sensación sicológica colectiva de imposibilidad de revertir los malos tiempos. Entonces a ellos, los dominantes, les otorga ventajas eleccionarias.

Luego, presentar programas realistas, sinceros y a prueba de rigor. Inevitable es hablarle a Chile de esfuerzos y responsabilidades. De inmediato hay que terminar con la “promoción comercial gubernativa” de gratuidades. El camino será duro y candidato que no lo haga explícito será un mentiroso.

Señales técnicas pueden ser:

Los gremios empresariales tendrán la obligación de emprender políticas sociales muy profundas y de amplísima cobertura.

Exceptuar las pensiones de impuesto a la renta, premiando el ahorro de aquellos ciudadanos que no serán carga futura del Estado.

Desarrollar programas de monitores educacionales para el ahorro voluntario; no sirven los spots publicitarios.

Las indemnizaciones por años de servicios deberían obligatoriamente también incrementar los APV; ¡hoy se despilfarran!

Desarrollar el modelo de hipoteca inversa, la que permitiría mejorar los flujos de los pensionados sin afectar su estabilidad social y sicológica familiar.

Ampliar el margen de créditos Sence estimulando nuevos entrenamientos tecnológicos que propendan a mejorar la productividad y aumenten la probabilidad de permanencia en la fuente laboral.

Elevar el margen tributario de donaciones para tres destinos esenciales: educación preescolar y básica, patrocinio económico de hospitales públicos y patrocinio económico a fundaciones de asistencia a menores en situación de gravedad.

No se trata de derrotar a la NM; lo relevante es derrotar las lacras que arrastra Chile.

*El autor es fundador Equity Consultores, director de empresas y member of National Association of Corporate Directors-Washington.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon