Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isabel Allende y presidenciales: "Lo que a una la tiene que animar es la convicción de que nos jugamos la profundización de las reformas, y no revertirlas"

logotipo de Pulso Pulso 05-08-2016 Úrsula Schüler

La presidenta del Partido Socialista es partidaria de una primaria para definir al próximo abanderado presidencial de la Nueva Mayoría y se muestra disponible para competir, “si el colectivo está convencido”, lo repite una y otra vez. Isabel Allende advierte que sería “un tremendo error” que la DC llegue por fuera de la Nueva Mayoría hasta la primera vuelta presidencial, y si bien insiste en esperar los resultados de las elecciones municipales antes de tomar decisiones adelanta que “lo importante será abrir el espacio de las reflexiones colectivas”, apuntando, eso sí, a profundizar las reformas que impulsó este Gobierno.

De cara a la elección presidencial, el ex Presidente Piñera tiene apariciones públicas habituales y el ex Presidente Lagos ya irrumpió, ¿usted sigue esperando hasta después de las municipales?
Sigo creyendo que lo prudente es esperar el resultado municipal, es el desafío más inmediato que tenemos. Los presidentes de partidos tenemos que abocarnos a aquello, estamos nada menos que definiendo el destino de los gobiernos locales, que es lo más importante para la ciudadanía, porque es su puerta de entrada a la calidad de vida. Después de las municipales habrá el espacio para reflexionar, además, esta no es una decisión personal, es colectiva. Por lo tanto, lo reflexionaremos con mi partido y con los otros partidos de la Nueva Mayoría para ver cuál es la ruta que trazaremos: si vamos a hacer un cronograma, si hay un acuerdo para que esto se resuelva a través de una primaria.

¿Es partidaria de una primaria presidencial de la NM?
Estoy convencida que de haber varios candidatos el método más democrático es una primaria. Pero insisto en que esto se tiene que ver después de las municipales.

El ex Presidente Lagos advirtió “la peor crisis política e institucional” del país. ¿Lo comparte?
Tempranamente salí a decir que no comparto algunas de sus frases, no la totalidad, porque algunas cosas sí son ciertas. Yo creo que tenemos una seria crisis de legitimidad, una seria crisis política en el sentido que la gente hoy se siente molesta, hace un cuestionamiento público, a la política en general, a los parlamentarios, a los partidos y a otras instituciones. Pero eso no significa una crisis institucional y que el país no está funcionando: aquí tenemos un Parlamento, tribunales de Justicia y todas las otras instituciones. Y las instituciones las integran y dirigen personas, y son las personas las que cometen errores y pueden ser cuestionadas. Pero si usted le pregunta a la ciudadanía, yo creo que entienden que tiene que haber un poder Ejecutivo, un poder Legislativo y un poder Judicial, además, eso se ha visto incluso en el proceso constituyente de participación, la gente no cuestiona la existencia de aquello, sino que más bien puede ser que tenga cuestionamientos a ciertos comportamientos y malas prácticas.

Paradójicamente, el ex Presidente Lagos también es recordado por su llamado a dejar que “las instituciones funcionen”. ¿Qué le pareció su nueva afirmación?
A mí me pareció que efectivamente no fue afortunada, sobre todo la frase en que afirma que a diferencia de España aquí no se podía auto disolver un Parlamento y que probablemente era muy difícil esperar un año y medio más al nuevo que será elegido de otra manera. Por algo lo tuvo que salir a explicar, porque una cosa es, repito, la crisis de legitimidad, que la hay, una cosa es la crisis política y de confianza, que la hay, y otra cosa es transformar esto en una crisis total del sistema político que a lo mejor incluso no dura un año y medio más. Francamente, no fue afortunado en su forma de expresarlo. Pero, en definitiva, lo que importa aquí es que todo proceso como los que estamos haciendo, profundamente transformadores, siempre son perfectibles, la gestión del Gobierno siempre puede mejorar, las leyes también, y nuestro comportamiento tiene que cambiar y dejar atrás las malas prácticas, estamos abocados a eso, y de ahí la idea de legislaciones severas y las medidas de los partidos para impedir la captura de la política por el dinero.

Algunos postularon que el ex Presidente Lagos construyó un escenario de crisis para aparecer como un salvador.
No es necesario atribuirle ese tipo de pretextos o de excusas, para nada. Yo pienso que es la forma en que piensa que se está viviendo esta crisis, pero no creo que él necesite presentarse como salvador para eventualmente postular a ser candidato. Yo pienso que el ex Presidente Lagos salió con el reconocimiento de la ciudadanía, con el nivel de adhesión que ha tenido, la gente lo considera un jefe de Estado y ha estado permanentemente preocupado de los temas de hoy y de mañana. Él está en su perfecto derecho y legitimidad para postularse, no creo que tenga que recurrir a nada de esa índole para postularse.

Si su ideal son las primarias, ¿estaría dispuesta a competir en una con Lagos?
Si existen varias candidaturas creo que la mejor forma de resolver el candidato es a través de una primaria, y si uno piensa eso habrá que estar en condiciones de hacerlo si esa fuese la decisión colectiva que se tomase.

Sectores oficialistas plantean que lo ideal sería evitar un enfrentamiento en una primaria entre usted y Lagos. ¿Lo comparte?
Es que nos estamos adelantando. Primero veamos qué pasará en la elección municipal, veamos los resultados y qué sucede después, y ahí se tomarán las decisiones, a mí juicio, colectivas. Entonces, tenemos que ver qué piensa el conjunto del partido. 

¿Pero usted estaría disponible para una primaria con Lagos?
Si es una decisión colectiva, uno tiene que estar siempre disponible. Si ese colectivo democráticamente resuelve que la mejor carta es una primaria, será una primaria. Si ese colectivo resolviera mañana otra alternativa, será otra alternativa. Pero lo que a uno la tiene que animar es la convicción de que nos jugamos la profundización de las reformas y no revertirlas, y que lo más grave para nosotros sería que mañana saliera un Piñera que al final de cuentas estaba lleno de frases que si uno las mira no pasaron de ser eso, como ‘aquí se acabó la fiesta’, ‘hemos hecho en 20 días más que en 20 años’. Ya estamos acostumbrados a una serie de afirmaciones sin sustento, pero lo más grave es que haya anunciado que hay que revertir las reformas. Nosotros creemos que siempre se puede mejorar la gestión de las reformas, la forma de hacerlas, la forma de legislar y aplicarlas, velar por sus consecuencias en un momento tan complejo que estamos viviendo, en el que la principal preocupación es la economía, su crecimiento y el empleo. Pero más allá de que uno puede pensar que ha habido gestiones que no siempre han sido las mejores y que siempre puede mejorar la gestión, otra cosa es que no tengamos conciencia de que estamos en el camino de provocar cambios muy profundos.

© PULSO

Queda claro que para usted la decisión es colectiva, pero quisiera saber su postura. ¿Está de acuerdo con la tesis de que lo mejor es evitar una confrontación entre usted y Lagos en una primaria?
Uno siempre tiene que estar disponible para hacer lo que sea mejor para el colectivo. Si el colectivo está convencido de que lo mejor es una primaria, será una primaria. Y si el día de mañana el colectivo está convencido de otra alternativa, habrá que verlo, uno no puede imponer.

O sea, aunque usted evaluara que no es una buena idea, si el colectivo determina que lo mejor es que vaya a una primaria, incluso con Lagos, ¿usted lo hará?
Si hay más de una candidatura y si el colectivo piensa que lo mejor es una primaria, será una primaria. Y si el colectivo pensara otra cosa, se tendría que ver, pero uno no puede estar cerrada si piensa que son decisiones colectivas.

Desde la DC algunos plantean llevar un candidato propio a primera vuelta. ¿En ese escenario la NM tendrá proyección?
Entiendo que legítimamente en la DC no tienen una posición definida, de hecho la NM aún no define un cronograma ni su mecanismo. Aunque siempre, desde la Concertación en adelante, hemos definido las candidaturas presidenciales a través de primarias. Yo creo que ir a la primera vuelta sería un tremendo error, lo que tenemos que hacer es tener un buen resultado en la municipal, que marque una inflexión de lo que es hasta ahora una baja de adhesión del Gobierno, preocuparnos de la siguiente elección parlamentaria y presidencial, tener una sola lista y potenciar nuestros resultados. Y, obviamente, proyectar a la Nueva Mayoría.

Si la DC llega a primera vuelta, ¿será un quiebre de la NM?
Una primera vuelta tiene un alto riesgo, no sólo por un quiebre, sino que incluso por los resultados de la elección.

En relación al PS y tras el distanciamiento entre Osvaldo Andrade y Camilo Escalona, ¿cómo ve a la Nueva Izquierda y al ex senador?
No me corresponde pronunciarme sobre la Nueva Izquierda porque es un tema interno de ese ‘lote’. Efectivamente salió en la prensa que hay un distanciamiento entre ellos y que se provocó un quiebre. Lo que sí me corresponde decir es que he tenido un trabajo de harta colaboración de todos los sectores, somos una mayoría, yo gané la elección con más del 64%, pero ha sido una dirección que ha integrado a todos. Escalona es vicepresidente y ha contribuido plenamente, e incluso le acabo de pedir que junto con Juan Pablo Letelier sean parte también de, lo que pensamos trabajar con el Instituto Igualdad y ojalá con otros institutos de la Nueva Mayoría, lo que tienen que ser las bases programáticas de futuro desafíos. Tanto la mesa como la comisión política está funcionando sin mayor problema. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon