Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Italia: dimisión de Renzi deja un sabor a triunfo euroescéptico y abre foco de incertidumbre

logotipo de Pulso Pulso 06-12-2016 Francisca Guerrero

Tras la contundente derrota de la reforma política italiana en las urnas, Matteo Renzi cumplió su palabra al confirmar su renuncia como primer ministro, sumando incertidumbre a la Unión Europea y animando a los sectores euroescépticos del bloque. 

Aunque el premier pospuso su dimisión oficial, a pedido del presidente italiano Sergio Mattarella, que quería esperar la aprobación del presupuesto 2017 en el parlamento, las reacciones al interior del país no se hicieron esperar. 

El partido anti establishment Movimiento Cinco Estrellas (M5S) llamó ayer a elecciones inmediatas, mientras su líder Beppe Grillo subrayó que “no se le puede seguir mintiendo a la gente sin sufrir las consecuencias”. 

La determinación de nuevos comicios recae en el presidente Mattarella y aunque optara por esa alternativa, difícilmente el M5S se quedaría con el gobierno. Sin embargo, la derrota de Renzi y el Partido Democrático llega a fortalecer a la que hoy se posiciona como segunda fuerza política del país. 

“El mayor riesgo es que los políticos no formen un nuevo gobierno y se convoque una elección anticipada, lo que permite a los partidos anti-euro obtener el poder en el gobierno y promover un referéndum sobre la pertenencia de Italia a la unión monetaria”, indicó Jack Allen, economista para Europa de Capital Economics. 

El resultado del referendo también fue seguido desde Francia. Marine Le Pen, presidenta del partido anti-europeísta Frente Nacional, señaló vía Twitter que “los italianos repudiaron a la UE y a Renzi”, agregando que se debe “escuchar la sed de libertad de las naciones”.

De momento, la renuncia del PM italiano ha tenido inmediatas repercusiones en el mercado financiero local, ya que unas elecciones anticipadas podrían poner en riesgo el plan de rescate de 5.000 millones de euros (US$5.330 millones) para el banco italiano Monte dei Paschi di Siena, cuyas acciones ayer cayeron 4,2%. 

Además, la incertidumbre política podría interponerse en los desafíos económicos que enfrenta una economía en recuperación. El crecimiento que este año se limitará a 0,8% y el próximo a 0,9%, según las últimas estimaciones del FMI, mientras arrastra una deuda bruta correspondiente al 133% del PIB. 

De todas maneras, ayer los mercados reaccionaron con calma. El Euro Stoxx 50 subió 1,25%, mientras que la bolsa de Milán retrocedió apenas 0,21%. 

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró estar triste “porque el referéndum en Italia no salió como el Primer Ministro deseaba. Siempre he apoyado sus políticas de reforma pero por supuesto se trata de una decisión interna italiana que debemos respetar”. 

En una línea similar, Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros de la UE, aseguró tener “plena confianza en las autoridades italianas para conducir esta situación, que sólo concierne a Italia. Italia es un país sólido en el que confiamos”.

Para Wolfango Piccoli, copresidente de Teneo Itelligence, la dimisión del premier italiano no desencadenará “un período prolongado de caos e incertidumbre política” y descarta que la derrota del referendo sea el “preludio de un Italexit”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon