Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jefe de Fiat Chrysler busca eliminar deudas antes de retirarse

logotipo de Pulso Pulso 07-01-2017 Bloomberg

Sergio Marchionne comienza la última etapa de su carrera en Fiat Chrysler Automobiles NV con una misión abrumadora: demostrarles a los escépticos que cuestionan su capacidad para hacer desaparecer la deuda de US$5.290 millones de la automotriz antes de dejar el cargo, dentro de dos años, que están equivocados.

La actualización de su estrategia será una presentación escuchada atentamente la semana que viene en el salón del automóvil de Detroit, en particular porque Fiat Chrysler no presentará modelos nuevos en el evento anual. Marchionne sabe que se juega la credibilidad con sus objetivos para 2018: el máximo ejecutivo exige señales de progreso hacia su consecución en todas las reuniones de la gerencia, según personas al tanto de las sesiones.

Y la presión está dando resultados. En las últimas reuniones con inversores, los ejecutivos de Fiat Chrysler se mostraron cada vez más confiados en poder cumplir sus metas, según las personas, que pidieron que no se las nombre citando conversaciones privadas.

Un factor que ayuda a Marchionne es un cambio de productos a modelos más rentables, como los vehículos deportivos utilitarios (SUV, por sus siglas en inglés) de Jeep y las camionetas Dodge Ram en lugar de sedanes menos populares en Estados Unidos. La línea ofrece una contención mientras las condiciones de la industria plantean un desafío, ya que el crecimiento en Estados Unidos y China está tocando un techo o desacelerando.

Objetivos
Probablemente la automotriz delinee cómo alcanzará los objetivos cuando publique las cifras del año pasado a fin de mes, dijeron las personas. Fiat no quiso hacer comentarios. Sin embargo, incluso con la estrategia mejorada de Marchionne, la enorme mayoría de los analistas espera que el fabricante no alcance sus metas.

© PULSO

Entre ellas está generar hasta 5.500 millones de euros (US$5.820 millones) en utilidad neta ajustada, casi el triple que en 2015, y convertir la proyección de 5.000 millones de euros en deuda industrial neta en por lo menos 4.000 millones de euros de caja. La empresa podría quedar 42 por ciento por debajo de la cifra de utilidad neta ajustada y tener más de 3.000 millones de euros en deudas, según estimativas de analistas compiladas por Bloomberg.

Marchionne, de 64 años, no desconoce el escepticismo público. Los críticos de sus metas ambiciosas las describieron como “tierra de la fantasía” y “no creíbles”. El propio máximo ejecutivo dio marcha atrás hace un año, cuando dejó de promocionar una meta de 7 millones de entregas anuales para el grupo para 2018, en comparación a los 4,6 millones de vehículos que vendió Fiat Chrysler en 2015. Las entregas podrían quedar casi estancadas en 4,8 millones de vehículos por año este año y el que viene, estimó la empresa de investigación IHS Automotive en noviembre.

Legado
Desde que General Motors Co. rechazó su propuesta de fusionarse, hace dos años, Marchionne dice que encontrar un socio para Fiat Chrysler probablemente será tarea de su sucesor. Dejar una empresa sin deudas podría terminar siendo su legado, a menos que cambios en las condiciones del mercado y nuevas políticas implementadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, le den una última chance de concluir una transacción importante.

“Marchionne se expresó abiertamente sobre el socio de fusión ideal”, dijo Massimo Vecchio, un analista de Mediobanca que elevó su recomendación sobre Fiat Chrysler de neutral a una equivalente a compra el 5 de enero. “Vemos ciertas posibilidades de que el enfoque no convencional de Trump favorezca a un campeón nacional”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon