Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

John Fortier, analista político: "No veremos a una persona muy diferente, poco controvertida que se quede detrás de escena"

logotipo de Pulso Pulso 10-11-2016 Francisca Guerrero

Aunque destacó el tono conciliador del discurso de Donald Trump tras ganar la elección, John Fortier, director del proyecto de democracia del Bipartisan Policy Center, descarta que la personalidad que lo llevó a la victoria vaya a sufrir un cambio radical una vez que se instale en la Casa Blanca. 

Desde Washington aseguró a PULSO que, de todas maneras, el Presidente electo enfrentará los límites propios de su cargo y los lineamientos que le dé su equipo.

¿Cree que el Presidente Trump será diferente al candidato?

-Es difícil que veamos un cambio radical, la gente es lo que es. Siendo presidente tienes ciertas limitantes, la política está primero. 

Será interesante ver qué gente integra al gobierno, porque él no será capaz de hacerlo todo solo, va a necesitar gente con experiencia que lo respalde y eso también lo va a limitar. Va a recibir reportes de inteligencia que le darán cierta perspectiva sobre la política general del país.

Pero no creo que nos enfrentaremos a una persona muy diferente, poco controvertida que se quede detrás de escena. Él tuvo éxito  porque usó su personalidad para presionar sobre ciertos asuntos y seguiremos viendo algo de eso. Esa parte de su personalidad la seguiremos viendo durante su presidencia. 

¿Cree que Donald Trump va a concretar sus propuestas más polémicas?

-Es probable que persista en la idea de construir un muro, quizá sea algo más simple, más barato y pequeño. Los republicanos en el Congreso estarán de acuerdo en que se gaste más dinero en la seguridad de la frontera. Sin embargo, podrían estar más escépticos en lo que se refiere a tratados de libre comercio (TLC), así que Trump o lo deja pasar o se negocia más con los legisladores. 

Definitivamente es difícil que barra con los TLC que no le gustan, por lo que probablemente se moverá de manera tal que se note su preocupación en la materia. Podría renegociar algunos de ellos, hacer algo por el lado, enfatizar cuán preocupado está al respecto.

¿En su personalidad estuvo la clave de su triunfo?

-La razón por la que él se convirtió en el nominado republicano es porque apuntó a ciertas problemáticas importante para la clase blanca trabajadora, especialmente la inmigración. Ya como nominado también enfatizó sus críticas al libre comercio, algo que no se había visto antes en un candidato republicano. Conectó estos dos temas con el sentimiento de los trabajadores blancos que han perdidos sus trabajos y están preocupados de su futuro.

A lo largo del tiempo los republicanos habían mejorado su desempeño en ese grupo, pero Trump extendió ese apoyo significativamente. Por ejemplo, sindicatos industriales que generalmente votan por demócratas fueron cautivados por Trump. Si miras estados como Míchigan, Virginia o Wiscosin, él fue capaz en lugares que los republicanos no habían podido ganar. 

¿Qué capacidad de control  tendrá el partido republicano sobre el Presidente Trump?

-Los partidos no son fuertes en la forma en que la gente suele pensar. Donald Trump va a ser el líder del partido, por lo que éste último no tendrá mecanismos para forzarlo a hacer cosas. Sí creo que tras las elecciones tendrá que negociar con parte de la elite del partido. 

Donald Trump tendrá mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes y, por supuesto, habrá discrepancias, pero también muchos acuerdos en los que van a poder trabajar juntos, como en asuntos tributarios.

¿Quiénes podrían conformar su equipo de gobierno?

-A lo largo de los últimos 30 años ha ido ganando importancia la figura del vicepresidente y Donald Trump hizo una muy buena elección con Mike Pence, que conoce mejor a Washington. Es probable que Trump le dé un rol importante. 

Otros nombres que suena es el de Rudy Giuliani, que podría  llegar como Secretario de Estado. 

Él es un outsider por lo que probablemente también aparecerán nombres nuevos, pero - por lo mismo - probablemente también tendrá que integrar a personas más experimentadas. 

Además de la presidencia y el Congreso, lo republicanos podrán nominar al presidente de la Corte Suprema, ¿cuáles son las implicancias?

-La definición de la Corte Suprema fue un asunto muy importante en esta elección, pero lo cierto es que la dirección de la Corte hubiera cambiado mucho más con Hillary Clinton.

 ¿En qué posición quedan los demócratas?

-Esto los tomó por sorpresa, no pensaban que las cosas se darían así. Perder es duro, especialmente porque lo hicieron frente a Trump. 

El ala de Bernie Sanders, la más progresista, ganará importancia y podría venir desde allí el futuro nominado del partido. Probablemente los demócratas se posicionarán más a la izquierda, preocupados del poder de los bancos y las corporaciones, de la desigualdad. Se moverá en un sentido que muchos activistas querían.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon